cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
En vida- Capitulo uno: Por Buenos Aires
Reales |
20.02.19
  • 4
  • 2
  • 125
Sinopsis

El vivió muriendo y murió viviendo. En el primer capitulo, Claudio vuelve a la capital de Buenos Aires para tomar un avión en la terminal. Y así marchar de viaje hacia los Andes para antes encontrarse con su destino inoportuno.

Se encontraba en la selva, o un bosque, era confuso deducir  de que espacio geografico se trataba, solo se preocupaba por que la fogáta se mantuviera encendida, mientras devoraba como un  loco hambriento su choclo. Se encontraba mugroso, un poco lastimado y con mucho frío sentado sobre un tronco en medio de unos árboles. A causa de su inquietud por la desesperacion al estar varado ya hace muchos dias, no se dio cuenta de que un tigre pasaba por ahi. Claudio ni se inmuto. Solo siguió comiendo mientras observaba al felino. El tigre solo posó en posicion de caza y atacó rapidamente a un venado que se encontraba cerca. Claudio solo seguia comiendo...

En vida- Capitulo Uno: Por Buenos Aires

Los árboles comienzan a verse aturdidos por los cantos de los pajáros, en algunos de estos se recostaban bajo sus sombras restos de teclados, guitarras y una bateria con indicios de que fué quemada. Un perro cerca de ahí se encontraba recostado sobre un auto oxidado y sin uso. Mientras avisto que a pocos metros de alli, en la ruta, un colectivo turistico circulaba. Este comenzó a ladrarle.

En ese bus iba Claudio. Un joven fotografó de unos veintiun años de edad, que se econcontraba sentado en su asiento mientras tomaba fotos al paisaje que pasaba por su ventanilla. Después de una serie de fotografías tomadas del faro y otros monumentos históricos de la lujosa ciudad de Mar Del Plata en Buenos Aires (Argentina), Claudio debio viajar hacia la capital para poder partir desde la terminal vuelo a Los Andes, en Mendoza. 

Tendría que tomar un par de fotos allí para la revista turistica en la que trabajaba.

Luego del largo viaje por la ruta, el bus freno en capita. Tomo su maleta, su mochila y su camara. Paró un taxi y pidio que lo condujera hasta la terminal. 

El trayecto en el taxi se volvio largo, pero entretenido, paso por el famoso obelisco al cual tomó muchas fotos, logró admirar la estatua de la republicá en La Plaza De Mayo, ademas de la famosisima Casa Rosada que se encuentra en dicho parque. Por ultimo, antes de llegar a la terminal, se cruzó con los sucios diques de Puerto Madero, ubicados a algunos metros de la costa de Buenos Aires. Por desgracia, la ruta del taxi no pasó por El Puente De La Mujer, puente ubicado en uno de los diques.

Al llegar a la terminal, avisto que justo al frente de esta se encontraba un puerto que daba a vista el Río De La Plata. Se detuvo en un banco a contemplar el mar y a tomar muchas fotos. Le traía recuerdos: cuando era niño venía alli con su papa para ver los aviones, papa era genial y hacia cada salida entretenida, con sus tipicas teorias sobre el Rio De La Plata.

Cuando salio de sus recuerdos recordó que tenia un vuelo listo para salir en menos de quince minutos. Tomó sus cosas y partíó a los apuros.

Luego de una serie de revision de maletas, los datos del pasaporte, etc... por fin estuvo listo para tomar su vuelo.

Se subio al avión luego de dejar sus maletas se acomodo en su asiento, donde fue atendido por unas azafatas amables, y un clima acompañado por acompañantes tranquilos y sin molestias. Pero pese a ello comenzó a extrañar a su camara, luego de perder la discucion con una de las azafatas acerca de si era permisible que pudiese tener una camara dentro del avión.

Solo se sentó y espero a que el avión despegara mientras contemplaba al aeropuerto que veía por su ventanilla, y a sus compañeros del avión. Parece que en el asiento que se encontraba a su lado nadie iba a sentarse. 

El avión era muy acogedor, y muy comodo, a sus alrededores habia de todo: una familia de raza negra con dos hijos que una que otra vez se comportaban mal, un noviazgo sentados juntos por otro lado, una mama amamantando a su bebe, unas azafatas que repartían sandwiches a los pasajero, algunos ancianos y muchas personas dialogando. El avión empezó a moverse, Claudio pasaria el viaje solo sin compañia, comiendo su sandwich y mirando al paisaje. 

Todos en el avión guardaron silencio, comenzaba a anochecer, las nubes eran ezcasas por lo que permitian ver un lindo paisaje, y la luna con las estrellas juntas formaban una linda fotografia. El piloto del avión imformo a los pasajeros que el avión se encontraria completamenre en el cielo en quince minutos. Cada pasajero no sabia ni pensaba que, en quince minutos su destino seria eterno: el cielo...

 

 

Continuará en "En Vida- Capitulo 2: Amistad pasajera"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 3
  • 4.73
  • -

Escribir me mantiene alejado de la realidad.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta