cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
ESPEJUELOS Y MARMOTAS
Varios |
03.10.18
  • 0
  • 0
  • 275
Sinopsis

Historias de Duque y Martín.

“…Posiblemente también Dios hubiera preferido hablar de su mundo en subjuntivo potencial (hic dixerit quispiam…) porque Dios crea al mundo y piensa simultáneamente que bien podría ser de otra manera.”

 

Robert Musil

---------------------------------------------------------------------------------------------

 

DEL DIARIO DE DUQUE

 

S/F

 

*

 

Es otro hombre el que se mira en mi espejo. Lleva más de un cuarto (1/15) de hora cavilando, dándose cachetones y pelando los ojos, estirando el pellejo aquí o allá o en el rabo de los ojos a la izquierda justa de una oreja irreconocible.  No hace pausas en el conflictivo interés de reconocer el rostro que afeita su mano derecha. Yo si hago una pausa: lo abandono en el espejo y me voy a mear. No se debe retener la orina ergo infección o dolor de bolas. Retorno al espejo de soslayo y con la vejiga dulcemente vacía. Lo que me intriga es que su rostro y el mío permanezcan allí adentro. Habría sido más factible encontrar un coito entre pingüinos, tal vez un lobo sediento ojeando el afiche central de Playboy, o, en última instancia y con un grado de verosimilitud muy superior, el texto completo del primer discurso de Nikita Kruscheff .  (1)

 

(1) Sería torpe conceder importancia a un juego de espejos tan banal.

 

**

 

Debo asumir  una  gran  cantidad  de  hechos,  parcelas  de  realidad ya ejecutadas, como fósforos usados, no repetibles por la ya conocida química del fósforo. Por lo pronto es pasable aceptar que las casualidades son solo eso, aunque vale decir que la aceptación está matizada por una desconfianza propia de gato (pelos de punta y ojos entrecerrados)  (1)

 

(1) Se pregunta cómo un hombre tan vulgar puede tener un lado poético, filosófico, filotrágico, y filopatético.

 

***

 

Conozco algo sobre las fisuras de la razón: esas pequeñas madrigueras de topo que me dejan colgando de la ventana, esperando que suceda lo contrario de lo que pasa, sintiendo que lo inexplicable consiste en mi mano derecha empuñando la navaja, en mi cara tatuada de espuma, en la imagen que me es devuelta sin alteraciones, detenida en la contínua repetición de un rito higuiénico.  (1)

 

(1)  Lo imposible es lo real reiterado, lo que sostiene con palabras cada acto.

 

****

 

A veces coloco los dedos sobre el espejo, esperando que alguien me hale desde adentro (por lo general estoy borracho cuando lo hago) (1)

 

(1)  Ver Lewis Carrol

 

*****

 

Me levanto de madrugada. Tomo la taza que está sobre la mesa de noche y orino dentro de ella. Me siento al filo de la cama sosteniendo mi cabeza y mirando al piso. Con lentitud dejo caer la baba de un vómito amarillo. Vuelvo a la cama.  (1)

 

(1)  Combina las arduas eyaculaciones del alma con sus carcajadas de cefalópodo infame.

 

******

 

Es innegable el cigarrillo que fumo. También acepto su condición de vicio post-almuerzo, y su inapelable preceder a un siguiente cigarrillo, así como su posterioridad vista desde los ya fumados. Todo esto se verifica dentro de tiempos, espacios, y movimientos consecutivos: casa, bar, calle, cama de hotel, ayer u hoy, a vuelta de horas o de páginas, gesto de la mano al paquete, del cigarrillo a la boca, del fósforo al cigarrillo, de inhalar y expeler, sacudir la ceniza, botar los restos. Es normal que los actos cotidianos estén mediatizados por un velo protector, un instinto vital (básicamente miedo) que nos aleja de las transgresiones que pudieran surgir de la irreflexión continuada: pocos hombres esperan encontrar una rana al buscar las llaves de la casa en el bolsillo del saco.  (1)

 

(1)  Basta un simple salto del charco al bolsillo: una alteración de lo cotidiano rana para sorpresa del buen hombre, que intentará abrir la puerta con la cabeza del pobre animalito.

 

*******

 

¿Por qué Borges y no Moby Dick? ¿Por qué laberintos y no autopsias? ¿Por qué Antonin Artaud en Rodez? ¿Por qué la horca para Nerval? ¿Por qué la oreja cortada de Van Gogh?  (1)

 

(1) ¿Por qué las preguntas que no cesan? –se pregunta.

 

********

 

El mago introduce la mano en el sombrero. Después de buscarlas un rato encuentra las orejas y hala con fuerza. El conejo está de vacaciones e incluye una disculpa por escrito. El mago se queda de una pieza mirando la cara –y los colmillos- de un tigre de Bengala que parece algo molesto por el tirón recibido. El público se debate en una carrera de obstáculos vía puerta de salida que me agarra help apártate hijoputa. El mago soy yo. La mano soy yo. El gesto de sacar soy yo, y el tigre, y la gente que se desbanda, y el teatro que arde.  (1)

 

(1)  Es aquí cuando atrapa a la palabra azar y la encierra entre fosfóricas interrogantes y tradicionales comillas: ¿”AZAR”?  (2)

 

(2)  Si la sorpresa es sumamente perturbadora, puede darse el caso de que el afectado haga uso del paréntesis  (3)

 

(3)  Solo in extremis se asignarán corchetes u otras signaturas a elegir por el paciente.

 

*********

 

Yo nunca sería objeto de titulares de prensa o reporteros a la caza de opiniones y sucesos:

 

“Esposo celoso mata a su conyugue y se suicida bala de magnum 357 en la boca irreconocible el muy pendejo. ADN para confirmar la identidad del sujeto (ni rastro de paladar, dientes, o lengua)"

 

Puede darse el caso de que figure en una triste burla, en una indecente algarabía de los sentidos: “Valeroso hombre maduro sube a un árbol y rescata a diminuto gato en peligro. Dueña agradecida le practica una felación en plena vía pública.”

 

Es probable que pueda acceder a los medios utilizando como puerta algún tipo de vicio, tal vez una inmoralidad que cause horror a la gente de bien, un do de pecho que los obligue a salir del baño:

 

1.-  “Hombre sumamente velludo, tipo mono de circo, se afeita el culo, las cejas, los sobacos, y los genitales, en el área social de un prestigioso club de la City.”

 

2.-  “Poeta se desnuda frente a las cámaras de T.V., para demostrar, in acto, que la masturbación reiterada no provoca alucinaciones.”  (1)

 

(1) Desnudo, se desnuda, ¿regresión al útero materno? ¿Regresión a la regresión? ¿Intuye o vomita? ¿Freud, Jung, Mesmer, full de reyes o qué?

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta