cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
EL VALIENTE
Suspense |
18.12.18
  • 3
  • 1
  • 413
Sinopsis

El misterio es siempre un aliciente provocador y angustiante, que nos motiva

 

                                          EL VALIENTE 

 

Durante el interrogatorio no se movió, a pesar de los golpes, de las humillaciones y vejaciones, permaneció inmutable.

Vaya cabrón, tendré que descansar -  admitió tras un rato el teniente Uribe sudoroso y agitado

La sangre gotea abundante de su nariz, y su ojo izquierdo está completamente cerrado, el pómulo se levantaba hinchado, brillante y un hilo de sangre sale de la comisura de sus labios partidos y voluminosos. Cargado hacia un lado, amarrado a la silla, el castaño cabello mojado y cubierto de sangre, respira apenas, ve en nebulosa al hombre acercarse, ya no siente los golpes, a excepción de los del bajo vientre, que lo curvan en dolorosos espasmos y  la náusea se alojaba en su garganta, tiene sed, y una sensación, de tierra seca en la garganta,producto de los trapos.que le introducen, seguro han roto membranas y raspado paredes, traga con dificultad. Siente ceder la presión en las manos, que habían amoratado y adormecido sus dedos, un hormigueo punzante se desplazaba hasta el codo.

Mañana volveré por ti - le dijo jadeante el soldado y le propino un nuevo golpe, que hizo saltar un chorro de sangre, que se esparció como aspersor  en la húmeda  pared casi en penumbra..

Otro soldado se le acerca  y le levanta la cabeza, vierte agua fresca en la boca abierta y le refresca la cabeza, el chorro corre por su cuello hasta su pecho.

-Vamos hombre, descansaras un par de horas -  y se lo cuelga de los hombros, va arrastrando los pies, casi no puede ver, lo tira en un camastro y le acomoda en el.

Deberías decirle donde está, no se detendrá, acabara contigo, mejor se lo dices y ya.

Le levanta nuevamente la cabeza, tirándolo desde el pelo, hombre, eres un desastre  y se aleja.

Un largo pito se aloja en su cabeza, le zumban los oídos y se siente mareado, se dobla a ratos en nauseas espontaneas, la sangre seca comienza a tironear su piel en la mejilla, y un costrón de coágulos le taponea la nariz, no puede moverse, como si toda sus fuerzas le hubiesen abandonado, intenta cambiar de posición y le duele todo el cuerpo, en un dolor lacerante, profundo y agudo. Se duerme a ratos,despertando ahogado,sudoroso, acalambrado. Oye los pasos y las voces, incapaz de evitar el escalofrío de miedo que lo recorre.

- te lo dije hombre -le dice la voz que ya reconoce – andando y lo tironea

Puede ver sus manos atadas firmemente, con una soga ensangrentada, incrustándose en su piel, da pasos erráticos, intentando mantener el equilibrio ,pero le fallan las piernas y cae de rodillas un par de veces, el hombre lo levanta y lo arrastra por un largo pasillo.

Necesito orinar - exclama en un susurro

¿Ahora?- vaya momento ,que elegiste  - pero lo levanta y lo mete en una habitación, le pone un cubo en el frente ,y le suelta las manos

No creerás que lo hare por ti , exclama riendo- hazlo rápido, te esperan

Siente vaciarse su vejiga en un descozor y un ardor, trata de darle al cubo, pero termina manchando el piso, sus pies  y se siente avergonzado y miserable, apoya un brazo en la pared y vomita en el cubo una sustancia verde rojiza, que presume debe ser su propia sangre ,que ha tragado.

El capitán se le acerca y le lanza un cubo con agua limpia, que le refresca y extrañamente le hace sentir mucho mejor

Te orinaste encima imbécil y lo arrastra nuevamente atado por los pasillos, ve a medias la silla a la distancia y al hombre parado de espaldas, con la camisa arremangada hasta el codo

- vaya, vaya, allá vamos otra vez, ve sus bototos lustrosos, y un olor a tabaco y café le llena los pulmones

- ésta es tu última posibilidad, ya no tengo ni donde golpearte y lo sienta de un empujón. Su rostro cae sobre el pecho, siente el agua en su piel chorreando

- trae algo para poder ver dónde voy a golpearlo - le dice al guardia, este le refriega un paño mojado en el rostro y la tirantez cede, el tapón de sangre es  extraído, con un movimiento rápido y por fin inhala profundamente, alguien le levanta los brazos, gime cuando un dolor oscuro y punzante, se le instala entre las costillas, la polera es lanzada al suelo y ahí, con el dorso desnudo, es incapaz de reconocer su propio cuerpo,

- bien, ¿vas a decírmelo ahora verdad? Y le levanta el rostro por el pelo. Nota los ojos verde pasto, que lo miran con desprecio y un brillo asesino, la mandíbula contraída, la barba a medio afeitar, los dientes parejos, pero amarillos, una ancha cicatriz, en el borde de la ceja de la derecha.

-¿Dónde está?, sabes que igual voy a encontrarla… ¿dónde demonios la escondiste?

Lo mira a los ojos por primera vez, una lágrima corre por su mejilla, del esfuerzo por abrir los ojos, hace un amago de sonrisa, cuando siente el golpe y el crujido entre sus costillas, sabe que las han roto, por el dolor intenso, que le hace perder el sentido …

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • que le diga ya donde está..... me duele hasta a mi la golpiza.....
  • Más de una vez me ha pasado que al acercarme a alguien saltan chispas. Estoy segura que a uds tambien les ha pasado

    La gracia de los pueblos olvidados radica en sus historias ocultas, aquellas que forman parte de ellos y se transmiten como un secreto "vox populi", que siempre tiene varias versiones. eso sumado al paso del tiempo y a las fallas de memorias le suma condimentos a una historia base, que termina por convertirse en una fantástica al ir pasando de boca en boca .

    Jugando con las leyendas de todos los tiempos

    Solo quisiera que la vida me alcanzara para poder ver algunas cosas

    El destino , si existe tal, debería ser como lo que ahora describo

    Creo que olvidamos que somos nada, que apenas existimos , que nuestra vida es tan insignificante, me pareció importante recordarlo

    Las marcadas estaciones del país que habito, traen consigo experiencias únicas, e irrepetibles en ningún otro sitio

    Ojala la simpleza pudiese instalarse en nuestras vidas, permitiéndonos disfrutar de lo que en verdad importa

    A mi país 1, 5 millones de haitianos han entrado desde el 2016, casi 450,000 han sido devueltos . Esta historia ficticia tiene por labor homenajear a los que vinieron en busca de nuevas oportunidades, persiguiendo un sueño, que se transformaría pronto en pesadilla, atrapados en un país racista y ególatra, desconsiderado y oportunista . Para aquellos que tuve el honor de conocer y perder un abrazo en donde quiera que estén

    Algunas sensaciones, sentimientos y experiencias cambian radicalmente el sentido de nuestras vidas

  • 80
  • 4.47
  • 420

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta