cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ese soy yo
Varios |
12.05.14
  • 5
  • 1
  • 3355
Sinopsis

         Fulminé al fiscal con mi mirada desafiante. Definitivamente en su cara se dibujaba la más inminente derrota. A simple vista se podía adivinar que el jurado estaba totalmente de mi parte. Incluso el juez parecía íntegramente convencido de la inocencia de mi cliente. Yo estaba fanfarronamente complacido.

 

         ¿Mi cliente había cometido ese crimen tan atroz? Sí, eso era cierto. Pero yo logré exponer los hechos de una manera tan hermosamente tergiversada, que no había forma de desmentir mi mentira. Ni siquiera ese fiscal de pacotilla, del que se decía que era el más brillante, consiguió invalidar mis alegatos.

 

         El veredicto del jurado fue fallar a favor de mi querido criminal, concediéndonos incluso una compensación de un millón de dólares por difamación, calumnia y daños y perjuicios.

 

         Salí de los juzgados sintiéndome un magnífico súper villano. Cuando iba de camino al aparcamiento a recoger mi coche, una persona me saludó desde la ventana de un autobús en movimiento que pasaba por la calle en ese momento.

 

- ¡Bendiciones, pastor! —me gritó el pasajero del autobús.

 

         Muchas veces me habían dicho que yo guardaba un parecido extraordinario con cierto predicador de cierta iglesia. Siempre me había molestado esa comparación, puesto que el poder que ejerce ese pobre predicador no puede compararse que el poder de la verdad de los hechos que ejerzo yo en los juzgados. Bueno, en este último caso, el poder de la mentira. Pero en esa ocasión lo dejé pasar. Estaba tan feliz que hasta quería compartir mi felicidad con todos.

 

- ¡Bendiciones para ti, hijo mío! —le respondí, antes que se perdiera en la distancia a mi feligrés.

  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 86
  • 4.13
  • 680

Me gusta mucho leer. ¿Por qué estaría aquí si no? jajaja Lastimosamente ya no tengo mucho tiempo para ello, ni para escribir tampoco. Pero bueno, hay que hacer un esfuerzo.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta