cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
EL VALIENTE
Suspense |
18.12.18
  • 3
  • 1
  • 328
Sinopsis

El misterio es siempre un aliciente provocador y angustiante, que nos motiva

 

                                          EL VALIENTE 

 

Durante el interrogatorio no se movió, a pesar de los golpes, de las humillaciones y vejaciones, permaneció inmutable.

Vaya cabrón, tendré que descansar -  admitió tras un rato el teniente Uribe sudoroso y agitado

La sangre gotea abundante de su nariz, y su ojo izquierdo está completamente cerrado, el pómulo se levantaba hinchado, brillante y un hilo de sangre sale de la comisura de sus labios partidos y voluminosos. Cargado hacia un lado, amarrado a la silla, el castaño cabello mojado y cubierto de sangre, respira apenas, ve en nebulosa al hombre acercarse, ya no siente los golpes, a excepción de los del bajo vientre, que lo curvan en dolorosos espasmos y  la náusea se alojaba en su garganta, tiene sed, y una sensación, de tierra seca en la garganta,producto de los trapos.que le introducen, seguro han roto membranas y raspado paredes, traga con dificultad. Siente ceder la presión en las manos, que habían amoratado y adormecido sus dedos, un hormigueo punzante se desplazaba hasta el codo.

Mañana volveré por ti - le dijo jadeante el soldado y le propino un nuevo golpe, que hizo saltar un chorro de sangre, que se esparció como aspersor  en la húmeda  pared casi en penumbra..

Otro soldado se le acerca  y le levanta la cabeza, vierte agua fresca en la boca abierta y le refresca la cabeza, el chorro corre por su cuello hasta su pecho.

-Vamos hombre, descansaras un par de horas -  y se lo cuelga de los hombros, va arrastrando los pies, casi no puede ver, lo tira en un camastro y le acomoda en el.

Deberías decirle donde está, no se detendrá, acabara contigo, mejor se lo dices y ya.

Le levanta nuevamente la cabeza, tirándolo desde el pelo, hombre, eres un desastre  y se aleja.

Un largo pito se aloja en su cabeza, le zumban los oídos y se siente mareado, se dobla a ratos en nauseas espontaneas, la sangre seca comienza a tironear su piel en la mejilla, y un costrón de coágulos le taponea la nariz, no puede moverse, como si toda sus fuerzas le hubiesen abandonado, intenta cambiar de posición y le duele todo el cuerpo, en un dolor lacerante, profundo y agudo. Se duerme a ratos,despertando ahogado,sudoroso, acalambrado. Oye los pasos y las voces, incapaz de evitar el escalofrío de miedo que lo recorre.

- te lo dije hombre -le dice la voz que ya reconoce – andando y lo tironea

Puede ver sus manos atadas firmemente, con una soga ensangrentada, incrustándose en su piel, da pasos erráticos, intentando mantener el equilibrio ,pero le fallan las piernas y cae de rodillas un par de veces, el hombre lo levanta y lo arrastra por un largo pasillo.

Necesito orinar - exclama en un susurro

¿Ahora?- vaya momento ,que elegiste  - pero lo levanta y lo mete en una habitación, le pone un cubo en el frente ,y le suelta las manos

No creerás que lo hare por ti , exclama riendo- hazlo rápido, te esperan

Siente vaciarse su vejiga en un descozor y un ardor, trata de darle al cubo, pero termina manchando el piso, sus pies  y se siente avergonzado y miserable, apoya un brazo en la pared y vomita en el cubo una sustancia verde rojiza, que presume debe ser su propia sangre ,que ha tragado.

El capitán se le acerca y le lanza un cubo con agua limpia, que le refresca y extrañamente le hace sentir mucho mejor

Te orinaste encima imbécil y lo arrastra nuevamente atado por los pasillos, ve a medias la silla a la distancia y al hombre parado de espaldas, con la camisa arremangada hasta el codo

- vaya, vaya, allá vamos otra vez, ve sus bototos lustrosos, y un olor a tabaco y café le llena los pulmones

- ésta es tu última posibilidad, ya no tengo ni donde golpearte y lo sienta de un empujón. Su rostro cae sobre el pecho, siente el agua en su piel chorreando

- trae algo para poder ver dónde voy a golpearlo - le dice al guardia, este le refriega un paño mojado en el rostro y la tirantez cede, el tapón de sangre es  extraído, con un movimiento rápido y por fin inhala profundamente, alguien le levanta los brazos, gime cuando un dolor oscuro y punzante, se le instala entre las costillas, la polera es lanzada al suelo y ahí, con el dorso desnudo, es incapaz de reconocer su propio cuerpo,

- bien, ¿vas a decírmelo ahora verdad? Y le levanta el rostro por el pelo. Nota los ojos verde pasto, que lo miran con desprecio y un brillo asesino, la mandíbula contraída, la barba a medio afeitar, los dientes parejos, pero amarillos, una ancha cicatriz, en el borde de la ceja de la derecha.

-¿Dónde está?, sabes que igual voy a encontrarla… ¿dónde demonios la escondiste?

Lo mira a los ojos por primera vez, una lágrima corre por su mejilla, del esfuerzo por abrir los ojos, hace un amago de sonrisa, cuando siente el golpe y el crujido entre sus costillas, sabe que las han roto, por el dolor intenso, que le hace perder el sentido …

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • que le diga ya donde está..... me duele hasta a mi la golpiza.....
  • La decadencia humana no tiene limites, y la realidad nos golpea con tal fuerza que la imaginación se queda no corta sino insignificante

    Siempre optamos por prejuzgar, como un acto reflejo, que de algún modo nos impide preguntarnos, si todos aquellos prejuicios serán fundados.

    Las calles de nuestra infancia, están en nuestra piel y nuestra alma , para siempre

    La fe es una fuerza poderosísima, pero artera

    En esta sociedad corrompida, a veces olvidamos a los que están mas cerca, nos volvemos indolentes y fríos .

    Encontré esto en unos cajones escondido, no sé porque estaba ahí, pero quiero compartirlo .

    no existe mayor entusiasmo, que el de perseguir unos versos montados en pegaso, que toquen todas mis cuerdas

    La niebla siempre ha producido en mi una desconfianza y una extraña sensación de temor y desconcierto

    No es quien tiene verdaderamente el poder, si no quien lo manifiesta

  • 71
  • 4.44
  • 435

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.02.19
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta