cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
Hermanas
Drama |
20.03.17
  • 5
  • 0
  • 246
Sinopsis

El sentimiento era de continua impotencia, de no poder cuidar y no querer cuidar. Y "Y la terrible sensación de que hiciera lo que hiciera, la más pequeña tendría la posibilidad de tener accidentes...por nuestro descuido"

Hermanas

(cuenta la historia la hermana mayor)


Desde las primeras imágenes que tuve de mi hermana menor, ella hacía
el papel de 'viva' o de pícara y a mí no me quedaba otra alternativa que ser la más "buenita" de las dos.
Mi recuerdo viene desde mucho tiempo atrás, de una casona del Tigre, un lugar de la provincia de Buenos Aires que es donde vivimos de  pequeñas, en nuestra primera infancia.

Mi hermana era regordeta, bonita, de hermosos ojos café claro, algunos pelitos suaves parados,en su cabecita bien formada difíciles de  peinar y brazos y piernas redondeados,claro es la  estampa que recuerdo de una nena de un año y pocos meses.
Tengo su imagen en mi retina, tal vez la unica, en  la que la veo sentada sobre un baúl, algo borrosa su estampa cuando la evoco, ella  estaba contando billetes, pero como era muy pequeña, no sabría contar, de eso me doy cuenta ahora, pero
hacía como si supiera, sí, ella inventaba los nombres de los números.


Como era muy simpática había siempre alguien dispuesto a relacionarse con ella, un amigo de mi padre,  en esa oportunidad , tijera en mano, recortó con la forma de un billete un pedazo de papel de diario y lo interpuso en la pila que ella contaba, pero inmediatamente mi hermana se dio cuenta y descartó el falso  billete y lo tiró al suelo. Por supuesto todos aplaudieron asombrados de que la nena fuera capaz de distinguir entre un papel de diario de un billete o algo así...


En otra oportunidad, mis padres habían partido una granada, que recogíamos de un árbol que teníamos al  fondo de casa. Era una fruta redonda de cáscara dura que fue partida en dos  diciendo que era una parte para cada una. Aún hoy veo en imágenes nítidas las mitades llenas de granos rojos y apetitosos...pero
para mi sorpresa mi hermana que no sabía contar...ni tampoco sabía sobre sumas, divisiones o restas hizo algo que me pareció raro en su momento cuando ella ...dijo
-'esta mitad es para mí, y la acerco muy cerca de su cuerpo' y esta otra mitad también es para mí...'
evidentemente no conocía la generosidad y tampoco las divisiones.

No recuerdo que dijo mi madre en esa ocasión, tampoco me acuerdo de mis sentimientos...pero es como que allí mismo se instauró en algún espacio de una dimensión entre real y fantástica la firme idea de que mi hermana poseía 'la viveza' y conseguía una "admiración malsana" digo yo ahora, de mis padres hacia ella.
Como iba yo a llorar y patalear si supuestamente, escuchaba a cada rato, ésta...refiriéndose a mí, "no es linda", retrucando a los amigos que que sí me veían bonita, pero agregaban inmediatamente, es inteligente como yo (como yo: es igual a uno de los dos padres, dependiera de quien lo dijera. 
Otras veces yo escuchaba -es muy interesante-...Me pregunté por muchísimos años, que significaría eso de 'ser interesante' y porque únicamente mi mamá me vería así? Es que solo tendría de mi, una imagen tan ambigua, ya que solo cabía decir cuando se refería a mi, y es que fuera interesante.


Iban pasando los meses, recuerdo poco de mi hermana, tal vez una escena donde ella me insultaba de una forma muy rara y yo a ella, nos decíamos por ej sos  un tornillo, un tenedor, una piedra, hasta que al fin ella me dijo que yo era una mierda...se terminó el juego y  por supuesto fue una anécdota más que en casa aplaudieron de mi hermana 'la viva'.
Recuerdo algunas imágenes de mí escuchando conversaciones y experiencias vividas sobre actividades de gente  adulta,  que a mí me encantaban.Por eso me decian vieja-pequeña un apodo un poco raro, que me hacia sentir extraña.
También me veo parada al lado de Fanny, la hija mayor  del padrino de mi padre, lavando los cubiertos de bronce con mucho esmero, a los que refregaba uno por uno con un polvillo blanco, que tenía la imagen en el envase de una señora con una escoba y un pañuelo anudado en el frente de la cara supongo, que  identificaba a las señoras hacendosas. Luego revisaba a cada uno, para cerciorarse de que habían quedado.Creo que el polvo para lavar se llamaba "Puloil"
bien, a mí me fascinaba observar su dedicación y cuidado para que los cubiertos brillaran como si fueran nuevos.A mi hermana menor, no le interesaron entonces ni tampoco ahora esos menesteres.

Teníamos un papagayo, que se llamaba Pepe, a ella le fascinó desde el primer momento que mi papá lo trajo del Chaco, una Provincia del norte de Argentina, creo que comía pan remojado en leche en un pequeño pocillo de café. yo solía estar sentada en el piso en el rellano de la puerta comiendo una crema que era yema batida con azúcar y Rhum, hoy me parece muy raro, que a una nena tan pequeña le dieran Rhum, y también recuerdo el mareo que me daba...
Con ella, con Ana compartimos la infancia, la misma habitación, los mismos miedos y una inexplicable solidaridad.
Cuando castigaban a una de las dos la otra lloraba como para que la damnificada no se sintiera tan mal. 
Y otras veces era consecuencia de que mi madre decía...luego de que una de las dos había hecho algo indebido, frases como "uds son iguales" y nos reprimía a las dos por las dudas.

Pero claro tan iguales no éramos, nos vestían igual, nos castigaban por igual, pero yo debía cuidarla a mi hermana, porque era la mayor, cuando íbamos al colegio y escuchar las quejas que la monja ponía sobre ella.
La hermanas mayores llevan la carga tan pesada de portarse como adulto hacerse cargo del mandato de la madre y vigilar a la otra, cuidarla, tenerla en la mira y quieran o no con la consabida culpa si algo le llegara pasar a la más pequeña.


El sentimiento era de continua impotencia, de no poder cuidar y no querer cuidar. Y "Y la terrible sensación de que hiciera lo que hiciera, la más pequeña  tendría  la posibilidad de tener accidentes...por nuestro descuido"(continuará)
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • La zona de la costanera me encanta porque invariablemente sus puentes me hacen acordar al Sena, parece un paisaje Parisino. Mi imaginación, más la suave música que escucho en el auto hace a éste momento sublime.

    y me llevas contigo a la profundidad azul azul de los mares

    El día en que transcurrió mi historia era frío, la llovizna de a ratos mojaba la ropa y la cara pero aun así, preferí el medio de locomoción más interesante para mí en ese momento.

    Quisiera parar el reloj, que el día fuera mucho más largo, que todo quedara paralizado por un rato menos yo y mi computadora...pero no eso no es posible, parece.

    Creo que muchas cosas y situaciones estaban prohibidas, por ejemplo llorar, decir que se tiene miedo, llegar tarde, reírse fuerte, es decir a las carcajadas.Y sobre todo no hablar de las cosas privadas familiares. Hoy quiero y tengo algo para decir...

    La imagen de Dirk, bajando la escalera…con una nena rubia sentada en los hombros, sonriendo a la mañana,escuchando los parloteos de su voz cantarina, sentada en la mesa de la cocina color verde Nilo, la estufa a leña a sus espaldas,..

    El amor en la pareja, un tema que a mí, me atrae, me lleva a investigar, y me gusta escuchar

    Ojos azules robados al cielo prestados del mar...

    El sentimiento era de continua impotencia, de no poder cuidar y no querer cuidar. Y "Y la terrible sensación de que hiciera lo que hiciera, la más pequeña tendría la posibilidad de tener accidentes...por nuestro descuido"

    Le gustaba ser rebelde, le gustaba ir de contramano, no toleraba las reglas de los otros ni las propias, bueno tal vez un poco las propias que la ayudaban a vivir con la gente...con los extraños y los no tanto,

  • 23
  • 4.64
  • 225

Me gusta escribir sobre las relaciones y vínculos humanos.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta