cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Hacer para ser
Reflexiones |
07.02.20
  • 4
  • 3
  • 85
Sinopsis

Yo hago, vos haces, nosotros… ¿Cuántas cosas hacemos para ser?

Desde que me desperté no paro de «hacer». Me pregunto: ¿Cuándo tendré mi tiempo para ser? En un complejo entramado de palabras que buscan lo que todos anhelamos, «el ser y el hacer» se superponen y se desdibujan, como la luz que encuentra el hueco para rayar la oscuridad.

El «ser y estar», permanecer y transcurrir distan del «hacer y el tener», aunque se cruzan en el punto exacto donde se desfiguran. ¿Dónde está el equilibrio en la inercia del ser que tiende a completarse todo el tiempo? ¿Ser la conciencia plena para notarlo pacientemente? O ¿buscar ese incansable «hacer» que derrumbe toda muralla hasta que descanse el ser?

Y si pensará solo por un día en «no hacer»… Tal vez, no despertaría, por ejemplo. O quizá sí, pero cuando yo quisiera y no cuando me lo diga mi alarma programada para hacer. Siguiendo esa lógica, no desayunaría o sí pero donde quisiera y a la hora que tuviese hambre. ¿Qué sentido tendría vivir como un animal en estado de supervivencia? ¿No es acaso parte del ser el hacer? Otro día podría intentar solo hacer sin ser. Entonces sería todo esquematizado como si fuese un robot. Me dispondría sin lugar a los sentimientos y hasta que se me acabe la batería. ¿Qué pasaría si se llegase a ese punto intermedio en donde pueda ser haciendo?

Desde chicos nos preguntan: ¿Qué queremos ser cuando seamos grandes? Nos están diciendo entonces que aún no somos aquello que debemos. Tendremos que crecer y encontrar el camino hacia el ser, sin embargo, ese camino está lleno de acciones que no son más que «pedazos de ser» que vamos ganando. Llega ese día hasta que caes en la cuenta que de verdad «sos» porque te miras al espejo y te reís, y aquello que devuelve el espejo es tu reflejo, sos vos del otro lado del cristal, respondiendo a tu llamada de mirarse y buscar mirar el ser que sos.

Querido lector te propongo que realices la «Prueba del espejo». La misma consiste en mirarse al menos cinco segundos frente al cristal. Será necesario mirarse a los ojos y observar si lo que devuelve el espejo es una sonrisa o si por el contrario lo que se consigue es una mirada esquiva. Los resultados de la prueba, estarán a la vista.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Vaya proposición l de mirarse al espejo. Estoy seguro que muchos esquivarían la mirada, aunque en la calle aparenten que están realizados. Ciertamente el ser, se autoafirma con el hacer. Yeste modo de hacer, dice mucho de nuestro talnte personal. Todo el munco hace algo, pero con su acento propio.
    Soy de las que creo que muchas o la mayor parte de las cosas que hacemos es porque somos como somos. Me plantee muchas veces eso de que "tengo" que hacer como un deber. Pero reconozco que los deberes esos me los autoimpongo porque también soy a traves de lo que hago y de las obligaciones que cumplo. Me miro al espejo, y puede sonar a soberbia, pero me gusta como soy, podria ser mejor..o podria ser otra cosa... pero estoy conforme con lo que hice y como soy. Tal vez..mirando un poquito mas profundamente te diría que por ahí di tiempo precioso a quien no se lo merecía, pero eso también sucedió porque soy como soy. Todo es aprendizaje.
    viste que cuando te preguntan "que sos?" respondes "soy doctor".... es decir contestas con lo que haces...
  • Yo hago, vos haces, nosotros… ¿Cuántas cosas hacemos para ser?

    Confiar o no confiar, esa es la cuestión.

    Rumbos que no siempre son paralelos

    Un empate con sabor a nada.

    ¿Qué ves del otro lado?

    Acerca de renovar

    La noche brinda la calma que este tipo necesita...

    Volver a mi casa, que te fueras de mi vida

    Una pequeña historia que pretende indagar la distancia que hay entre las identidades individuales y las sociales. Sigo buscando donde esta ese límite, si alguien lo encuentra por favor que me escriba.

    ¿Por qué me buscas?

  • 26
  • 4.49
  • 355

Describirme me limitaría

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta