cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
Esta no es mi habitación.
Terror |
09.12.18
  • 4
  • 1
  • 472
Sinopsis

Diario de un hombre con problemas. Contenido explícito.

 

P.001

Voy a comenzar de nuevo. He perdido la cuenta pero no me importa, no tengo otra cosa que hacer, ahora no. Ya no tengo nada por lo que preocuparme. No tengo nada. No tengo a nadie.

Esta habitación no es acogedora, la primera vez que me topé con ella ni si quiera lo recuerdo. A decir verdad, tampoco es algo que me apetezca pero necesito clarificar esta mierda, y sobre todo hacerme olvidar que estoy completamente solo. Si te joden, sea quien sea, sea donde sea, hazle saber quién eres. No te estoy diciendo que le metas dos puñetazos, simplemente imponte, ¡haz saber a todos que tienes los mismos derechos que ellos, y que no tienen que hacerte creer que son superiores a ti! Si te acabas guardando toda la mierda negativa te acabará pasando factura. Mírame a mí, bueno, y que coño vas a ver si ni siquiera sabes que te estoy contando.

No se por donde empezar, pero está claro que no va a ser por mi nombre, porque esto no es un puto cuento, así que no recurriré a los típicos esquemas clichés, es más, si fuera por mí ni si quiera te lo diría, pero me es necesario para mostrar al mundo todo lo que me está ocurriendo...No sé a quién intento engañar, escribo esto para no acabar mal, necesito desahogarme, soy humano.

No puedo continuar. Lo dejaré por un momento, ¿de acuerdo? Tomaré un pequeño descanso y seguiré.

P.002

He ido a beber agua, teniendo en cuenta que no puedo salir de esta habitación. No estoy encerrado, nadie me impide salir de aquí, bueno, no directamente. Simplemente no puedo, deja de atosigar y espera, todo llega a su tiempo, te lo contaré, te lo prometo. No sé que hora es, quizás sean las ocho de la tarde. Parece que comienza a oscurecer. Cuanto más tiempo paso aquí más pequeño se me hace todo. Me asomé a la ventana. No hay ruido alguno. Me resulta raro que la vecina no este gritando, suele hacerlo todos los putos días a esta misma hora. Me duele la cabeza.

Me bloqueo de nuevo y no sé cómo empezar a relatar todo, me cuesta.

-

Me acaba de dar otro ataque de ansiedad, empiezo a acostumbrarme. Me tiembla el cuerpo, me falta el oxígeno. No estoy muerto todavía.

P.003

Es mi habitación. Me crié aquí. No es pequeña, pero cuando llevas cuatro meses sin salir de aquí parece que se empieza a encoger. No es mi habitación.

 Es obvio que también cago y meo aquí. Al principio era algo insoportable, normal. Ya no hay moscas. Los peores momentos ocurren cuando tengo que bajar a la planta baja y rebuscar entre las provisiones. Cojo todo lo que puedo y lo llevo a mi habitación. Los desechos los tiro por la ventana. Parece que a nadie le importa. Seguro que si fuera a parar a la calle habría venido la poli más de una vez. He matado a mi familia.

Cállate hijo de putaJAEOKO1032DM0X,.DKÑLKDO3

P.004

A los dieciocho dejé los estudios. No me arrepiento. Antes de dejarlo conocí a una chica, sí, ella es el amor de mi vida. No está muerta. Ellos lo van a hacer gilipollas, deja de hacerte ilusiones.

A mi hermano pequeño lo apuñalé cinco veces en el pulmón, el sonido de la sangre coagulada en la garganta... No lo siento. Está enterrado en el mueble del salón, debajo de la tele. Púdrete cabrón.

Bueno, esta chica, Linda, me enamoré, nos enamoramos. Nos fuimos lejos de aquí, era un sitio bonito. Bosque, agua y frío. La casa estaba algo apartada del pueblo, cosa que nunca le ha gustado a ella. Yo trabajaba en la gasolinera, no muy lejos de casa, ella cuidaba ancianos. La muy cerda llegaba con aquel olor a mierda y meados de aquellos putos viejos. No he matado a mi familia.

nocreáisloqueosdiga.

 

P.005

Aquella casa. Yo, bueno, nosotros creíamos que había algo. No había un puto poltergeist. No sabría explicarme. Pero no, con el tiempo llegue, bueno, llegamos a entender que no se trataba de la casa. Era ella, era Linda. Sus padres, yo no los conocía. Nos habíamos ido a vivir y nunca, ni una sola vez había visto a sus padres, ¿os lo podéis creer? Recuerdo que ella siempre intentaba esquivar un encuentro con ellos. Siempre. Al principio pensé que le avergonzaba, llegué a pensar cosas peores. No, sus padres no eran normales. No eran putos extraterrestres, pero... Lo siento, me cuesta continuar. Ellos, sus padres nos invitaron a una cena, una fiesta, y aquella vez Linda no rechazó. Lo primero que me sorprendió fue recibir la invitación mediante una carta. Una puta carta, tío. ¿Quién coño sigue utilizando esa mierda?

Esta no es mi habitación esta no es mi habitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabitaciónestanoesmihabit

P.006

Mi lado de la cama daba a la ventana, y Linda, dormía mirando hacia el espejo. Podía ver el lago, estaba relativamente cerca.

Algunas noches los veía. Los tres levitaban en el agua. Totalmente quietos. Iban trajeados, sus trajes. Ellos miraban, me miraban, nos miraban. Las serpientes, tenían serpientes por todo el cuerpo, y moscas, salían de sus mangas. No tenían ojos, no tenían boca ni manos. El más alto, aquel, aquel gesto. Me señalaba, y entonces sonaba aquel ruido. Pero cuando volvía a mirar, nunca estaban allí. Linda, bueno, nunca le dije nada a ella. Pensaba que eran sueños productos del estrés laboral, decidí ahorrármelo. Así comenzó todo.

 

Nunca supe que los padres de Linda tenían tanto dinero. Dios, menuda casa, era como una puta mansión. Aquella carta... en aquella fiesta no recuerdo cuanta gente acudió, pero la suficiente como para no poder escuchar con claridad a la persona que tenías al lado. Linda, ella se escabulló entre la gente, yo no pude... No conocía aquella casa. Tantas personas, no podía caminar entre toda aquel bullicio, y el ruido, todo ese ruido... Intentaba preguntar. Nadie me miraba, nadie reaccionaba ni me hacía el mínimo caso, como si fuera un puto fantasma. Nunca he podido resistir las multitudes. Comenzó mi enoclofobia. Primero los sudores. Mi visión se nublaba, no podía seguir en pie. Lo que vino a continuación y como llegué hasta donde desperté es algo que nunca podré recordar.

P.007

Todo estaba oscuro. Aquel lugar era inmenso. Aquellos, aquellas piedras rodeaban la sala. La humedad, aquel frío. No había fin. Cuando levanté la cabeza, aquellas piedras se extendían, se extendían hasta no tocar fin, en un cielo completamente inexistente, infinito. No podía ver mucho más. Algo, un pequeño resplandor verdoso, muy tenue iluminaba aquel antiguo lugar. Fue entonces cuando noté que me agarraban, era una mujer, muy mayor, y al otro lado un hombre, su cara me era parecida a la de Linda. Supuse que se trataba de sus padres, buena manera de conocer a unos suegros. Intentaba hablar pero no podía, no podía incluso resistirme a ellos. Me arrastraron hasta llegar a los inicios de unas interminables escaleras. Antiguas, aquellas rocas... parecían milenarias.

Al subir el primer escalón fue cuando cayó el primer relámpago dando comienzo a aquella lluvia. Aquel lugar, aguas negras e infinitas, el arrecife. El cielo no existía y la lluvia, era espesa, como si se tratase de aceite. Los escalones, recuerdo sus inscripciones. En ellas había una historia, mi historia. Era yo. Aquellos escalones se torcían, algunos haciendo ángulos imposibles, no acababan. Al caer el segundo relámpago fue cuando pude ver el fin de la dantesca escalinata junto con lo que me esperaba al final de esta. Allí estaban, eran ellos, los tres estaban esperándome. Como cada noche, levitaban y hacían salir moscas por sus mangas. Las serpientes se movían por sus trajes.

Una vez en el último escalón, me soltaron. Fue en ese momento cuando pude recobrar mis fuerzas y comenzar a caminar. No tenía otra alternativa que seguir hacia delante, hacía ellos. Aquella fuerza me atraía, me hipnotizaba. Una vez junto a ellos, se apartaron dándome paso a aquella puerta. Me era familiar. Ellos, ellos me decían, me... Se metían dentro de mí y debía entrar. Pero no estaba solo.

Y tras cruzar el umbral, desperté en mi habitación.

P.008

Me hablaban. En mi habitación, no, aquello no era mi habitación. Aquello no era mi casa. Bajé al vestíbulo. Mi hermano pequeño. Él, sus manos. Comenzaron las serpientes, luego las moscas. Sus manos, no tenía manos.

Tuve que hacerlo, le apuñalé el pulmón. Mis padres, no, ellos. Sus cabezas estallaron. Sí, mis vecinos, los veo pasear desde mi habitación. No, no son ellos. Oigo a mi vecina. Grita a la misma hora de siempre. Es su truco, no voy a caer. NosonellosNOSONELLOS.Linda, sé que también estas aquí tus putos padres nos han encerrado ¿PPpor qué? En mi cabeza lo veo las serpientes y mis manos cada vez mis manos se pudren oh no y yo no puedo continuar escribiendo no puedo no Ddentro de mi me habla mehabla me estanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacion estanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacionestanoesmihabitacion.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Está bien narrado (aunque hay que revisar algunos errores). Describes a la perfección la locura del personaje, su mente trastornada, su confusión y lo logras gracias a unas frases desesperadas, nerviosas con una narración en primera persona que dejan entrever el estado del protagonista, un recurso que utilizó Poe en 'El corazón delator'. La historia, sin embargo, resulta demasiado confusa, al menos para mí; no logré captar lo sucedido. Un saludo y bienvenido a la página.
  • Diario de un hombre con problemas. Contenido explícito.

    El adolescente sabe que algo anda mal, la negatividad con la que intenta afrontar sus problemas podrían llevarlo a lugares imposibles a través de la música. Pequeña novela surrealista de ficción y terror con ambiente lovecraftiano.

80% dedicado a la música 20% dedicado a las buenas historias: -Stephen King como mayor inspiración. -H.P Lovecraft, Terry Pratchett y JJ Benítez como otra gran fuente de inspiración. -Géneros: Terror cósmico, fantasía, suspense, drama e históricas.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta