cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
En la oscuridad
Terror |
23.12.16
  • 4
  • 1
  • 339
Sinopsis

...Nunca sabes lo que te espera en las tinieblas.

Nunca sabrás en qué momento sucederá. Y eso será porque estarás dormida...

Esa noche, tuvo una extraña pesadilla. En su sueño, una voz de ultratumba le susurraba al oído la siguiente frase "Estoy aquí..."

No pudo mantenerse dormida por mucho tiempo más. Enseguida tomó conciencia de estar recostada en su cama. No obstante, no abrió los ojos todavía. Efectivamente, ella misma se sorprendió de este hecho. Siempre sintió temor de tener los ojos cerrados, y de lo que pudiera acecharla al no poder ver. Pero la somnolencia era tal, que no sentía ganas de abrir los ojos.

Pero el sueño que había tenido atenazaba sus sentidos. Comenzó a transpirar, y pese al esfuerzo que hizo por dormir, no podía conseguirlo. Finalmente, se decidió a abrir los ojos... Y no pudo hacerlo. Sus párpados parecían pegados.

El pánico comenzó a invadir el corazón de la chica, que latía con vehemencia. Parecía querer salírsele del pecho. Su respiración se agitó, y rápidamente se sentó en la cama.

Entonces se tranquilizó un poco. Pero la sensación de realidad por haberse sentado le duró muy poco: Seguía sin poder abrir los ojos.

La oscuridad invadía sus globos oculares. No podía ver absolutamente nada. Ni siquiera una claridad a través de los párpados. Pensó que la luz estaba apagada, y aún era de noche. Tal vez por eso no podía distinguir nada. Entonces se llevó la mano a los párpados, para comprobar con terror que en realidad sí tenía los ojos cerrados, pero no podía abrirlos porque estaban literalmente "pegados".

Por más que hizo fuerza con sus dedos, no podía despegar sus párpados. El pánico comenzó a atacar de nuevo. Especialmente porque le pareció escuchar algo, y además distinguió a través de sus párpados una leve iluminación pasando frente a ella. No había nadie en la casa...

—¿Quién está ahí? —Se atrevió a preguntar en voz baja y temblorosa.

No hubo respuesta.

Instantes después, comenzó a temblar visiblemente, cuando cerca de su oído volvió a escuchar la voz de su sueño:

—Estoy aquí...

La desesperación atacó sus nervios, y comenzó a manotear en todas direcciones, buscando al intruso invisible que sólo ella no podía ver.

Luego comenzó a tratar de forzar sus párpados. Parecían unidos con pegamento. Era imposible separarlos. Llegaron a dolerle, pero no podía...

Frente a su rostro comenzó a sentir un aliento caliente. En ese momento el pánico la obligó a quedarse quieta. Temía lo que le pudiera pasar, al punto que no podía mover un músculo.

Sus dedos, desesperados, comenzaron a forzar sus párpados hasta hacerla sangrar. El dolor era inaudito, pero la ansiedad era mayor. Aulló de dolor mientras su piel se rasgaba. Tiraba de sus pestañas hacia arriba, con tanta fuerza que arrancó algunas, y sus párpados inferiores comenzaron a romperse, a partirse.

Lloraba de terror y dolor, pero necesitaba imperativamente poder ver, poder observar al supuesto intruso que la aterrorizaba con su tenebrosa voz.

Entonces, luego de un gran esfuerzo logró abrir uno de sus ojos, tras literalmente rasgar la piel de uno de sus párpados.

Desesperadamente movió su ojo en todas direcciones. Una cortina roja le impedía ver con claridad. La sangre que manaba de su ojo caía hacia su pómulo, y corría luego hacia abajo por su mentón, hacia su cuello. El líquido caliente fue dispersándose poco a poco, y pudo comenzar a vislumbrar su cuarto en semipenumbras: No había nada allí. No había monstruo, no había fantasma, no había zombies... Nada.

Entonces, comenzó a arrepentirse de haber sentido tanto pánico al punto de desgarrar uno de sus párpados. Razonando un poco más ahora, pensó que debía concurrir a un médico.

Pero algo aún hacía que sus latidos no frenaran su loca carrera: La puerta de su placard estaba entreabierta, y ella recordaba haberla cerrado.

No sin dificultad, mirando con un solo ojo, mientras su sangre continuaba manando ininterrumpidamente, se acercó temerosamente al placard.

Tomó valentía, y abrió la puerta de par en par...

Sólo tuvo unos segundos para observar su propio cuerpo, antes de que la vida la abandone, cuando el pequeño ser que se encontraba dentro del placard, con un movimiento certero de su machete, cortó su cabeza de un solo tajo, y luego, sosteniéndola erguida, apunto la mirada de su único ojo abierto hacia su cuerpo, que se derrumbaba sin vida en un charco creciente de sangre.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 49
  • 4.33
  • 473

"De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo... Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria." -Jorge Luis Borges. Escribo desde que era un niño, e invento historias desde mucho tiempo antes. Mi biblioteca está super-poblada, algunos libros incluso han comenzado una revuelta para ocupar los mejores estantes. Mi fuerte es la ciencia ficción y la imaginación mi mejor herramienta; aunque dicen los que me leen que soy un escritor versátil, y puedo adaptarme a múltiples géneros con facilidad. He publicado mis escritos en múltiples sitios de internet, blogs y grupos de correo electrónico, con modesto y relativo éxito (lo de "éxito" está por verse, lo de "modesto y relativo", es indudable). También varios de mis cuentos y poesías han sido emitidos a través de diversas radios y revistas de difusión digital. Uno de mis cuentos además ha sido llevado a papel en una antología. Próximamente planeo autopublicar mi última obra: un libro de ciencia ficción que se encuentra actualmente en desarrollo, cuyo protagonista es el robot "Curiosity"de la NASA. ¡Bienvenida/o a mi mundo! Aquí encontrarás algunas de mis obras. Espero sean de tu agrado. Cualquier comentario será recibido con gratitud. Para quien quiera contactarme, ya que aquí no hay MP, mi email es: ignus@rudiv.com "Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." -Proverbio hindú.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta