cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
En un local llamado maldición.
Fantasía |
26.03.17
  • 5
  • 5
  • 2309
Sinopsis

Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los; relatos de su libreta y valoro otros para poder seguir publicando cuando él está ingresado y se recupera

Cierto no estuvo bien, pero el precio por aquel error se me antoja demasiado caro.

Fui a hacerme un tatuaje en plena noche de borrachera, el lugar no era digamos recomendable, el estado de salubridad más que ausente, y la tatuadora digamos que los mejores años hace mucho que quedaron atrás, pero calificarla de bruja en pleno estado de embriaguez una vez acabado el tatuaje por no plasmar el dragón que yo quería lo haría cualquiera.

Aún recuerdo la primera vez, algún deseo imposible de calmar que condujo a la playa en plena noche con la luna llena clamando por salir, cuando lo hizo el terror y el dolor se apoderaron de todo mí ser.

Sentí como mi corazón se derretía y este líquido corrosivo me quemaba por dentro, me adentre en el mar unos metros para calmar la sensación de abrasión que me recorría por completo; en ese momento la luna apareció en todo su esplendor, el dragón tatuado sobre todo el contorno de mi espalda me atrapo extendiendo sus alas y me poseyó hasta que se volvió real usando mi piel, huesos, sangre…. Y creciendo en tamaño a la vez que lo hacía.

Ahora era yo el tatuaje sobre la espalda del dragón que alzaba el vuelo desde el mar para huir de la sensación de sentirse prisionero de mi piel, hasta la salida del sol donde el proceso se revierte y veo mi reflejo de nuevo en el agua clara de este mar cómplice de mi maldición.

Y todo ello ocurre desde hace más de cien años, haciéndome entender que la maldición es eterna; eso solo me puede ocurrir a mí, por elegir una local para tatuarme llamado la maldición e insultar a la única bruja que quedara aún con vida.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1130
  • 4.52
  • 258

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta