cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Entre El Bien y El Mal (Tercer y Ultimo capitulo)
Varios |
25.01.16
  • 5
  • 3
  • 780
Sinopsis

gracias por tomarse el tiempo de leerla, espero que les guste este final. saludos y abrazos para tod@s.

El cielo se abre, de su interior salen destellos escarchados y detrás de estos, un ejército de ángeles baja a la tierra, unos empuñan  espadas y otros llevan arcos con flechas de oro.  Me sentía que estaba viviendo un sueño, me encontraba ante la presencia de ángeles de alas blancas.

Los demonios cuyos ojos brillan como tizones encendidos. Tratan de huir al infierno con Lucifer, pero los ángeles forman una barrera con sus espadas; mientras que los otros les apuntan con sus flechas. Los engendros no tenían escapatoria, Ezequiel y yo huimos al ver la oportunidad. Las almas olvidadas, con sus rostros pálidos y ojerosos, con cuerpos desgarbados y putrefactos, a causa de un olvido eterno, se ocultaban entre las sombras, se confundían con la oscuridad, la cual habitaba en todos los rincones de esta ciudad donde reinaba la maldad y la tentacion.

Después de unas horas, oímos una gran explosión a nuestras espaldas. Esta provenía del teatro, nos giramos a observar cómo una enorme bola de fuego consumía el edificio. En las llamas apreciábamos claramente el rostro maquiavélico de Lucifer. Realmente el bien había vencido al mal. Bueno eso era  lo que creí. Después de darme cuenta que  Ezequiel estaba siendo poseído por Lucifer, él se me lanza encima de forma violenta, sus ojos azules, ahora lucían como dos tímpanos de sangre, su voz expresaba ira, me hacía gestos obscenos con su lengua. Sus manos rasgaban con brusquedad mi ropa.

 - Ezequiel por favor si me escuchas, lucha contra él. Dios te eligió como mi protector. Te lo imploro, No seas mi verdugo. Tú eres el bien y solo el bien puede vencer al mal. Le suplico entre lagrimas.

Ezequiel sufría una batalla interna contra el mal. Su cuerpo físico se contusionaba dolorosamente ante mis ojos. Podía casi percibir su dolor en el cuerpo asustado… de repente Ezequiel se detiene y me mira de nuevo con sus ojos azules… al parecer había tomado el control de su cuerpo nuevamente.

- vete Elena de esta ciudad, y escapa hacia los campos de manzanos, en ese lugar está la salida de este infierno… cuando estés allí, Busca una enorme roca, coloca tu mano derecha sobre ella y pronuncia estas palabras en latín: “A CUSPIDE A CORONA” (significaba de la lanza a la corona, era un honor obtenido por victorias, en batallas). En ese momento recordé la roca, en la cual se hallaba sentado Lucifer con la apariencia de un apuesto joven, en aquella mañana, cuando conocimos por primera vez. Esa era la misma piedra a la que Ezequiel se refería…

– ¡vete Elena!, ¡vete! Un desgarrador grito de dolor se logra escapar de sus labios. El fuego de la maldad estaba consumiendo sus entrañas. Mis ojos no paraban de brotar lágrimas de melancolía.

Sus alas fueron consumidas por las llamas que bordeaban el resto de su cuerpo, entre las llamas, Me pide que clave en su corazón, aquella daga de oro y plata. La voz de Lucifer sale a flote y trata de impedir mi cometido. E intenta manipularme con que les hará daño a mis padres. Después escucho la voz de Ezequiel que me habla en medio de las flamas incandescentes… su voz me ínsita a continuar con mi objetivo. Tomo la daga y cierro mis ojos, Le pido a Dios que mi lanzamiento sea certero.

La lanzo contra el viento y su punta se introduce en su corazón. Un rayo sale del cielo y choca contra el cemento, formando una profunda grieta, la cual succiona el espíritu maligno de Lucifer. Era enviado de nuevo al inframundo. En cambio Ezequiel se convirtió en una pequeña lucecita que se marcho directamente al cielo. Lugar donde siempre perteneció.

De repente la cuidad se empieza a destruir por sí sola, las  almas olvidas que caminaban al aire libre, se quemaban como si fueran hechas de papel ordinario. Algunos permanecían ocultos entre las sombras, El suelo se derrumba a medida que avanzo entre las viejas y polvorientas calles del olvido. Sigo corriendo con rapidez, mis piernas no me dan más, mi alma tiene sed de libertad, solo quiero encontrar un mundo donde solo reine la paz, el amor pero sobretodo la esperanza. Ya estoy viendo la luz al final del túnel. En frente tengo el campo de manzanos, me dirijo a la roca y tal como me lo dijo Ezequiel, coloco mi mano  derecha y digo las palabras “mágicas” al decirlas, de nuevo veo una luz que atraviesa las nubes grises en el cielo, una enorme mano blanca sale de entre ellas. Y sobre su palma, Ezequiel está de pie, empuñando su espada en  señal de victoria. Mientras que con la otra sujeta mi mano, me encuentro al lado de mi ángel protector y de mi propio creador. La dicha que siento es indescriptible, al fin estoy donde pertenezco, en el mundo que tanto imagine y que tanto espere encontrar, donde la paz, el amor y la esperanza reinarían por los siglos de los siglos.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Yo puedo resistir todo, menos la tentación.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta