cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Fotografiando A la Muerte
Terror |
06.02.16
  • 4
  • 10
  • 2064
Sinopsis

espero que les guste este relato, cualquier critica o comentario de parte suya sera bien recibido. saludos chic@s ;)

Desde muy pequeña observaba desde la ventana de mi habitación, a mi padre encerrarse en la funeraria del pueblo, allí él era el encargado de recibir y hacerles la autopsia a los muertos que llegaban.

Nunca me dejaba entrar en aquel lugar, me decía que no era un sitio apto para una niña como yo. Al  único funeral  al que pude asistir y eso que fue en casa, fue al de mi madre. Todos lucían sus trajes oscuros y sus lágrimas de falsedad ocultadas atrás de unos lentes oscuros. Fingiendo un dolor que no existía en sus corazones.

La verdad, ninguno de ellos sintió aprecio por mi madre. Recuerdo que la llamaban “la esposa de la muerte” debido al trabajo de mi padre en fin. En mi adolescencia, logre entrar por primera vez a la funeraria sin permiso, por suerte yo conocía el escondite donde papá guardaba las llaves. Aproveche que era de noche y las calles estaban desiertas. Camine hacia la funeraria, luego apresure mis pasos, Abrí la puerta; las bisagras rechinaban por el oxido. Y la oscuridad reposaba en su interior.

Di el primer paso hacia ella, encendí el interruptor. A mi lado izquierdo se encontraba una pequeña oficina.  A mi derecha un corredor, donde había tres salas de velación. Al llegar a la última de estas, gire a la izquierda donde encontré una puerta grande de metal entre abierta.

La empuje con fuerza hasta abrirla por completo. Active el interruptor, una lámpara colgante se enciendio. En una esquina del cuarto había una pila de ataúdes sin usar. Frente a mi tenía una puerta pintada de negro. Algo me decía que allí era donde mi padre preparaba a los difuntos del pueblo. Tomo las cinco llaves del llavero y empiezo a probarlas una por una en la cerradura hasta hallar la correcta.

Al terminar de ensayar las llaves, la puerta se abre al fin, dejando salir un desagradable  frio con aroma a formol.

Al encender la luz, veo  a un muerto cubierto con una sábana blanca sobre una plancha de acero para embalsamiento, también observe un enorme mesón, sobre el habían muchos frascos de vidrio con químicos, maquinas y artefactos de los cuales no tenía ni idea para qué servían.

Me acerque a una repisa de pared, un objeto llamo mi atención. Se trataba de una de esas cámaras  instantáneas. No sabía por qué mi padre la tenía en ese sitio. En ese momento al tener entre mis manos la cámara; tuve el impulso de fotografiar al cadáver.

Le retire la sabana, se trataba de un joven de unos 24 años, de cabello castaño y de piel blanca. Coloque el aparato sobre su abdomen rígido. Busque un tapabocas, el olor a formol me estaba afectando un poco el olfato. Después trepe a la mesa quedando sobre el cadáver. Cojo la máquina de retratar y enfoco el lente a hacia su pálido rostro. Luego disparo el flash.

Veo la fotografía detenidamente y noto que en ella el joven esta sonriendo. Esta cámara debe estar dañada, pensé yo. Le tome otra foto más, de nuevo queda sonriendo. La curiosidad empezaba a invadirme. Dejo a un lado la maquina y las fotos. Y comencé a tocarle su fría y tiesa cara, mientras lo hacía me preguntaba cómo era posible que sonriera si estaba muerto.

al haber vividoesa experiencia, me apasione en fotografiar a la muerte. Las funerarias, y las morgues se convirtieron en mis lugares favoritos para tomar fotos. Tenía la esperanza de encontrar algo diferente o extraño en esa fotografías con cadáveres. Pero ninguna logro mostrarme nada fuera de lo normal.  Pero no perdia la esperanza de hallar algún gesto de alegría o de horror en sus rostros rígidos y fríos atreves de mi lente.

Aun tengo la foto del chico de la funeraria, La cual conservo entre mis pertenencias de la adolescencia. Como una prueba de que la muerte puede sonreírte desde el más allá a través de una simple fotografía.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Recuerdo haber leido alguna vez en un relato de detectives que ciertos venenos pueden ocasionar en la victima que los ingiere una especie de sonrisa hieratica, forzada, como resultado de un espasmo que distorisona los musculos del rostro, me ha parecido curiso recordarlo jaja. Muy buen relato solo le faltan por pulir algunas expresiones como bien mencionan los demas comentarios. ¡Un saludo!
    Muy bueno, me gusta. No creo ser el mas adecuado para dar opiniones sobre escritura. Pero si te puedo aconsejar que te pases a leerme y a criticarme. Un saludo.
    Coincido con otros comentarios. Quizás lo que te falta es revisar el texto más veces, pulir el relato hasta que salga todo el brillo que se le intuye. En cuanto a la temática, me gusta. He publicado muy poquito por aquí, pero me di cuenta de que mis relatos siempre están relacionados con la muerte. ¡Saludos!
    bueno, gracias al resto de chicos por sus criticas y comentarios. como digo yo "8 ojos ven mejor que dos" de nuevo gracias por su sinceridad saludos a todos ;)
    Lo que te han dicho y repetido: el problema de las tildes y el cambio de tiempos verbales. Además de que no entiendo si esa sala es para hacer autopsias como se dice al principio o para preparar a los muertos para el entierro como se dice después. Y otra cosa rara: se dice que es un pueblo y que van llegando muertos todo el día: ¿tanta gente se muere?.
    Sentimos demasiado respeto por la muerte, algo tan natural que empiezan a enseñarnos a temer desde niño, cuando deberia de ser una cosa normal como un ciclo natural en el ser humano
    Estoy de acuerdo con Lucio: al relato le falta desarrollo argumental y una revisión ortográfica y gramatical. Por lo demás, demuestras tener mucha imaginación, unas ideas muy originales y una notable intuición literaria. Por cierto, Yazmin, fui tu rival en el duelo 12. Ya entonces me pareció enfrentarme con un contrincante joven y entusiasta con gran afición a la lectura. Enhorabuena y a seguir escribiendo y puliendo esos pequeños defectos para que tus terroríficas historias luzcan más y mejor.
    Interesante la idea de la sonrisa desde el más allá a través de una fotografía. Quizás al relato le falta más desarrollo del por qué el muerto sonreía. No obstante es entretenido y la secuencia de sucesos guarda orden. En el aspecto formal hay algunas cosas que deberías mejorar. Por ejemplo repeticiones de palabras casi consecutivas (desde... desde, oscuro...oscuro...), los tiempos verbales no concuerdan, cambias constantemente de pasado a presente en la narración, y como han comentado los acentos. Saludos.
    Me ha tenido entretenido de principio a fin. Gran relato.
    Excelente historia, muy bien narrada. Un saludo.
  • Autores: Yazmin Schwery Rivera y Pedro Fernandez Arregui. Espero les guste esta historia.

    Tengo tantos deseos de llevarte al mismo sol...

    Dedicatoria a mi querido amigo Frank Murillo, espero te guste lo escribí con mucho cariño y respeto.

    Autores: Jordi Barrubes y Yo. Espero les guste la historia.

    Reflexionando sobre el amor a través de palabras ajenas.

    Yo y mi fascinación por lo gatos. Este fue mi primer micro de terror seleccionado en un concurso de micro relatos de terror. Espero que les guste...

    ...

    ...

    Espero que se entretenga con la cita romántica de Rosarito. La verdad disfruté escribirla.

Yo puedo resistir todo, menos la tentación.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta