cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Esperando la Comida
Humor |
21.01.21
  • 4
  • 4
  • 999
Sinopsis

Esperando la comida se comenta muchas cosas

Hoy han tardado, como nunca, haciendo la comida. Seguro que están haciendo un plato especial, algo que lleva un proceso largo o a lo mejor algún accidente en la cocina. Sí, porque una vez a ella se le quemó una tortilla de patatas por estar cotilleando con la vecina a través de la ventana. Hablando que si fulanita es sata con todos los hombres, que si el hijo de Nora es gay, que si el marido de Antonia es un borracho, en fin, tonterías. En otra ocasión, le echó bicarbonato a la leche creyendo que era azúcar. Claro, se pone como una boba mirando una novela por la tele, con los ojos en blanco cuando el galán besa a la chica, pues es natural que no sepa donde mete la cuchara. Me río de todas las cosas que le pasan. Sí, porque al abuelo, la abuela, el niño, al joven en fin, todos tienen sus historias. La abuela es la que llega a la cocina y dice: “Esto debe estar riquísimo” y mete el dedo para después decir “¡Estaba caliente, coño!” Y eso que no saben que minutos antes la había visto con el dedo en la nariz. Cualquiera sabe dónde más mete el dedo esa señora. Siempre lleva el dedo disponible como el novio de la chica. ¡Cómo tardan! Tengo hambre y no lo entienden por mucho que se los digo. Veo al abuelo rondando la mesa. Debe estar hambriento como yo. Hay que ver como come ese viejito. Claro, como no tiene dientes, traga como la taza del baño cuando se descarga. No tiene dientes no porque sea abandonado. Es que un día invitaron a unos amigos a un cocido de garbanzo de esos que a mí me encantan y el abuelo fue a servirse, alguien dijo un chiste, se río y la dentadura fue a dar al cocido de garbanzo. Ese día me puse las botas. A todos les dio asco, pero yo no soy melindroso y me puse la barriga como esos globos que llevan gentes en una canasta grande. ¡Apareció la joven! ¡Tiene unas ojeras tremenda! No es para menos. Estuvo toda la noche sin dormir “jugando” con el novio y ahora tiene hambre. ¿Habrá dejado muerto al novio? No lo vi salir. Si se murió pondrán en el Certificado de Defunción, “muerte natural”, porque lo mas natural es que de tanto dale que dale se muera. Sí, porque no piensen que el chico es fuerte y joven, no. Es más delgado que un hilo dental y tan débil como una telaraña. Padece de anemia crónica, enfermo de los pulmones, los riñones y no recuerdo que más. Yo creo que ha sido el único novio porque ella no es nada bonita. Imagínense que en las fiestas de Halloween ella nunca se pone careta y la gente le elogia el disfraz. Van llegando poco a poco. Ha hecho presencia el antipático del niño. Es lo más malcriado que existe en el Mundo. Para mí que es extraterrestre. Es feo como la hermana, habla feo, llora feo, grita feo y cuando está haciendo caca, es más feo todavía, porque el chiquillo padece de estreñimiento. Ahora llega el hombre de la casa acompañado de su inseparable barriga que debe pesar tanto como Dumbo el elefante y también tiene unas orejas como Dumbo. Estoy seguro que no ha intentado, pero si lo intenta sale volando batiendo las orejas. Echa una sonrisita tonta y se sienta en el extremo de la mesa. Parece que el novio se murió o no está invitado. ¡Ahora sí! Llegan las señoras con sendos recipientes de comida. Por el olor debe ser bacalao o algo de pescado. Me separo de la joven para poder oler mejor. Sí, es algo de marisco. ¡Me encanta! Después de unos minutos, todos están sentados a la mesa. Comienzan a comer y beber. Todos hablan y se ríen, no sé de qué, pero se ríen. De pronto la risa se detiene y todos asustados van donde el abuelo. Se le ha trabado una espina de pescado. Uno corre al teléfono, otro le da palmaditas en la espalda, otro con un vaso de agua en la mano y yo aprovecho en subirme a la mesa, cojo con mis dientes una cola de pescado grande y me voy a un rincón a saborear la comida. En definitiva soy un gato al que nadie presta atención. Pcfa
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta