cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Espacios vacíos
Reflexiones |
05.10.14
  • 3
  • 0
  • 2295
Sinopsis

"[...] La necesidad de mi cuerpo de tener otro pegado que corte el aire, que pare los golpes. Un cuerpo que me abrace toda, que se funda con el mío haciendo uno, piel con piel [...]".

Siento el espacio alrededor de mi cuerpo más vacío que nunca. Noto los límites entre él y el aire que lo rodea, irrespirable.

Estoy desprotegida como si mi cuerpo estuviera suspendido en el vacío, colgado por un fino hilo que puede romperse en cualquier momento. Me falta una capa, otra piel más externa, que me proteja de ataques, amenazas; del dolor. Quizá pueda no evitarlos, pero desde luego los amortiguaría. Es un colchón en el que podría tumbarme, dejarme caer, sabiendo que mis huesos darían en mullido. Es ésta una sensación placentera. Imagino que debe de serlo, realmente no tengo idea. Las pocas veces que caí topé con mis huesos en el frío cemento y fue considerable la hostia.

Por eso, siempre he intentado mantenerme en pie. Hacer todo lo posible para, si acaso, poder sentarme tranquilamente. Sin sobresaltos. Pero ahora reflota la sensación de precisar contacto, de dejar mi cuerpo desvanecer, si así descansa. La necesidad de mi cuerpo de tener otro pegado que corte el aire, que pare los golpes. Un cuerpo que me abrace toda, que se funda con el mío haciendo uno, piel con piel: pies, piernas, caderas, espalda, torso y brazos.

La unión, la intimidad en su mayor expresión entre dos personas: la necesidad de dos cuerpos a estar pegados, a buscarse, encontrarse; a conocerse sin huir. La necesidad de sentir el espacio alrededor de mi cuerpo más lleno que nunca.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • "[...] Puede que no haya mayor fortuna que ésa, ni mayor regalo que el que te permitan hacerlo [...]".

    “[…] No sé luchar contra el amor” cantaba el bueno de Camilo Sesto en aquel temazo. Joder, sí, qué temón, y qué momentos de gloria y afonía en los karaokes nos ha dao. Yo, humildemente, adapto la letrita a algo con menos lustre y 80 peldaños por debajo de la prosa poética de Sabina: “[…] No sé luchar contra las expectativas”.

    "[...] Después de aquella excitante y surrealista cita (creo que solo para mí), el vestido quedó en un lado del armario, sin molestar ni ser molestado. Un estado de armisticio permanente, no firmado, pero tácito y duradero. Hasta que un día de noviembre, allá en 2013, abrí el ropero buscando una prenda nueva y mis ojos lo miraron [...]".

    "[...] Lo que viene siendo cuando jodes o te joden (si Cela puede, yo también) al apagar la luz ajena para que brille la propia. Lo que viene siendo hacer la púa; empujar al otro pa poder salir en la foto; tocar las pelotas [...]".

    "[...] Hoy, a mis casi 30, mi nariz grande, mis pechos pequeños, mis huesos salidos, mis neuras; mis miedos, mis venas hinchadas van conmigo. Son como Somoza: “un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta” (Roosvelt). Hoy, a mis casi 30, soportando mis cosas buenas (que son las que más me pesan) pienso que molo [...]".

    "[...] Pero, incluso, cuando estás de crack, digo, de angustia hasta las cejas, cuando el miedo al miedo te come, cuando la preocupación terrible por algo venidero (nunca tan fiero como lo pintas) hace de ti un lugar difícilmente habitable, incluso ahí, puedes convivir con ella. Es un mecanismo tuyo; uno que tú puedes manejar. Bueno, ahí estamos [...]"

    "[...] Suenan pasos allá, a lo lejos. Sus lenguas convulsas se afanan en perderse entre las bocas y los pechos. Las manos escondidas abajo palpitan. Se pegan a la puerta para no ser vistos pero los pasos se pierden en la escalera que sube, justo encima. Salvados. ¡Buf, qué cerca estuvo! [...]"

    "[...] Vaya, pensé que yo era la única que escribía misivas deshechas por los intros del teclado. Misivas que no llegan a ningún lado, si acaso, tuercen la esquina, toman aire y vuelven al hogar. Negro sobre blanco mejor que fuera, delinquiendo. Pero no lo tengo tan claro [...]".

    "[...] 20 centímetros entre un quizá y un ojalá en el aire suspendidos [...]".

    "[...] Los cuerpos se mueven, fuerte y despacio; fuerte-fuerte-despacio, como una partitura bien tocada. Como un fox-trot de sexo ocasional [...]".

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta