cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Esa cabecita loca
Drama |
13.08.18
  • 5
  • 11
  • 2508
Sinopsis

Un trastorno del que muchos hablan y hasta bromean, pero no tiene nada de gracioso.

Busca su alcohol, lo necesita, le urge, tiene muchas cosas que hacer, está apurada y preocupada a la vez, tiene que comenzar con buen pie su nuevo trabajo, ¡sí!, después de dos años consiguió trabajo, desea controlarse, ella es consciente, sabe que es un gran problema con el que tiene que lidiar día a día y que es más fuerte que ella, es que no quiere infectarse, no puede. Sabe que está todo en su cabeza, que es desproporcionado, siente que, si no se desinfecta bien, toda ella se va a infectar, y a enfermar, quizás a morir. Pierde minutos valiosos, pero nunca es suficiente, un poco más, solo un poco más, y ya lleva media hora de ritual, el piso de su cuarto y del baño están todos mojados con el alcohol líquido, y con el alcohol en gel se hace todo un bodrio, donde el más experto de los patinadores sobre hielo resbalaría y caería de espaldas con un golpe seco perdiendo la conciencia.

Sus manos agrietadas y secas, tanto o más que el más árido desierto, también están muy inflamadas, le duelen. El alcohol le seca las manos, le seca toda la piel. Sí, no basta con empapar y refregar una y otra vez sus manos en alcohol, sino también su cabello, sus brazos, sus piernas, sus muslos, todo piensa ella, en su cabecita loca, se llena de bacterias, de microbios, de polvo, de suciedad, todo lo que la rodea es gorrino, está infectado, solo no te le acerques mucho, se alejará de ti. Los virus están por todos lados, están en el aire que respiras.

Ya llamó a su taxista, le prometió una vez más que llevaría su taxi a lavar, por dentro y por fuera, y que iría a recogerla con las ventanas cerradas para que no entre el aire contaminado, lleno de polvo y tierra sucia. Él ya sabe que cuando llegue a su destino, ella bajará rápido dejando la puerta abierta para que él sea quien la cierre.

El primer reto, hoy fallido, es tratar de llegar temprano al trabajo, sus rituales tienen que ser cronometrados, sino no durará mucho, otro problema latente es el contacto físico, espera que con un apretón de manos les sea a todos suficiente, sino, tendrá que decir que no se le acerquen porque está con una gripe muy contagiosa, quizá con esa excusa se libre, al menos por un tiempo. ¡Qué agotador es todo esto!

Pero, sobre todo, ruega a Dios que tenga un baño solo para ella y no uno que tenga que compartir.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 71
  • 4.54
  • 150

Ando buscando y encontrando tiempo para leer y escribir, entre agujeros, rincones y mirones.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta