cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
En espera de notilauras, aunque sea verano
Reflexiones |
08.08.19
  • 4
  • 3
  • 94
Sinopsis

Hªs alrededor de Laura, tan engorrosas como nuestro propio mundo

Dice Leti, hermana mayor de Laura: “No es difícil describir mis vacaciones perfectas. De hecho, creo que todos los años hacemos unas vacaciones estupendas, ya quisieran muchos, ya. La pena es que nunca pueden ser más de ocho días seguidos, el trabajo, ya se sabe, a ver si me entiendes, tengo mucha responsabilidad en el departamento y además los niños –tenemos la parejita, de 10 años (el chico)  y de 15 (la niña)- que tampoco se les puede dejar mucho tiempo más con los abuelos que les vuelven locos (los abuelos a ellos, que conste) y si los dejamos con la chica, pues a ver quién se fía…!  Y Lorenzo, mi marido, es que tampoco quiere hacer viajes largos así que solemos ir a algún hotel de todo incluido en algún sitio tropical o exótico, hay mucho mundo por descubrir todavía y es que me encanta moverme a cámara lenta de la suite a los salones, de la cascada de la piscina a la playa privada y chasquear los dedos cuando quiero un mojito o un martini, es divino. Además, mi marido puede ir a su aire sin quejarse de que voy detrás de él y mira, quedamos para comer o cenar y además como las camas son de 2 x 2 y hay dos pues se descansa de verdad. Me apunto al gimnasio y al spa y a los masajes, que además hay un ambiente estupendo y se hacen nuevas amistades, la de amigas que habré hecho yo…Y la oportunidad de leer un libro de tirón…eso también cuenta.  Mi marido, suele hacer snorkel o kitesurf o alquila una moto de agua, siempre se junta con algún grupo y yo estoy encantada de que cada uno podamos disfrutar de lo que más nos apetece sin entorpecernos y…a ver si me entiendes, que nos llevamos fenomenal, ¿eh?, cada uno respetando el espacio del otro. Mi madre dice que para qué vamos juntos si cada uno anda por su lado, hombre, faltaría más,! Nosotros somos un matrimonio muy bien avenido.! A ver si me entiendes, una de las ventajas del matrimonio es que no te quedas sola en vacaciones, a ver si vas a estar aguantando todo el año para luego tener que ir de crucero con una amiga… Pues eso, que mis vacaciones perfectas son las que hago todos los años.” 
Lorenzo opina: “El concepto “vacaciones” no es para todos lo mismo, unos necesitan moverse mucho, cambiar de escenario y otros, simplemente, descansar. Lo que ocurre es que a mí descansar no me gusta tanto, soy una persona muy activa. A ver si me explico; soy una persona con muchas responsabilidades, viajo continuamente, me muevo en círculos de cierto nivel, así que, cuando llega el mes de Agosto y mi mujer se empeña, porque se empeña, en que nos vayamos solos a un “resort” de esos que no se anuncian en las agencias de viaje pues… no me queda más remedio que ceder y darle el gusto. En realidad, mis vacaciones soñadas y perfectas serían estar a mi aire, a ver si me explico, no me refiero a hacer nada especial ni extraordinario sino, simplemente, estar solo la mayor parte del tiempo posible, aburrirme de estar solo para luego tener ganas de estar con alguien. Antes hacíamos dos semanas de vacaciones seguidas pero luego, afortunadamente, los compromisos laborales de mi mujer nos lo impidieron, que yo tengo el mes entero de Agosto libre, que soy abogado y se mueven apenas los juzgados, así que tan sólo una semana tenemos que ir juntos a algún sitio. No, no es que me desagrade, a ver si me explico, es que…sencillamente no somos muy de hablar entre nosotros y todo el día juntos pues… menos mal que a ella lo que le gusta es estar tostándose como una lagartija o dándose masajitos y me deja solo y no es que lo pase mal, no, pero en cuanto me siento en el avión de ida ya estoy deseando que llegue el día de regreso. Y los niños, pues, tampoco les veo el pelo mucho en vacaciones, que es lo que yo digo, por qué tienen que irse a Irlanda a aprender Inglés (si ya van aquí a la English School), eso la mayor, pero el pequeño, hombre por Dios, con diez años… pero claro, mi mujer dice que tienen que formarse para el futuro y, a ver si me explico, no es que yo esté en contra de eso, pero para un mes que tengo entero de vacaciones…!nunca están en casa…!. El caso es que este año me voy a ir quince días con un colega que está en mi misma situación a hacer el Camino de Santiago para probar la bici nueva, que me han dicho que se hacen muchas amistades, no me malinterpretes, a ver si me explico, es que en algo tengo que ocupar tantos días libres…”
Laura, como de costumbre, de viaje, nos relata: "Arranca su precioso, reluciente coche amarillo y verde -no me preguntéis la marca, nunca me fijo, pero seguro que es japonés; hoy lo miraré-, y siempre espera un poco antes de pedirme, educadamente, permiso para ponerse la mascarilla, un rectángulo de tela malva que se pliega como un estor sobre su naricilla y sus simpáticos y defectuosos dientes, aunque no tan irregulares como los míos. Se la prende con dedos expertos de las orejas, y en ese momento su inglés suele ponerse un poco más confuso para mis torpes oídos. Me ha costado dar con un taxista como el señor Aroon, un hombre de gestos vivaces, expresivos, buen nivel de inglés, y amable hasta las cachas, listo para recogerme y llevarme por ahí, por esta ciudad inmensa que difícilmente podré abarcar, por muchos viajes que haga. Aquí los taxis tienen colores de caramelo y de fichas de parchís. Cada compañía tiene un color. El señor Aroon está muy orgulloso de la suya, que tiene dos. El primer día me llevó a unos cuantos sitios, sobre todo a comparar lo viejo y lo nuevo, él está orgulloso de ambos tiempos, aunque se le nota una brizna de nostalgia por cuando todo eran casitas bajas de listones de madera, alargadas como barcos, de diferentes y vistosos colores, o bien del propio color de la teca, sobrias y, de repente, con una llamarada en forma de ventana color naranja. Quedan aún bastantes de esas casas, en calles especiales, ancladas en el tiempo y sitiadas por motocicletas, pero también aparecen de súbito entre unos cuandos rascacielos desparejos pero siempre ostentosos, unidos todos por la maraña de cables eléctricos que aquí van todos al descubierto, por costumbre y porque se trincan electricidad unos a otros que da gloria, como en Beirut, pero con menos cruzamiento; aquí los cables van en oleadas de una esquina a otra, de un aire a otro, con repentinos arrebatos de orden que se traducen en rollos, madejas, en rosquillas enormes y negras que cuelgan de los postes. Arriba y abajo me llevó el señor Aroon, incluso al palacio real, por la avenida punteada de homenajes al rey actual -actual desde hace un porrón de tiempo-, el rey con su teléfono, el rey con su heredero, el rey con su máquina de fotografiar:
-A mí me gusta la princesa -aventuré.
-¿The fat one?
-Sí -la defendí-. Me han dicho que es una mujer enérgica, que defiende su privacidad y que se niega a teñirse el pelo. Cosa que me parece de lo más meritoria, dado que aquí las élites, y mucha gente normal, se clarean la piel con una crema hecha con baba de caracol, y se operan los ojos para tenerlos redondos. Ayer, en el cine, por primera vez me puse de pie -qué remedio- para seguir devotamente, antes de la proyección, el himno nacional. Habría podido pasar de hacerlo, porque aún voy cojita, pero me dio morbo. Tiene mérito levantarse, porque los sillones de los cines de los malls son muy cómodos, y el himno no es nada tachíntachanero, más bien una dulce melodía que amodorra. Los dioses guarden al rey muchos años. Y a sus perritos. El señor Aroon y yo comimos en el restaurante-terraza de un gran hotel, el Shangri-La, con vistas al río, que es muy bonito y está bordeado de otros grandes hoteles, y que tiene embarcaderos en donde se detienen todo tipo de embarcaciones, algunas como pagodas. No hay que acercarse al borde, es importante, para amar los ríos, no ver la mierda humana que se acumula en sus orillas. El señor Aaron está orgulloso también porque tiene un primo empleado en el room service de este hotel, y a su única hija, de 20 años, en otro. Trabajo serio y seguro. Ah, tenemos amenaza de ISIS en toda la zona de por aquí, y dicen que han tomado medidas. Como en todas partes".
Txolo, mascota familiar, relata un cuento increíble a su archiamigo Aritz, hermano menor de Laura: "Había una vez un mundo fantástico que, por azares del destino, era extrañamente similar a la edad premoderna de nuestra historia. En este mundo fantástico gobernaban dos grandes reinos: el de Eleonor El Justo, reconocido por su nobleza y el de Eleonora La Viuda Negra, famosa por asesinar a sus esposos y por reinar con mano dura. Ambos le temían a los demonios Caraperro, ya que estos malvados seres devastaban los cultivos y se comían el ganado. Sin embargo, un día, tanto Eleonor como Eleonora decidieron sentarse a negociar con los Caraperro. Después de muchos años comprendieron que los Caraperro no eran tan malos como pensaban, sino que eran seres incomprendidos que buscaban un hogar. Eleonor propuso darles posada y dividirlos en ambos reinos. Aunque la egoista de Eleonora en un principio se opuso, finalmente cedió. No obstante, los campesinos se sublevaron molestos por la decisión e intentaron infructuosos golpes de estado. Ante esto, Eleonor, guiado por sus principios de justicia y por una tradición que ordenaba la decapitación de los traidores, terminó con la vida de unos cincuenta aldeanos, entre niños, mujeres y ancianos. El dolor en su corazón fue grande pero debía cumplir con el honor. Mientras tanto Eleonora, furiosa por lo que su pueblo intentó hacerle y guiada por un deseo de venganza, ordenó la decapitación de cincuenta aldeanos. Cuentan las malas lenguas que esbozó una sonrisa cuando las guillotinas descendieron". Hay que decir que, Aritz, se quedó boquiabierto ante el habla tan clara e imaginación de Txolo, can, cuya dueña o primera líder, es Laura, que lo había sobreestimulado durante su crecimiento; ¡ qué menos que un perro superdotado para ella, tan dotada como él pero en ser humano! 
Silip, amiguísima de Laura, tan "eco" ella, le transmite un tema, una idea que la obsesiona tanto como un reiterativo e insoportable TOC : "Últimamente, no paro de leer noticias sobre depuradoras atascadas por el uso de toallitas húmedas. El Ayuntamiento de Badalona, por ejemplo, ha lanzado este verano una campaña que lleva por lema “Stop WC: el váter no es una papelera”, para concienciar a la ciudadanía sobre los problemas que estos objetos de higiene están causando en el alcantarillado público. Sólo en la Comunidad de Madrid, se estima que el uso de este producto junto con otros – véase, compresas, preservativos, bastoncitos de orejas, etc.- alcanzó las 67.000 toneladas en 2018. ¿En serio? PARA ALUCINAR. Aunque la mayoría de las toallitas húmedas son biodegradables, necesitan muchísimo más tiempo que el papel higiénico para descomponerse en su trayecto desde el retrete a la depuradora. Un tiempo que resulta insuficiente para su degradación, quedándose enganchadas en el alcantarillado. Y aquí empieza lo peor: en época de lluvias, son arrastradas en tromba hasta la planta de depuración creando unos atascos tremendos que a menudo paralizan toda la instalación. ¿El resultado? El agua residual puede desbordarse y alcanzar el río, y las toallitas campar a sus anchas por el fondo marino. Ya te imaginas las consecuencias que esto produce en el medio ambiente… un DESASTRE. Ante tal situación, creo que es evidente que el problema de base es doble. En primer lugar, estaría el tema del consumismo innecesario. Por increíble que parezca, en los últimos años ha aumentado considerablemente la demanda de este producto higiénico, destinado inicialmente a los culitos de los bebés. Hoy podemos encontrar toallitas para desmaquillar, para la higiene íntima, para refrescar y un largo etcétera… y yo me pregunto ¿SON REALMENTE NECESARIAS? A modo de ejemplo: ¿podrías pasar con jabón y agua para la higiene íntima? ¿Con un desmaquillante y unos discos fabricados por ti misma? ¿Con un abanico o pulverizador de agua para el calor bastaría? Piensa además en todos los residuos que dejarías de generar… Y no voy a juzgarte si la respuesta es NO, pero entonces pasamos al segundo problema: el de la utilización. Si piensas emplearlas, entonces tíralas a la BASURA. Hazle este favor al planeta"...

... A veces son tan pesaditos;

    kf-vacacionesnoia-agosto-2019.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 172
  • 4.59
  • 36

kerman fdez mlez/av.navarra65-3iz.20100ErrenteriaGipuzkoa/34081199Y/kermanfdez@hotmail.com/943518298/ldo.CcInfc,Psico,BArtes UPV.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta