cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Fantasías sexuales #FS
Amor |
19.05.19
  • 4
  • 12
  • 220
Sinopsis

¿Quién no tiene una fantasía sexual?

No me refiero a fantasías esporádicas con el vecino del quinto. Ni con ese actor guapísimo que lleva los huesos de adamantium o con el propio Thor, hijo de Odín, con capa roja incluida (y sin nada debajo).

Me refiero a una fantasía favorita, recurrente, sin personalizar, pero con los ingredientes suficientes para llevarte al más allá en el momento oportuno.

Fantasía del tipo streptease en Mentiras Arriesgadas, con un desconocido mirándote desde la oscuridad en una habitación de hotel... O quizá no sea realmente un desconocido.

 

Una pared se ilumina de rojo por la luz de un neón que entra por la ventana de la calle, mientras suena un CD de Sade en el reproductor de música. Bailando al son de Smooth Operator, te vas desnudando poco a poco.

Te quitas la chaqueta y cierras los ojos. Te concentras en tus movimientos para no pensar en el desconocido que te observa desde la penumbra en una esquina de la habitación. Dejas caer tu vestido negro al suelo.

Bailas con todo tu cuerpo, te sumerges en la música y te sientes bien. Llegas a olvidar por qué estás ahí haciendo eso, porque estás disfrutando del baile y empiezas a preguntarte si habrá algo después de tu actuación.

 

Sigues las instrucciones de la prenda que debes pagar; perdiste en un juego y tienes que cumplir el trato. La nota decía: "Desnudo para un desconocido. Hotel de siempre. Habitación 1721".

 

En el tiempo que dura la canción te desprendes lentamente de la ropa interior. Ahora sólo llevas medias negras y los stilettos negros de charol.

Cuando vas a deslizar las medias por tus piernas, te das cuenta de que el desconocido se ha situado detrás tuyo. Sientes sus manos como cogen las tuyas y te detienen. 

Oyes una voz que te dice:

—No te las quites. 

Son entonces sus manos las que recorren tus piernas pero no para quitar prendas sino para acariciarlas a todo lo largo. Hacia abajo. Hacia arriba.

—No te muevas. No me mires. —Continúa la voz.

Te quedas agarrada al pilar del dosel de la cama, muy quieta, mientras las manos siguen recorriendo tu cuerpo haciendo arder las partes por donde pasan...

 

..................

 

¿Te animas a compartir la tuya?

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta