cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Feliz por primera vez aquí
Amor |
09.01.21
  • 5
  • 1
  • 98
Sinopsis

Un chico atrapado en otro país soñando con volver a España por Navidad.

Feliz por primera vez aquí — Azel Highwind

El chico camina bajo el cielo nocturno casi arrastrando los pies, con la cabeza agachada y las manos ocultas en los bolsillos de los pantalones.

Las luces que engalanan las fachadas de esa villa inglesa colorean el suelo empedrado, y las piedras, bañadas en oro, emiten alegres centelleos que se funden en la atmósfera perlada por copos de incipiente blancura.

Ya es la tercera noche que la nieve visita el lugar, cubriendo el verde oscuro de los arbustos, los sinuosos caminitos que se pierden entre el laberinto de casas bajas, los tejados de negra pizarra, los parques taciturnos y adormilados que escuchan ensimismados los villancicos que trae el viento helado…

Por un momento siente un ligero escozor en los ojos, aprieta fuerte los puños dentro de los bolsillos y levanta la mirada al cruzarse con un cartel que reza: “Welcome to Bickerton”.

Su corazón se acelera bajo el pecho repentinamente frenético. Tiembla y hace un esfuerzo por no llorar cuando recuerda la voz de su madre despedirse al colgar el teléfono. Deja escapar el aliento tras una inhalación larga, y la nube de vaho que se forma enfrente traza figuras fantasmales en la fría oscuridad.

Cierra los ojos, ignora las voces de alegría que se escuchan en las estrechas callejuelas, entre vecinos de camino a sus casas para celebrar las fiestas y, como cada noche, se sienta en un banco que está frente los columpios. El frío se apodera de su espalda cuando se apoya en la madera. Un suspiro brota en su boca, el aliento solitario se escapa de sus labios, acompañando palabras de abandono y profunda desesperanza.

El olor tostado de castañas al fuego se cuela entonces en el parque, risas femeninas de complicidad llegan para balancearse en los columpios, y mientras la hija se deleita con los frutos recién tostados, su madre suspira cansada, pero, a la vez, con una tranquilidad que endulza sus facciones juveniles. Sonríe y saluda al chico que tantas veces ha visto solo en ese banco.

Su rostro compungido no responde, y baja la mirada.

—Are you ok?

Yes, yes.

La chica le observa con una ternura que mucha gente sólo conoce de los cuentos de hadas.

—You look sad… can I sit with you?

—Ok.

—You are not from here, you don’t look familiar.

—Yeah.

—Where are you from?

—Spain.

—And what are you doing here?

Las palabras se funden con los débiles villancicos que se escuchan a lo lejos, y el silencio reinante eleva con una gracia solemne el chirrido de los columpios.

Al chico le cuesta responder.

— I came for work, but...

—Hasn't it turned out as you expected? —la pregunta, que podría parecer demasiado indiscreta, calma el corazón agitado del chico.

—No.

—Don’t worry, we have to keep fighting —su mirada corre hacia donde está su hija y se pierde en las oscilaciones casi hipnotizadoras de los columpios.

El chico se atreve a clavar sus ojos en los de ella y, por un momento, una sonrisa inocente borra un poco el pesar.

<> 

A la noche siguiente, entre el titilar ligero de las lucecitas rojas y verdes, que juegan a sucederse cual carrera de relevos, los pasos del chico suenan algo más resueltos, casi avanzando con presteza.

Atraviesa la calle empedrada devolviendo el saludo a un vecino y se para un momento para comprar castañas recién cocidas. Prueba una y su rostro muestra satisfacción.

Reemprende el paso dejando atrás los altos abetos que cercan la casita verde pistacho, rematada con madera de cerezo en los frontones y en los marcos de las ventanas por las que se escapa una luz anaranjada y cálida.

El cartel que da la bienvenida al pueblo, decorado con ribetes de aspecto mágico, pasa por su derecha y es relevado por frutales en lo alto de un margen de piedras cuadradas. Al otro costado nacen pequeños arbustos y pastos duros que rodean un huertecito frente la casita de color caoba, residida por un matrimonio anciano que, de vez en cuando, regala sus verduras y hortalizas a los vecinos.

A medida que sus pasos le llevan al parque en el que tantas noches ha sentido la desesperanza de su soledad, observa con ánimos renovados la belleza de las casitas bajas de esa villa inglesa. Se sienta en el banco y el frío en su espalda ya no le molesta tanto. El tacto áspero de la madera ahora le reconforta un poco, y se pierde resiguiendo cada estría. Frente a él las hojas caen sobre un manto amarillo, y los crujidos de nuevas pisadas dan la bienvenida a las risas de madre e hija, llenando de nuevo el vacío del lugar.

—Glad to see you again.

—Thanks… —duda un rato—, me too.

—You are always alone.

—I have no friends, yet.

—That is so sad —su voz, lejos de transmitir tristeza, parece contenta—, you should come to my place, it’s Christmas.

—Do you really think so?

—Yeah! —la exclamación suena como el tintineo de dos copas brindando y, a su espalda, la hija ríe con las mejillas rojas de emoción.

<> 

El pequeño comedor de la casa se vislumbra cálido en la luz de un fuego de tierra, y el sutil olor de leña quemada y carbón que cae en ascuas perfila y da más presencia, aún si cabe, a los aromas dulzones que llegan con la anfitriona, entre sus manos cubiertas por guantes de cocina.

Deja la cazuela en el centro de la mesa, se sientan los tres entrelazando sus manos en un círculo de bendiciones y se sirven con la delicadeza que produce la timidez de quienes aún no se conocen demasiado.

—I hope you enjoy this meal, it may not be as good as the one your mother makes, but I hope our company here can fill the void of her absence…

—Yeah —sus lágrimas ya no son tan amargas—, I’m happy for the first time here, thanks.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Interesante entrada para un buen relato o interesante historia. Saludos Azel
  • Mientras los parroquianos se quejan de los fuertes gemidos de la chava, él la empotra contra la pared que da a la casa del vecino y la empala con la lanza de Orión.

    Dos amantes mexicanos disfrutando del sexo sin tapujos en alguna playa caribeña... hasta que llegan los gringos.

    Un chico atrapado en otro país soñando con volver a España por Navidad.

    Un pobre desgraciado, un enterrador que nunca descansa, el cementerio de frío mármol y piedra mohosa... y un bosque abominable que acallará unos gritos que desgarrarán el mismo aire.

    Una nave enemiga aparece de la nada, embistiendo a la Nereida. Nuestros protagonistas sólo pueden huir...

    Una chica, ensimismada esperando al tren, conoce a un escritor un tanto peculiar. Deciden sentarse juntos en el convoy y, el escritor, con aire enigmático, le cuenta algo que cambiará su vida para siempre.

    Un chico pasea por un oscuro callejón, divagando en sus pensamientos. De pronto escucha fuertes ruidos que provienen de un bar. Se acerca cauteloso y cruza la puerta de entrada sin saber que su vida está a punto de cambiar para siempre.

    El mito de Sant Jordi reinventado.

    Un niño juega apaciblemente con su XBOX One; su madre, en la cocina; y su padre, cuidando del jardín. En la lejanía del camino ruge un motor. Disparos, gritos. No se imaginan lo que está a punto de suceder...

    Esta es una historia de delirios, de horror, de cristales rotos y monstruos reflejados en sus pedazos. También se puede escuchar en audiobook: http://www.youtube.com/watch?v=yXGtobZVLv8

  • 13
  • 4.55
  • 126

Todos somos islas en medio de infinitos océanos negros. Pero entre esta vasta soledad, siempre es posible encontrar almas gemelas a través de la literatura. Escribo terror lovecraftiano, misterio, erótico con tintes paranormales, fantasía y ciencia ficción.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta