cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Fernandinho estuvo aquí
Amor |
27.06.13
  • 4
  • 32
  • 6112
Sinopsis

Sobre el alargado brazo del criminal.

Hace escasos cinco minutos publiqué un relato en TR; dos minutos después lo he borrado.

Se titulaba “El juez Odilón, azote de criminales”; la sinopsis rezaba: “Un homenaje al bravo juez brasileño Odilón de Oliveira, que sobrellevando increíbles presiones ha metido en la cárcel a más de trescientos narcotraficantes y asesinos, entre ellos al temido Fernandinho Beira Mar, digno sucesor de Pablo Escobar”. Recientemente tuve conocimiento de la existencia del magistrado Odilón, que ejerce como un solitario justiciero en la zona fronteriza de Brasil con Bolivia y Paraguay, coladero de drogas y contrabandos, donde vive protegido las veinticuatro horas del día por una docena de guardaespaldas armados hasta los dientes. Espoleado con sus peripecias escribí de un tirón un relato en el que contaba (pura fantasía, claro) cómo el juez se enfrentó valientemente a Fernandinho Beira y toda su organización, exponiendo su vida para lograr su captura, y cómo luego éste desde la cárcel le envía incansable un sicario tras otro; una historia llena de acción y espíritus generosos.

Hace tres minutos he recibido un correo electrónico que me ha persuadido para que borre el anterior relato, lo que, como dije, he hecho.

El correo dice lo siguiente:

Estimado señor Boy: mi nombre es Fernandinho Beira Mar. ¡Sí, qué sorpresa!, soy Fernandinho, pero no hace falta que lo relea tantas veces, soy Fernandinho, sí. Yo también frecuento la página de TR; en la sala de lectura de la prisión podemos leer TR. Cómo me gustó su “Tumbas de Yucucuy”, entre nosotros: capté el palíndromo a la primera, ¡qué placer! He visto que ahora acaba de publicar un nuevo relato, “El juez Odilón, azote…” Debe borrarlo. Inmediatamente. Seguro que no le importará. No se le escapa que ese caballero tiene una deuda pendiente conmigo ¡Y por todos os diabos que me la pagará! ¿O acaso desea usted hacerse cargo de ella? Dentro de la cárcel tengo amigos que me hacen el favor de enviarle a usted este correo; fuera de la cárcel también tengo amigos. Hágale llegar mis respetos a su esposa, doña María Ángeles, linda senhora. Muito obrigado. Fernandinho Beira Mar, su admirador.

Y ahora estoy pensando si publico o no este texto donde dejo constancia de mi cobardía miserable y reconozco haber cedido al chantaje ¡pero a uno demencial!, estoy confuso, ¿cómo voy a publicarlo, pardiez?, si no hubiese borrado el otro cuento se entendería que publicara este, pero ahora parecería un idiota, los de TR me aborrecerían, ¡no leerían más mis relatos! Esto es de locos (sí, ya, pero el correo…), aunque sé de sobra que el culpable de todo es alguien dentro de mí que me atosiga e insiste en que lo publique; le conozco bien, es capaz de regalar una oreja por una buena historia.

Debo reflexionar. El texto está terminado, solo falta ponerle un título y pulsar en “publicar”.

Llaman a la puerta.

 

® Todos los derechos del autor.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No sé si todo lo que cuentas es real, o si es todo inventado, hasta la existencia del propio juez o del narcotraficante, o si es cierto y el mail una broma de alguien que te has creido o igual tampoco, pero la verdad es que no me importa en absoluto, me encanta como historia y ni siquiera voy a leer los comentarios por no darle más vueltas. Enhorabuena.
    Para Fernandinho Beira Mar: acabo de ver tu valoración. Es extraordinario pero, por un instante, ¡me asusté! Uno va dejando sus criaturas por el camino, y éstas se revuelven y le asaltan tras de cualquier esquina. Saludos.
    Un buen relato que espero que sea pura ficción por tu bien, pero ¿por qué lo has puesto dentro del género de amor?, en cualquier caso feliz año y mira debajo del coche antes de arrancarlo por si acaso.
    Ante todo muchas gracias por tu comentario. Ya está corregido. Tu relato es increíble, aún estoy dudando....
    sin duda es lo mejor que he leido en años. me impresiona la forma que tienes de mezclar la realidad con la ficcion. Saludos.
    Original, sorprendente, acojonante... Enhorabuena (si es que todavía vives) :P
    Sorprendente mezcla de ficción con pseudo-realidad, finalizando la historia con una llamada a la puerta para hacer realidad ese ajuste de cuentas al escritor envalentonado. M e ha gustado, por lo innovador. Y ahora, si te parece, hablamos de mi. Gracias por tu comentario a la cuarta entrega del padrino. Es todo un honor. ¿Vamos por la quinta?
    Tremendo, jejeje. Recurres a mi misma estrategia, confundiendo con lo real y lo imaginado, lo que es, podría ser, nunca fue y quiere ser. Muy creíble y ahí está la gracia. A mí, como a tí, me gusta jugar. De hecho, luego publicaré un relato que ha echo que varios curas católicos me borraran del Facebook, varios amigos me bloquearan...Y es que les haces pensar que es cosa tuya y ya se ha liado. Jeje...Tú sabes cómo dar en el clavo. Eres un genio.
    Me encanta este juego de hacernos pensar si lo tuyo es real o no. También te digo que tenes razón, ya había puesto la copa de la felicidad. Escribo en varios lugares y me confundo, perdón. Cariños.
    Perfecto. Has jugado con nosotros, los lectores de TR a realidad o ficción y yo aún no sé en que plano situarme. Por lo demás, como relato, está muy bien llevado, creando tensión y sin explayarte en explicaciones inútiles, dando la información justa que el lector necesita y debe saber para tenerlo enganchado en la lectura
  • Son animales de otro mundo.

    Hubiera sido preferible matar en seguida al conejito y... Ah, tendría usted que vomitar tan sólo uno, tomarlo con dos dedos y ponérselo en la mano abierta, adherido aún a usted por el acto mismo, por el aura inefable de su proximidad apenas rota. Un mes distancia tanto; un mes es tamaño, largos pelos, saltos, ojos salvajes, diferencia absoluta Andrée, un mes es un conejo, hace de veras a un conejo; pero el minuto inicial, cuando el copo tibio y bullente encubre una presencia inajenable... Como un poema en los primeros minutos, el fruto de una noche de Idumea: tan de uno que uno mismo... y después tan no uno, tan aislado y distante en su llano mundo blanco tamaño carta. CARTA A UNA SEÑORITA EN PARÍS (Bestiario, 1951); Julio Cortázar.

    Es cierto, no me hago caso, pero el relato me salió solo, yo ahora me desconecto hasta la próxima semana y no sabía qué hacer con él (en fin, excusatio non petita...). Después del primero (stavros) y el segundo (zenon), aquí os ofrezco el tercer capítulo de la serie. Un saludo cordial.

    ¡Aquí te traigo el hijo de una noche idumea!/ Desplumada, con su ala que sangra y que negrea/ en los cristales, de oro y aromas abrasados,/ en los tristes aún, ¡ay!, vidrios empañados,/ cayó, sobre la lámpara angélica, la aurora./ Cuando de la reliquia se ha hecho portadora/ para el padre que adversas sonrisas ha ensayado,/ la soledad azul y estéril ha temblado./ ¡Ay, acoge la cuna, con tu hija y la inocencia/ de vuestros pies helados, una horrible nacencia!/ ¿Con tu voz clavicordios y viola imitarás,/ y con marchita mano el seno apretarás/ donde la mujer se ha hecho sibilina blancura/ para labios que de aire azul quieren hartura?/ DON DEL POEMA; Stéphane Mallarmé.

    “Código de error” es una expresión del ámbito de la informática. Aparece en los lenguajes de programación más populares cuando surge un fallo de hardware, software, o una entrada de datos incorrecta del usuario, que pueden dar lugar al colapso del sistema. Habitualmente se manifiesta sobre una pantalla de color azul o negro, en la que tras un texto de cifras y letras se descubre la expresión “CÓDIGO DE ERROR” (o “STOP”), seguido de letras mayúsculas, guiones y números, que son las que se corresponden con el concreto mensaje de error en una aplicación específica; aunque no suelen identificar exactamente el fallo en cada supuesto, sí orientan sobre la parte de la estructura donde debe buscarse para dar con él. Lógicamente, el concepto de código de error es extensible a cualquier sistema de lenguaje que pretenda proporcionar satisfacción al usuario, y que contenga, al menos, un codificador, un emisor, y un receptor. En cada sistema de lenguaje el código de error se expresará, cuando aparezca, no con series de números y letras, sino con los elementos propios de su naturaleza y conforme a sus previsiones. El texto del Requerimiento, que era leído a los indios por las tropas españolas poco antes del inicio de cada enfrentamiento, ha sido transcrito en cursiva en el presente relato, y está tomado de las notas complementarias (concretamente la número 31-111) redactadas por José Miguel Martínez Torrejón a la obra de Fray Bartolomé de las Casas, “Brevísima relación de la destruición de las Indias”, publicada en la edición del año dos mil trece de la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española de la Lengua, junto con la Editorial Galaxia-Gutenberg, SL, y Círculo de Lectores, SA.

    El título es elocuente, así que aprovecho para felicitar el año próximo a ellas y ellos, deseándoos muchos relatos afortunados (y yo que los lea). Saludos.

    Un homenaje de los butroneros neoyorquinos a su artista y su cuadro más celebrados.

    El amor todo lo puede, a su manera.

    Excusas gloriosas para ocultar pecados horribles; y a veces no nos gusta cómo salimos retratados.

    porque humanos hermanos, y aunque Caín le mató, Abel le acompaña en el infierno y abrazados lamentan su suerte; trata de cómo, en un momento de flaqueza hija de la frustración, los hombres trastornan su vida y fugaces asomos de sensatez no bastan para revertir la tragedia que se abalanza sobre ellos; y enseña también que quien comete una injusticia contra otro aflige a su hermano y deja ver la podredumbre de su alma insolidaria, aviesa y fratricida; pero no vacilen y adéntrense, apresten todos sus cinco sentidos y disfruten de esta obrita que les ofrezco para su complacencia, y acomódense porque la función va a comenzar…¡ya!

  • 19
  • 4.59
  • 270

SEMPRONIO. ¿Tú no eres cristiano? CALISTO. ¿Yo? Melibeo soy y a Melibea adoro y en Melibea creo y a Melibea amo.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta