cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Epifania (secuela de #UNAMAS) Parte 11
Suspense |
26.05.21
  • 5
  • 0
  • 324
Sinopsis

Capitulo 11: El parque

Había demasiada gente para ser un martes, de hecho, no habíamos tenido un minuto de descanso desde las 20:00

-Qué noche ¿no? – me dijo Main mientras me entregaba la siguiente orden

-Uff- suspire- Un caos, a la mañana no es tan así

-Bueno, creo que voy a considerar cambiarme entonces- rio

Le devolví la sonrisa y me acerque a la mesa para entregar la comida

Y así transcurrió mi última media hora, entre platos y platos de hamburguesas y papas

La gente de esta ciudad no conoce de hábitos saludables

El reloj marco las 22:00 y colgué mi delantal

-Qué suerte que tienes

-Bueno, teniendo en cuenta que hace de las 16:00 que estoy acá

-Tienes razón- bajo la cabeza- Muchas gracias por la ayuda

-No hay de que

Unas horas antes había ayudado a Main a “arreglar” una orden que se había salido un poco de control y, así, evitar una llamada de atención de Juan

Ella se acercó y me dio un papel con su número de celular

-Sos piola- dijo- Si algún día necesitas una amiga o alguien con quien tomar unos mates, solo escribime

Asentí

Solo una amiga me había quedado, Roció, y, últimamente, nos habíamos alejado desde que ella se había puesto de novia con Alexis, sin contar que Sammy, su mejor amiga de toda la vida, no la dejaba sola ni un segundo

Ella sonrió y regreso a su lugar

Main era una chica que, a simple vista, parecía ser buena, sin embargo, un aura de misterio la rodeaba, se notaba que era de esas personas que no descifras fácilmente. Quizás eso fue lo que hizo que empatizara más con ella que con Gabriela, la otra moza. Sentía que éramos muy parecidas en algún punto, pero también sabía que teníamos diferencias abismales

Tomé mi mochila y, luego de saludar a todos, salí del lugar en dirección al parque. Poca gente en la calle, afortunadamente, solo estaba a unas pocas cuadras

María

Voltee rápidamente al sentir una voz masculina susurrando mi nombre, pero, obviamente, no había nadie. Apure más mi paso y, casi sin darme cuenta, ya estaba en la entrada

-¿Estas bien?

Di un salto y suspiré al ver a Vanina detrás de mi

-Estas pálida nena

-Si… si si solo que, la noche…

-Si, te entiendo, asusta hasta al más valiente… ¿vamos? – levanto la canasta

Entramos y nos sentamos debajo del viejo roble

-Como cuando era niña- dije nostálgicamente

-Así es- sonrió – y… - metió la mano en el canasto- Mi super hamburguesa beicon

Cualquiera diría que, luego de estar rodeada de comida chatarra todo el día, no querría saber nada de esto, pero la hamburguesa beicon que preparaba mi tía, era mi debilidad

Comimos y nos reímos como si la medianoche no se estuviera acercando. Hablamos de todo con total naturalidad, le conté sobre mi atracción hacia Nacho y mi reciente acercamiento a Main. Vanina siempre fue mi confidente, supongo que, ante la falta de mi madre, ella tomo ese lugar. Sus consejos siempre me habían servido, pero, desde esa noche de Julio, dos años atrás, no volví a saber de ella, hasta esta tarde

- ¿Por qué no volviste nunca más a casa?

Pude ver como su cara se contrajo y su cuerpo se tenso

-Es complicado- dejo su vaso de gaseosa sobre el mantel- No creo que lo entiendas

-Si me lo explicas, quizás si lo haga

-No quiero hablar de eso Mari…

-La abuela tampoco te nombra ¿Cómo me explicas eso?

-Mira- tomo mis manos- Lo importante es que estoy acá, ahora, con vos, como cuando eras niña… no podía dejarte sola con todo esto

- ¿Esto qué?

- ¿No lo sabes? – pareció sorprenderse

-Emmm, no

Miro su reloj y se levantó deprisa

-Ya es muy tarde Mari, tenemos que irnos, no tengo mucho tiempo

Mire mi celular y eran las 00:00 en punto

- ¿Tiempo para qué? – me levante

Ella junto todo, me tomo de la mano y comenzamos a caminar hacia la entrada. La prisa en sus pasos despertaba mi total curiosidad, pero, por su reacción, sabía que no iba a responder ninguna de mis preguntas

Freno un taxi que justo pasaba por allí. Le dije mi dirección al conductor y, con un silencio infernal entre nosotras, llegue a casa. Baje del auto sin decir nada, voltee y levante mi mano para saludarla, ella sonrió y se perdió, junto con el taxi, en medio de la noche

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 72
  • 4.63
  • 11

La escritura, mi salvación

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta