cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Historia de un hombre de broma
Humor |
11.09.07
  • 4
  • 3
  • 1591
Sinopsis

(éste monólogo lo escribí hace ya unos años, para la clase de Expresión Oral. Seguramente leído sea menos "potente", pero, el día que lo interpreté en clase, la gente, y yo mismo, salimos bastante contentos)

Nací a una edad muy temprana. Y desde el mismo momento en que mi madre me escupió al mundo, comencé a interpretar...si, si…hice de asfixiado...como si no respirara, vaya…pero al médico no le debió gustar demasiado, porque me arreó un ostión… por cierto, fue de los pocos guantazos que me llevé en mi infancia, mis padres no solían pegarme, solo lo hicieron una vez: empezaron en Octubre de 1989 y terminaron en Enero del 92, a modo de regalo de reyes.

Cuando estoy en cualquier lado hablando a mucha gente de cualquier cosa, me entran nervios, palpitaciones, taquicardias, sudor frío, mareos… me altero, me desconcierto, me irrito, me perturbo, me acaloro, me impaciento, me encrespo, me sublevo… algo parecido a la sensación que me producía ver cada día a Oliver correr cienes y cienes de kilómetros para poder marcar un gol, si es que no se lo paraba el Benji, que ya me jodería… después de tres capítulos para llegar.

Pese al mencionado sufrimiento que me causa el hablar en público, desde pequeñito me ha atraído la idea de ser actor, cómico más que dramático, aunque si tengo que hacer llorar… ¡denme cinco minutos y un bate de béisbol!. Bromas aparte, no tendría mucho mas que comentarles, pues les estoy diciendo que quiero ser cómico…

Experiencia, experiencia no tengo demasiada… salvo una noche con un pivón… bueno, en fin, mi primer gran papel fue de Abeja Reina, si… con mis mayas, mis antenitas, mis rayas… negras y amarillas… vaya pintas debía de llevar… pero claro, en esos tiempos yo era un chicuelo inconsciente…como ahora… vamos que me daba igual como ir vestido, era un sinvergüenza…como ahora… joder, sigo sin madurar.

Creo que mi fuerte son las imitaciones, de hecho, aún recuerdo cual fue mi primera imitación: la del Juan de Dios, el gitano de cruz y Raya: “aaaaaaaay paaapa vamo a la fragoneta que se empochan los malacatooooones”, sólo que fue una imitación que me acabó rayando porque en cada comunión, boda, celebración o entierro tenía a la típica tía pesada dándome la brasa: “!imítalo, venga!, imítalo que te vea tu tía, ¡imítalo!, ¡imítalo!”… joooooder!!! Más pesaos que los de ING Direct: “Pues es que yo metí los ahorrillos en el banco por que me lo recomendó mi abuela, porque mi abuelo había empezado a picarse viagra y no paraba de robar”, “Yo siempre guardaba mi dinero entre la compresa y las bragas, hasta que decidí que me gustaría pagar un sin fin de intereses para que me lo guardaran, así que lo metí en ING Direct, ING Direct, ING Direct…”, ¡¡pero déjenme ya!! ¡Que yo soy de Caja de Ávila de toda la puta vida!

Luego me dediqué a imitar a los profesores de mi colegio, que era de curas.. si, te curaban después de arrearte. Podrían haber llevado al pie de la letra lo que se decía que era: un centro privado de curas, y nos habríamos ahorrado los sermones.

Después con la universidad, un mundo verbal se abrió ante mí: los acentos. Desde el argentino: “Oye pibe, vayamos a tomarnos unos mates con los boludos de tus viejos”, al brasileño: “yo teno qui desir con moitos nervios por falar aquí delante de vosotros”, pasando por el catalán: “la pela es la pela, el estatut nos da pela, aprobemos el estatut!”, entre otros.

Así que si lo que buscan es una per
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta