cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Festín en el bosque
Fantasía |
27.04.16
  • 5
  • 2
  • 2253
Sinopsis

Los comerciantes siempre son atraídos por las hogueras.

El joven comerciante Cupoo viajaba con su carro de cuatro caballos de potencia por la carretera vieja de Andurrial.

La carretera estaba ligeramente mal conservada pero apenas había inconvenientes para cruzar con un carro mediano como el suyo y cuando había algún obstáculo era fácilmente sorteable.

Tras cinco días de marcha por el camino vio una hoguera a varios metros del camino y cuando se acercó a ver si podía vender parte de su mercancía observó a dos mujeres semidesnudas que bailaban alrededor de la hoguera.

Cupoo de buen ánimo fue acelerando su paso hasta que estuvo cerca de la hoguera.

Cuando comenzó a hablar las mujeres dejaron de bailar y se acercaron rápidamente.

Cupoo se estaba relamiendo del festín que le prometía el bosque pero se confundió, no era para él.

La rubia abrió la boca y unos enormes colmillos fueron revelados con la luz rojiza que proporcionaba la hoguera.

Cupoo emitió un chillido algo amanerado y tras darse la vuelta comenzó a correr pero no avanzó ni tres metros y la morena estaba esperándolo y cuando trató de frenar ésta se lanzó sobre él y de un mordisco le arrancó un cacho de carne cerca del cuello.

Cupoo intentó seguir huyendo pero fue imposible, la rubia le arrancó un cacho de carne de la espalda de un potente mordisco que arrancó ropa y todo.

Se retorció en el suelo y sacó su cuchillo de entre sus ropas.

Sus esfuerzos fueron en vano y bastante ridículos, cuando intentó dar un corte a la morena, ésta le dio un mordisco en el brazo y tuvo que soltar el cuchillo.

Momentos más tarde era arrastrado por ambas hacia la hoguera, tenían una fuerza descomunal y él no podía soltarse a pesar de forcejear con las pocas fuerzas que le quedaban.

Cuando llegaron a la hoguera fue ensartado en unos palos y le acercaron al fuego para que se asase a fuego lento.

 

Tres semanas después Truanus el comerciante con su pequeño carro de dos caballos de potencia pasó por esa misma zona y al ver el fuego de la hoguera también se acercó a tratar de comerciar.

Vio lo mismo que había visto su compañero de profesión tres semanas antes y reaccionó de la misma forma, acercándose de buen ánimo.

Truanus era un viejo y regordete comerciante, más feo que un camello e igual de peludo, así que no fue tan confiado como Cupoo y cuando vio los dientes de las monstruas que se acercaban supo que era ridículo tratar de huir, así que esperó pacientemente mientras se metía la mano a uno de sus bolsillos.

Cuando la monstrua rubia se acercó soltó un polvillo que contenía un pequeño saco que había sacado de su bolsillo y la rubia se alejó rápidamente gimoteando.

La monstrua morena viendo lo que había pasado se acercó con más cautela, pero cuando estuvo cerca Truanus no esperó y lanzó a la monstrua una bolsa diferente que había sacado de otro bolsillo y la monstrua quedó impregnada de un líquido pegajoso.

Cuando la monstrua quedó estupefacta y paralizada esperando que algo la hiciese sufrir, Truanus aprovechó para acercarse a la hoguera corriendo todo lo que pudo y cuando estuvo allí cogió un leño que estaba a medio encender.

La morena muy enfadada por estar empapada por ese líquido no pensó y atacó con furia.

Entonces Truanus la golpeó con el leño y la morena se prendió rápidamente y empezó a quemarse entre chillidos.

La morena trató de huir hacia un lago que había no muy lejos de allí, pero cuando empezó a huir Truanus la lanzó varios cuchillos que se incrustaron en su espalda dándola muerte.

Truanus fue a buscar a la monstrua rubia que ya estaría paralizada por los polvos que había comprado en la capital y que venían de las lejanas tierras de Viscorta, famoso por sus venenos y otros ungüentos.

Cuando la encontró la ató y la subió al carruaje, sería una buena mercancía para vender en algún pueblo a algún noble ricachón que quisiese una monstrua exótica.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 121
  • 4.47
  • 352

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta