cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
¿Estoy muerto?
Varios |
18.05.17
  • 0
  • 0
  • 94
Sinopsis

Si la muerte es así, realmente estarias viviendo un infierno en un lugar donde solamente existe la oscuridad perpetua.

Nunca pensé que llegaría a tales extremos de hablar sólo, pero después del tiempo que llevo aquí aún me falta descubrir si es posible desquiciarme, al principio podía percibir cómo pasaban las horas y a medida que avanzaban se convertían en días y después en semanas, lo de "días" es un forma de llamarlo por que aquí no sale el Sol ni brillan las estrellas. Dónde me encuentro solamente hay una oscuridad perpetua y si he de ser sincero, me da miedo, no le temo a la oscuridad pero el simple hecho de tener que estar en este sitio sin poder salir me aterra demasiado ¿Como llegué aquí? Todo fue extraño desde el principio, me di cuenta que no podía sentir mis manos, ni mis piernas, no era capaz de sentir nada, ni frío ni calor, tampoco podía hablar o gritar cómo intente después desesperadamente para pedir ayuda, solamente podía escucharme a mí mismo en mis pensamientos, significaba que de alguna manera seguía existiendo, pero ya no tenía mi cuerpo. Si se trataba de una pesadilla lo único que quería era despertar, pero no pude, traté de recordar qué había pasado sin mucho éxito, ni siquiera recuerdo quién soy o quién era, mucho menos mi nombre, imaginas por un segundo lo que se siente no saber quién eres, haber olvidado todo por completo si es que alguna vez fuiste alguien. Si pudiera llorar lo haría en éste justo momento, pero el placer de desahogarme en éste sitio también me ha sido arrebatado. Tal vez estoy muerto, morí y de alguna forma lo que quedó de mí llegó hasta aquí. No estoy seguro de creer en Dios o en una vida después de la muerte, pero entre el cielo y el infierno estoy muy seguro de estár en el segundo, no lo soporto más, quiero salir de éste lugar, ni siquiera puedo dormir, me da tristeza pensar que las semanas se han convertido en meses por qué si llevo tanto tiempo aquí tal vez estaré en este sitio olvidado por Dios para siempre, cada determinado tiempo me esfuerzo demasiado por tratar de recordar algo, una pista, un indicio que me haga saber quién soy y qué hice para merecer éste sufrimiento ¿habré muerto de forma natural? O alguien habrá causado mi muerte, quizás por eso estoy aquí, por que todavía no me tocaba morir y sigo en espera de que llegue mi hora, pero eso es desilusionante, por que si aún me faltaban años por vivir significa que los pasaré aquí, en lo que ya parece una eterna soledad, a veces soy más optimista, tal vez sufrí un accidente que me dejó en coma y ahora mismo estoy en la cama de algún hospital de los miles que hay en el mundo y tengo seres queridos que aguardan a que despierte, sueño en que sea así, que se me brinde una segunda oportunidad y poder recordar lo que se siente vivir.

De nuevo, tengo que volver a hablar conmigo mismo, trate de estar en silencio haber que pasaba pero como siempre, sigo dónde estaba cuando dejé de pensar, en lo poco que me queda de perspectiva pasaron algunas horas pero no estoy seguro, tal vez fue un día o dos, a veces paso mucho tiempo callado y no se escucha nada más, solo está el silencio, mi silencio.

Aguarda, algo pasa, veo algo, por fin veo algo, como una grieta en una cueva donde se filtra un poco de luz, después de tanto tiempo algo pasa, no puedo describir la alegría que siento en estos momentos, y va en aumento por que la pequeña grieta se ha hecho más grande hasta convertirse en un resplandor blanco, me deslumbra demasiado y de un segundo a otro por fin puedo sentir, tengo frío, mucho frío y me estremece como lo que parecen ser unas manos me toman con brusquedad y suavidad al mismo tiempo, puedo abrir un poco los ojos y me encuentro con una enfermera, sé que lo es por el particular uniforme azul y cubre bocas blanco que lleva y desde mi perspectiva pareciera tenerme en sus brazos, por fin logro comprender todo, y no estoy molesto por lo que pasé, sólo feliz, por que no estoy muerto, y lo más importante es que ahora puedo desahogarme, por fin puedo hacer algo, filtrar todo ese miedo y desesperación por medio de la forma más natural que conoce el ser humano...

Llorar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Si la muerte es así, realmente estarias viviendo un infierno en un lugar donde solamente existe la oscuridad perpetua.

    Un joven en una ciudad que no es demasiado relevante mencionar se enamora de una chica que conoció una noche en una cafetería a costa de un oscuro secreto que pareciera que todos saben menos él.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta