cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Espiral de colores
Amor |
18.03.13
  • 4
  • 3
  • 3748
Sinopsis

Feliz cumpleaños, Gonzalo.

Estaba tumbada en la hierba mirando las estrellas. Solía hacerlo con él cuando empezamos a salir. Yo solía acurrucarme entre su hombro y su pecho y él me tapaba con su chaqueta para que no me quedase fría. Después, simplemente observábamos. No decíamos nada, no hacía falta. La brisa de la noche nos acariciaba y nos mantenía unidos.

Pronto se acabó el verano y tuvimos que dejar de hacerlo. Pero eso no nos separó. Salíamos a cenar, al cine o simplemente veíamos una película en casa. Cuando estábamos juntos el resto del mundo no existía. El pasado o el futuro no importaban. El mundo se congelaba y todo pasaba a cámara lenta.

Quizá fue por eso que todo el tiempo se agolpó de repente en un instante cuando nos separamos. Todo se movía a mi alrededor a toda velocidad mientras yo no era capaz de reaccionar. Tal vez pasaron días u horas mientras yo seguía paralizada en medio de la calle. Después llegó otra ambulancia y me dijeron que sólo habían pasado diez o quince minutos. Me llevaron con ellos, pero no me dijeron si me llevaban con él.

Me metieron en una habitación tan blanca como sus ojos y enseguida me quedé dormida. Fue un sueño muy profundo provocado, sin duda, por algún tipo de calmante. Soñé con él. Pero estaba lejos y no podía alcanzarle. Él me decía “ven conmigo” y yo no podía ir. Entró en una espiral de colores y cada vez se hacía más y más pequeño. Cuando llegó al centro, desperté.

Me explicaron que un borracho al volante le atropelló. Iba a atropellarme a mí, pero él me salvó. “¿Dónde está?”, pregunté. “Quiero verle”. Pero ya no estaba. Había muerto por mí. Desapareció en la espiral de colores.

Y ahora, tumbada en la hierba, miro las estrellas. Pero no tengo dónde acurrucarme ni quién me tape con la chaqueta. Me hago daño en la cabeza y se me eriza la piel por el frío. Y las estrellas forman espirales de colores y mi mirada se pierde en ellas buscándole. Sé que está en alguna de ellas y no me iré hasta hallarle.

 

Noelia. 18 de Marzo de 2013.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Recuerdo haber leido un relato tuyo con una temática parecida. Creo que en aquel la que moría era ella, pero no me hagas mucho caso si no así. Al final termino por preguntarme si te viste implicada en un echo similar o le ocurrió a alguien próximo a ti. Voy a tratar de localizarlo y compararé, luego te comentaré en el blog.
    Yo también, como Venerdi paso mis agonías escribiendo. Por eso valoro tanto los escritos como el tuyo en los que todo, incluso lo terrible, transcurre de una forma tan natural, sin grandilocuencias, simplemente cosas que ocurren y se cuentan. Espero que -tú o tu personaje- no se cuelgue demasiado en la observación de esa espiral. Siempre hay honrar con el recuerdo a los ausentes, eso desde luego. Pero luego hay que levantarse de la hierba y volver con una sonrisa hacia los presentes. Me ha gustado leerte. Un saludo.
    Al principio era todo demasiado entrañable, me alegra (en cierto modo cruel y despiadado) esa salida hacia otro relato. Me encanta cómo se suceden los hechos de esa forma tan rápida que el lector sólo es capaz de entenderlo a posteriori. Tres menciones a la espiral, quizá la intermedia podría omitirse y unirse a la idea de que se lo traga como una imagen onírica de la primera mención. Al final, que se quede allí esperando es totalmente desolador. Vengo de enmendar dobles comentarios a Mayka y descubro que tiene alma de novelista. A ti, si alguna vez te animas, te diría lo mismo. Tienes cierta voz que te permite relatar los hechos de una forma sencilla, ya sabes mi agonía cuando escribo.
  • http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Feliz cumpleaños, Gonzalo.

    Segunda parte. Podéis leerlo completo en http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Con la ayuda y el apoyo de Venerdi.

    Venga, granujillas, comentad...

    Paula.

    Nadie se marcha para siempre.

    480kmdepalabras.blogspot.com

    1. La reina de los whiskys (LuciaC) 2. Un chupito de sobriedad (Venerdi) 3. Confusiones (Noelia) 4.Despertares borrascosos (LuciaC) 5.Me duele el alma (Venerdi) 6. El concierto (Noelia)

    http://480kmdpalabras.blogspot.com

  • 86
  • 4.26
  • 623

Soy una joven segoviana de 22 años de edad apasionada por el mundo de la literatura, a pesar de que mi futuro profesional se desarrollará en un mundo aparentemente opuesto.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta