cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Finalmente
Reflexiones |
07.11.18
  • 4
  • 0
  • 78
Sinopsis

Se acabó la lucha. Ahora... comencemos

Finalmente.

No estaba hoy siendo muy diferente a otros días. Tampoco he abierto este archivo con la intención de escribir el texto más impresionante… Es tan sólo comenzar por una sencilla tarea, dejada sin empezar hace ocho días. Aun así, el archivo existía, por lo que tenía que ser importante lo que pensé hacer entonces para no borrarlo… Así sucede con el resto de cosas importantes que por fortuna no borro, ni tiro a la basura a pesar de poder llegar a parecerme la más soberana tontería que jamás nadie con un mínimo de entendimiento hubiese sido capaz de llevar a cabo. Hora de salir del letargo ¡por fin! Que cómo he conseguido pensarlo, escribiré tan solo “pensarlo” porque nada hay en ninguna dirección. Está todo por hacer. Sería mejor no alzar campanas al vuelo. Dos cosas aquí; la primera, trataré de dejar de ser, un poco menos al menos, tan supersticiosamente pájaro de malagüero ante las alegrías que luego quizás se tornan en lo contrario precisamente por eso; la segunda, será un “manos a la obra” de un modo muy diferente al de hasta ahora, más pausado; y si soy incapaz, sencillamente, no será tarea. La razón de este escrito es recordar el inicio de algo que quizás lleve a alguna parte, quizás acabe hoy mismo…quién sabe nada.

 

El sólo pensar en “La Tarea” me dio náuseas. Como siempre. Curioso era que la siguiese considerando “tarea” y no la hubiese desechado ya. El agua hirviendo adormilaba. La náusea se extendió hasta la inconsciencia. La comida llegando a la boca. Cuánto asco, no se veía ya nada. Daba igual. “Ni fuerzas para vomitar”. Rió “eso” asquerosamente. Así me quedé, un rato, dos… y entonces la voz. Tu Voz. Más poderosa y comprensible esta vez.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 2
  • 4.6
  • -

Buscadora incansable fui consciente hace poco de que poseo la virtud y el defecto de volcar el alma en todos y cada uno de mis pasos. Inconformista hasta la enfermedad. Alejada de etiquetas, como la de escritora, de límites. Carencias no elegidas y que en ocasiones me llevan a observar demasiado de cerca los abismos. Amante del "escuchar", observar. Viajera y caminante escribo por la necesidad de inmortalizar los grabados de mi retina, por miedo al olvido, ¡no al de mi propia persona! sino al de todo aquello loable de ser admirado que pueda pasar tan desapercibido que no llegue a ser siquiera percibido.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta