cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

22 min
Entrevista a una cocinera estrella
Reales |
18.05.20
  • 4
  • 2
  • 63
Sinopsis

Los divulgativos y entretenidos mundos de Laura

Laura "in": "Las tendencias continúan cambiando a pesar de los extraños momentos que vivimos debido a la crisis provocada por el coronavirus. Sigue habiendo must que debes tener en tu armario tanto para estar en casa como para salir a dar un paseo en las horas que ha estipulado el Gobierno. Claves para que los hombres puedan triunfar con sus estilismos en los próximos meses: 1. Estampado Tie Dye. El buen tiempo es sinónimo de color y por eso mismo el estampado tie dye se ha convertido en una de las tendencias de este año. Se trata de una explosión de color propio del estilo hippie que se caracteriza por el degradado de colores, normalmente con formas circulares que generan el efecto de desteñido pero con colores muy vivos. Esta tendencia lo ha inundado todo, desde chaquetas a pantalones, hasta la camiseta de corte básico, la prenda estrella de esta temporada. 2. El monocolor. Y si no eres fans del estampado, siempre es una buena opción recurrir a algo más discreto pero siguiendo las tendencias, como es el look monocolor. Es decir un oufit entero de prendas del mismo color, como ha querido apostar Zara por el editorial masculino de esta temporada, combinando por ejemplo camisa y pantalón en el mismo tono, ya sea un naranja chillón o un blanco inmaculado. 3. Las deportivas están de moda. Las deportivas son tendencia más que nunca, y además en todas su versiones, ya sean de estilo sneaker con suelo gruesa y altas, o un estilo más clásico como el que podemos encontrar en la marca española Morrison, que esta temporada ha reinventado su modelo tradicional y ya están disponibles en caña alta. 4. Una básica blanca. Otras prendas atemporales que se han convertido en tendencia esta temporada son las camisetas blancas básicas, que desde COS no están dispuestas a dejarlas en el olvido. La firma de moda londinense revisita una vez más una de las prendas clásicas de la firma con el lanzamiento de la colección cápsula White T-shirt Project. 5. Sombreros. Este complemento siempre ha sido una de las piezas más clásicas de los armarios masculinos y es imposible olvidarnos de James Dean luciendo el suyo en Rebelde sin causa. Pero sin duda, este complemento ya no solo pertenece al cine. Desde la firma española Monrreal Crew rescatan este complemento en su versión más artesana adaptándose al hombre urbano y moderno con sus modelos más atrevidos y personalizados. 6. Ropa para estar en casa. Si hay una tendencia que es la que más va a triunfar esta temporada es la de la ropa de estar en casa debido al confinamiento. Dentro de este sector se ha dado un paso más allá y Sepiia, la firma española de moda inteligente, se ha querido sumar al movimiento #yomequedoencasa y ayuda a sobrellevar el confinamiento con prendas tecnológicas que no huelen, no se manchan y no se arrugan. Camisetas, polos y camisas que permiten vivir el día a día sin límites desde casa... Entrevista a Elena Arzak: "Nunca en sus 123 años de vida (primero como taberna y bodega; luego como casa de comidas; hoy, como uno de los restaurantes más importantes del mundo), ha vivido Arzak una situación como esta. Tras la cancelación de más de 800 reservas en una semana, el 13 de marzo ofrecía su último servicio. Mientras trabajaba junto a sus cerca de 50 empleados, Elena Arzak (cuarta generación al frente de sus cocinas) se preguntaba cuándo volvería a abrir. La respuesta, como todas, sigue en el aire. Pero mientras, la chef piensa en el futuro del negocio, busca nuevas recetas y disfruta cocinando con sus hijos Nora (15 años) y Mateo (13). Pero no pasteles y bizcochos, como la gran mayoría, sino "todas las versiones de pescado habidas y por haber". -¿Es este el momento más difícil que ha vivido Arzak?-Nunca hemos tenido un cierre similar. Hemos superado grandes crisis, como la de los 90 o la de 2008. Y cuando Arzak era una casa de comidas, mi abuela, que se quedó viuda muy joven, lo sacó adelante. Pero algo tan grave, tan extraño e inquietante...-¿Cuál fue la receta maestra de Arzak para remontar aquellas crisis?-Tengo unos padres que han sido muy trabajadores, que han apostado por la innovación, pero a la vez han sido prudentes. Con perseverancia y gran esfuerzo, salieron junto a su equipo ofreciendo siempre calidad. Y creo que sus consejos nos van a valer ahora.-¿Qué dice su padre, Juan Mari Arzak, sobre esta situación?-Me impresiona que, con su edad, a punto de cumplir 78 años, tenga tanta ilusión: está pensando recetas y no ve el momento de reabrir. Eso me llena de energía, es maravilloso. Ya le digo: “No nos vuelvas locos, por favor!” [Risas].-¿Esto cambiará el sector de la alta cocina? ¿Cómo?-En estos momentos, todos estamos pensando qué puede suceder. Por supuesto, seguiremos las medidas que nos marquen las autoridades sanitarias, por precaución y seguridad hacia los trabajadores, los clientes y la sociedad. Tenemos confianza, pero vamos a necesitar la ayuda de las instituciones para conseguir apoyos de financiación. Es posible que muchos no puedan volver a abrir, desgraciadamente. Y los que podamos, tardaremos en llenar de nuevo. Necesitamos más conciencia medioambiental y ecosocial. A la naturaleza hay que devolverle lo que nos da de una manera más justa”.-¿Se va a replantear el lujo en la gastronomía? ¿Volverá a lo esencial?-Ya había una puesta en valor de la naturaleza y la sostenibilidad. Y creo que para lograr una rápida recuperación, necesitamos mayor conciencia medioambiental y ecosocial. A la naturaleza hay que devolverle lo que nos da de una manera más justa. Creo que tendremos muchísima relación con los productores locales, porque ellos van a necesitar ayuda y nosotros también.-En algunas zonas se está pidiendo una rápida reapertura de la hostelería.-Somos conscientes de que no va a ser automática, ni será posible funcionar como antes, pero queremos que nos marquen cuanto antes unas pautas de seguridad. Tanto empresarios como trabajadores tendremos que formarnos, porque no queremos dar un paso en falso. La Asociación de Hostelería de España, la de Gipuzkoa, la Comunidad Europea de Cocineros Euro-Toques y la Real Academia de Gastronomía, entre otros, nos están ayudando.-¿Y los clientes? ¿Tendrán miedo a volver?-La última semana que abrimos se anularon unas 800 reservas, pero algunas personas nos han dicho que volverán en cuanto abramos las puertas. Y muchos otros que están comprando vales para invitación. Porque, dentro de la gravedad del asunto, cuando esto pase, la gente seguirá queriendo celebrar, y eso nos llena de ilusión. Los clientes extranjeros tardarán en volver, pero comenzaremos con los locales. Tendremos que adaptarnos a la nueva situación con precaución, prudencia y esfuerzo. Pero soy optimista, porque creo que el ser humano es un ser social, y bares, restaurantes y hoteles forman parte de una forma de comunicación.-Algunos apuestan por el servicio a domicilio.-No veo muy claro que podamos hacerlo, tendríamos que simplificar bastante nuestra cocina. No descarto nada, pero hasta que no nos pongamos en marcha no se podrá ver. Cada restaurante tendrá que encontrar su propia fórmula, no habrá una sola.-Y mientras, ¿a qué se está dedicando?-Trabajo a distancia con parte del equipo, estoy haciendo comunicación, y apoyo a iniciativas sociales en favor de quienes están en primera línea o compartiendo recetas en plataforma solidarias como 1.7. Pero también estoy creando platos para la próxima temporada; eso me hace evadirme y es uno de mis mayores hobbies, Y, como nunca he estado tanto en casa, estoy aprovechando para cocinar en casa, de una manera más sencilla, para mi marido y mis hijos. Para mí cocinar es compartir y quiero que ellos, aunque no se dediquen a lo mío, también sepan, por su salud, para que compartan con los demás y porque puede convertirse en su mejor afición. También intercambio muchas ideas con mi hermana Marta, que es historiadora del arte y nuestra asesora en temas de arte y gastronomía.-¿Es posible mantener la creatividad en estas circunstancias?-La creatividad es mi refugio, no le pongo hora. Soy de la opinión de que, después de una grave crisis, hay un despertar de la creatividad, no sé si por necesidad, escape o por una mezcla de ambos.-¿Qué sentirá cuando vuelva a abrir la puerta y vea sentados a los primeros comensales?
-La última noche, nunca la olvidaré. Pero sé que el primer servicio será algo precioso"

Leti y su filosofía de vida: "Vamos a pasar a la Historia como los muy poco afortunados protagonistas de la Gran Pandemia del siglo XXI -y me pongo en plan narrador omnisciente para suponer que no vamos a padecer ninguna otra debacle sanitaria en los ochenta años que quedan de siglo; ya sé que es mucho suponer, pero prefiero no proyectar en negativo.- Digo, que formaremos parte de la Hemeroteca Universal los habitantes de la Tierra en este año 2020 como los sufrientes pacientes y enfermos de un Virus Desconocido que mató a miles de seres humanos hasta que se descubrió la necesaria vacuna -aquí sí que hago una proyección en positivo; total, por el mismo precio…- Ahora mismo se habla y se especula con más datos que fundamento sanitario o científico, como si todos hubiéramos leído una clase magistral sobre la COVID-19 en un suplemento semanal y creyéramos que ya sabemos muchas cosas aunque no seamos capaces de explicarlas bien. Estamos un poco como con la Teoría de la Relatividad, que todo el mundo dice conocerla, pero mejor que no haya que explicarla sobre el papel. Se habla también de Crisis Económica, del porcentaje del PIB que vamos a perder o que ya estamos perdiendo, de tantos por ciento a la baja, de mermas sociales, morales y humanitarias. Se habla sin pausa. Cháchara con ínfulas de ex cathedra. Me incluyo, yo también hablo por no callar en estos tiempos convulsos. Se parlotea de todo lo que está mal ahora mismo y del agorero futuro que nos espera. También hay quien tiene fe y mucha esperanza aunque se haya olvidado en la trastienda la cacareada caridad. Los hay que rezan para no contagiarse y los que lo hacen para que se curen los que ya han enfermado; no son iguales los unos que los otros aunque sus plegarias caigan en el mismo saco, uno que está roto desde hace más de dos mil años. Se habla del futuro resquebrajado a golpetazos, de las oportunidades que se seguirán perdiendo en el desierto de la inoperancia, de que moriremos solos y gritando sin más recuerdo que una triste esquela para quien quiera pagar esa postrer vanidad. Se habla tanto y tanto que hemos llegado a creer que ya vivimos en una sociedad oscura, descalabrada, distópica y abocada a la catástrofe total y absoluta. Es por eso que desde hace ya dos meses largos me niego a dejarme violentar por las imágenes y los mensajes de los medios de comunicación; la televisión, en cuarentena total. Y la radio, tan sólo para la música. Lo digital a mi ritmo, que es muy lento y cuidadoso, donde voy eligiendo artículos para leer como si caminara descalza por un suelo lleno de cristales. Es por eso que quiero volver al Amor, a lo que significa, a esa Paz que no siempre se puede explicar con palabras pero que todos recordamos haber sentido en el momento que más falta nos hacía. Amar y sentirse amados. Un sentimiento que ahora mismo está postergado, pudoroso de mostrarse con musiquilla empalagosa de fondo o con manos enlazadas y miradas poseídas de deseo. El deseo. Dónde quedó. En qué oscuro rincón de la razón lo hemos confinado. Ridiculizado todo lo amoroso, etiquetado como exabrupto de la realidad. Otra libertad encadenada. Me quiero permitir volver a hablar de amor con las personas a las que amo, que compartamos la luz que nos habita sin que se nos cuele por ninguna rendija la sombra del dolor, la furia de la enfermedad o el amargor de las lágrimas. El mundo ha estado siempre repleto de muerte y sufrimiento; siempre. Pero ahora estamos contando muertos, marcando estadísticas con rotulador negro, poniéndole alfombra roja- o color sangre- a la Parca envueltos en una nube tóxica de desesperación y malos augurios, vistiéndonos con los ropajes dañinos del miedo desde el amanecer e invitando a ese mismo temor a dormir con nosotros en nuestra propia cama. Tener miedo no permite sentir amor. Dejar que el amor vuelva a correr por las venas es la mejor vacuna emocional en estos tiempos de desconcierto. Deberíamos probar otra vez"

Lagun habla en voz de Laura: "Tras los pasos de Agatha Ruiz de la Prada, Marie-Chantal Miller o Inés de la Fressange, aristócratas que viven con pasión la moda, llega una nueva hornada de jóvenes con sangre azul -Kitty Spencer, Pauline Ducruet o Nicolás de Dinamarca- que se labran su futuro como diseñadores, modelos o influencers. Si antes las aristócratas se ocupan de preservar el linaje de la familia y gestionar el patrimonio, desde hace unos años dan rienda suelta a su vocación y hacen de la moda su universo, aunque en muchas ocasiones no se cuente con el beneplácito de la familia. Ese fue el caso de Agatha Ruiz de la Prada, marquesa de Castelldosrís, Grande de España, quien con una personalidad arrolladora se abrió camino y luchó por lo que ama: la moda. Reconocida en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, ha logrado crear un universo propio que puede equiparse al creado por grandes diseñadores como Armani o Missoni. El tiempo también ha dado la razón a Marie-Chantal de Grecia. Sus colecciones de moda infantil no eran capricho ni entretenimiento de millonaria, sino una pasión que ha convertido en un negocio rentable a lo largo de casi 20 años. Inés de la Fressange, hija de aristócratas franceses, empezó muy joven su carrera como modelo, tiene varias tiendas de moda y también diseña, al igual que Eugenia Martínez de Irujo, Grande de España y duquesa de Montoro, mujer de espíritu libre y solidario, quien ha enfocado su profesión al diseño de joyas y realiza colecciones cápsula para la firma Tous. En el siglo XIX, los miembros de la realeza e hijos de nobles, nativos digitales, potencian su imagen y hacen carrera en las redes sociales, quedando en el olvido esa imagen regia y distante que primaba antes. Prueba de ello es Pauline Ducruet, hija mayor de la princesa Estefanía de Mónaco, quien inaugura este jueves la semana de la moda del Principado que se celebrará de manera virtual. Esta joven, nieta de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly, se ha formado en escuelas de moda de prestigio, ha trabajado con Marc Jacobs o Narciso Rodríguez, se ha convertido en una influencer y es una habitual en los desfiles de Chanel, Valentino o Versace. La princesa de Hannover, Alessandra de Osma, junto a su socia, Moira Laporta, también se ha lanzado al mundo del diseño con una colección de bolsos. Pero no solo mujeres, también hombres de sangre azul adoran la moda. Nicolás de Dinamarca, nieto de la Reina Margarita e hijo del príncipe Joaquín, ha debutado como modelo para la firma Burberry. El príncipe Nicolás de Dinamarca y conde de Monpezat nació el 28 de agosto de 1999 en Copenhague y compagina sus estudios y formación con trabajos puntuales en la industria de la moda, como la campaña para Dior Homme primavera-verano 2019. En España, Rafa Medina, duque de Feria, creó su propia firma Scalpers y después firmó un contrato con Inditex. Y es que estos jóvenes herederos prefieren rentabilizar su título como imagen pública en pasarelas y redes sociales, como el caso de Olympia de Grecia -hija de Pablo de Grecia y Marie Chantal Miller-, a punto de cumplir 24 años, convertida en una gran prescriptora de tendencia, ademas de hacer su pinitos como diseñadora de la mano de la casa española Pretty Ballerinas. Con sus estilismos demuestra que la rebeldía no está reñida con la elegancia, lo que le ha conducido a ser embajadora de firmas como Dior o Dolce&Gabbana, para quien desfiló. Kitty Spencer, sobrina de Lady Di, cuenta con una prometedora carrera como influencer y modelo, es rostro habitual en las campañas de Dolce&Gabbana, embajadora de la firma Bvlgari, sus estilismos enamoran y a día de hoy cuenta con más de medio millón de seguidores en Instagram. Amelia Windsor, nieta de Eduardo de Kent, primo de la reina Isabel II, rostro habitual de las pasarelas, ha colaborado con grandes firmas del sector como Dior, Bvlgari o Dolce&Gabbana. También ejerce como modelo y ha probado suerte en el mundo del diseño. Si con un estilo desenfadado y cool Mafalda de Bulgaria, hija de Kyril de Bulgaria y Rosario Nadal, además de ejercer como modelo y embajadora de firmas de moda, ha debutado en el mundo de la música, Leonor de Habsburgo, hija de Carlos de Habsburgo y Francesca Thyssen-Bornemisza, es otra de las aristócratas que muestra interés por corrientes culturales, artísticas y de moda, más Tamara Falcó y su bisutería de lujo"

Leti, de paseo: "Con sus nueve provincias, Castilla y León es la más extensa de las comunidades autónomas de España. En sus territorios se pueden encontrar fabulosos pueblos y localidades que resaltan por su gran belleza, además de un aire rural y particular. Rodeados de naturaleza, ricos en monumentos, museos e iglesias, sin olvidar la variada y exquisita gastronomía, son algunas de las características de estos lugares. Todo ello crea el escenario perfecto para disfrutar de una escapada en cualquier época del año, siendo los lugares más destacados los siguientes: Aguilar de Campoo, Palencia, es un punto clave en el itinerario del románico de la provincia palentina, ya que en Aguilar de Campoo destacan la colegiata de San Miguel, del siglo XIV y con una reconocida colección de piezas, el monasterio de Santa María la Real y la ermita de Santa Cecilia con su carismática torre. Además, este pueblo tiene un característico olor a galletas: en la década de los 60, nueve de cada diez consumidas en España salían de alguna de sus cinco fábricas, en la actualidad quedan tres. Mogarraz, Salamanca, situado en el corazón del Parque Natural de Las Batuecas, Mogarraz es un Conjunto Histórico y Artístico, y gracias a su aislamiento natural ha conservado a la perfección su arquitectura civil y militar de tramonera y piedra. Se trata de una villa medieval construida y repoblada en el siglo XI por franceses, gascones y roselloneses. Además, conserva sus tradiciones folclóricas, culturales y religiosas en los dinteles esculpidos en sus puertas. Entre sus calles se puede encontrar al Cerdo de San Antón, alimentado por los lugareños hasta que es sorteado en las fiestas locales, una tradición que se viene haciendo desde el siglo III. Medinaceli, Soria, conocida como la 'perla medieval de Soria', el origen de Medinaceli se remonta a la antigua Occilis, ciudad de los belos y municipio post-romano. Destacan sus laberínticas y estrechas calles, además del arco romano, el único en España con tres ojivas, la colegiata del siglo XVI y su Plaza Mayor de estilo castellano. Covarrubias, Burgos, que debe su nombre a las cuevas rojizas que se encuentran en los alrededores. Entre sus calles se pueden apreciar las características típicas de la arquitectura de Castilla: casas de planta baja de piedra, balcones de madera y amplios soportales. Hasta la segunda mitad del siglo XVI estuvo amurallada, pero posteriormente fue derribada siguiendo las órdenes del médico personal de Felipe II para sanear la localidad. Puebla de Sanabria, Zamora, que se sitúa al noroeste de la provincia de Zamora y esta comarca es conocida principalmente por el Parque Natural del Lago de Sanabria: la marisma de origen glaciar más grande de la Península Ibérica y una de las mayores de Europa. Puebla de Sanabria es una de las localidades más antiguas de Zamora y antiguamente era la estación de paso entre Castilla y Galicia. Cuenta con un gran centro histórico muy bien conservado, además de buena parte de sus murallas. Castrillo de los Polvazares, León. Este pueblo leonés es ejemplo de la tradición centenaria que se conserva casi a la perfección con sus casas construidas en piedra y las calles empedradas. Muy cerca de Astorga, la tradición de la Maragatería está muy presente, en la que resalta el cocido maragato, que se sirve del revés: primero las carnes, después las verduras y finalmente la sopa. Urueña, Valladolid, es la primera Villa del Libro de España. Esta distinción le fue otorgada en 2007 por su empeño en recuperar los espacios públicos como lugares para la celebración de eventos ligados a la literatura. Cuenta con más de diez librerías y cinco museos que se distribuyen en su trazado medieval del siglo XII, uno de los más bellos de Castilla y León. Bonilla de la Sierra, Ávila, es un pueblo muy pequeño, con escasos 150 vecinos, y situada a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar. Destaca su Iglesia Colegiata de San Martín, del siglo XV y con un retablo barroco del XVII, el castillo defensivo donde vivió el obispo de Ávila y el puente medieval de Chuy, de estilo románico. Pedraza, Segovia, se trata de una localidad amurallada casi en su totalidad y con la puerta de la villa como única entrada y salida. Pasear por su casco antiguo es una bonita actividad, pero no hay que olvidarse de su castillo, hoy convertido en Museo Ignacio Zuloaga, y su plato característico, el cordero asado"

Aritz, despunta: "Lo que vendrá es, aún, indefinido e impreciso. Después del temblor, todo indica que lo que vendrá será duro, incómodo. Una curva cerrada al final de una larga recta. Pero también nos esperan buenos momentos. Superaciones y enseñanzas. Lo que vendrá será contradictorio. Exigirá renuncias y nos pedirá ser generosos. Nos medirán la fiebre pero lo que vendrá nos medirá, sobre todo, la altura. Como personas y como grupo. Como hijos, padres, abuelos. Como empresarios, autónomos, empleados. Como ciudadanos. Lo que vendrá sacará a la luz hermosas muestras de solidaridad y repugnantes muestras de bajeza. Lo que vendrá exigirá correr riesgos. Biológicos, laborales, financieros. Lo que vendrá traerá miedo y, cada uno, decidirá si ese miedo le bloquea o le empuja a moverse. Lo que vendrá exigirá medidas valientes y un nivel elevado de inconsciencia. Lo que vendrá nos hará cambiar las prioridades. Olvidar deseos que nos quitaban el sueño y aspirar a objetivos que creíamos superados. Lo que vendrá debilitará la economía mientras nos enseña que hay cosas más importantes. Lo que vendrá exigirá una política que nos lleve a cooperar y no a pelear. Lo que vendrá traerá una comunidad más solidaria, construirá nuevas relaciones de ciudad, de barrio, de vecinos. Lo que vendrá nos hará menos autosuficientes y más interdependientes. Probará que no sobreviven los más fuertes sino los que basan su energía en el apoyo mutuo. Lo que vendrá será lo que decidamos entre todos. Chiste de más, pero bueno...: Un individuo le comenta a otro: - Mi mujer me pide siempre dinero. La semana pasada fueron 300 euros, ayer seiscientos y hoy va y me pide mil! - ¿Y que hace con todo ese dinero? - No lo se, nunca se lo he dado..."

Gracias mil, como siempre, Kfm

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 55
  • 4.56
  • 158

kerman fdez mlez/Gipuzkoa/kermanfdez@hotmail.com/ldo.CcInfc,Psico,BArtes UPV.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta