cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
EXTRAÑO MANUAL PARA COLOCAR UNA FUNDA EN EL SILLÓN
Terror |
26.11.20
  • 4
  • 2
  • 152
Sinopsis

Una extraña guía improvisada, para un extraño desenlace.

El sillón en si por dentro está desgastado. Contamos que lo hemos heredado y tiene tras de si muchas batallas de cojines, mucho frenesí amoroso, peleas, reconciliaciones, muchas películas, palomitas, chuches, vómito de algún bebé o de algún borracho…

Solemos hacerle víctima de cosas tan serias como triviales, pero sobre todo le hacemos partícipe de nuestro tiempo. Siempre solemos estar en él no para perder el tiempo, si no para existir.

Y ahora dejemos lo sucedido en él en el pasado, ya que aunque no es nuestro contando que nos lo encontramos en el hogar, y percibimos que ya ha portado alguna funda, y procedamos.

Podemos comprar una funda ya hecha, pero el sillón no está hecho bajo una medida de fábrica, así que la tenemos que improvisar. Yo usaré la tela de un gran telón de cortina que me tapó el sol durante algún tiempo en mi aislado loft.

Aunque parezca mentira, poner una funda al sillón lleva tiempo, planificación, medidas… Es mejor dejarse llevar por la aventura en este caso, y si hay tela sobrante, replegara para no tener que cortar nada. La tela debe ser opaca, gruesa, resistente. Debe de ser una tela que con los años se le queden marcadas las dobleces y haga su propia forma adaptándose al uso del mueble. Una vez que hemos amoldado la tela a todos los dobleces de nuestro amigo, continuaremos con la fijación.

La gente que es una artista en general, ya que nunca me gustó menospreciar a nadie en este sentido, opta por usar alfileres o imperdibles. El imperdible, es más complejo, y los alfileres, que son agresivos y siempre nos hacen daño cuando trabajamos en materia de telas, a mi modo de ver solo son una solución temporal… Si pones demasiados, siempre se te queda alguno oculto y acabará pinchando a alguien. Si pones pocos no podrás ajustar bien la tela. No puedes manejar con ese miedo tu obra. Si algún invitado se pinchara con un alfiler, delataría que el sillón ha sufrido alteraciones, y nuestro objetivo, por muy duro que sea, es hacer que la gente se olvide de él. Habrá personas avispadas que entren en la casa y cuando vean el sillón por primera vez te digan lo bonito o feo que es, pero lo normal es que la gente lo ignore, y pase un cómodo rato en él, sin preocuparse por más.

En este caso voy a usar imperdibles… Adoro los imperdibles… Son más complejos y aparatosos de usar que los alfileres, pero hacen su cometido de igual modo. Me sorprende saber que la mayoría de la gente no sabe el uso correcto de los imperdibles. Quitando a los expertos, en algún punto concreto con dificultad, suelen doblar como un arco la parte que pincha… Así no podemos hacer las cosas… La parte que pincha y atraviesa la tela como un alfiler siempre debe de permanecer recta, y para insertarla hay que amoldar con dobleces. Es la parte con el capuchón, la del “enganche”, la que hay que manipular. Si presionamos con un dedo el enganche una vez insertada en la tela la punta, prendiendo la tela nueva y la gastada en dos puntos, el pequeño muelle de la parte inferior del imperdible hará el trabajo de tensarlo y podremos manejar el capuchón hasta que haga su trabajo… Y sin haber doblado ninguna de las dos varillas… Qué cosas ¿Eh?…

Puedes poner cuantos imperdibles quieras… Hemos quedado que no hemos alterado su integridad. Hay gente que se queda en este punto, y no progresa. Deja los imperdibles a la vista, ya que no se sueltan ni son peligrosos a no ser que se produzca alguna violentación de la zona. Si están bien puestos, con el paso del tiempo se camuflar en la tela….

Yo quiero hacer algo mejor, porque la gente que es muy observadora suele ver los imperdibles… Y yo quiero que el trabajo no se note.

Y llegados a este punto, vamos a coser encima. Opto por un hilo que pasa desapercibido en el telón. Con mucho esmero hago las puntadas… Tengo tiempo de sobra de momento, así que soy paciente.

Ya veréis que buen resultado da… En mi caso, ni se notan las puñaladas de haber matado a mi marido…

 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • francesc; ese era mi objetivo y mis recuerdos que lo inspiraron... Las fundas antiguas no se quitaban ni queriendo, estaba prohibido XD
    Un relato muy original. Efectivamente la gente apenas se fija en los sillones y sólo se los contempla desde un punto de vista utilitario. Pero si los sillones pudiesen hablar, contarían un sinfin de cosas. El asunto de los imperdibles y la forma de colocarlos, me ha hecho recordar los sillones que habían en mi casa cuando yo era pequeño cuyos sillones tenían unos adornos de ganchillo que estaban clavados donde apoyamos los brazos. Es asombroso cómo una cosa tan simple puede hcernos evocar un ayer.
  • Sin ánimo de marcarme un "María Conchita", el texto pretende aunar varios géneros a la vez.

    De como la obsesión provoca locura, o viceversa.

    Historia basada en lo confuso que puede ser el espacio exterior. La gente que realmente está dispuesta a abrir su mente lo pillará.

    Cuando se mezclan los géneros, aparece algo así.

    El relato pertenece a una de mis novelas. Sin ánimo de ser ególatra... para mí, esto es una historia de amor, y lo demás son tonterías.

    De como el ser humano aún sin quererlo, altera el orden natural.

    Una reflexión sobre los logros de la humanidad y su carácter natural.

    Una extraña guía improvisada, para un extraño desenlace.

    Es sorprendente reparar en aquellas características humanas en aquellos que no lo son.

    No es relevante en un cuento tan corto, que lo destriparía antes de empezar a leer.

  • 10
  • 4.55
  • -

Es irrelevante.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta