cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
HISTORIAS PARA QUITARTE EL SUEÑO
Terror |
05.02.19
  • 4
  • 2
  • 803
Sinopsis

El polvo parecía que no se hubiese pisado jamás, el aire era sofocante.

Laure

 

HISTORIAS PARA QUITARTE EL SUEÑO

 

Tenia dieciséis años, me unía a todos, los jaleos que se organizaban en el pueblo.

Un lugar pequeño, sin apenas, sitios donde poder alternar.

Solo había un barSolo habia una taberna, que ostentaba el titulo de (CAFÉ INTERNACIONAL)

De café nada, una misera taberna , donde se despachaba, vino, cerveza poca, las gentes no estaban acostumbradas, a ella y no les gustaba.

Aquella noche del viernes vino una pareja, que bailaba el tango. Si ese que se dice que como mas le pega mas le gusta.

Lo primero que hizo el hombre aquel, fue cogerla del pelo , y tirarla al suelo. Se le vieron las piernas por la abertura de la falda.

Todos nos quedamos sorprendidos aquello no lo habíamos visto nunca.

Varios hombres del lugar fueron a ayudarla,_ diciendo.

!Che qué haces????

Pero el los aparto, y la cogió a bailar. Nos dimos cuenta que solo interpretaban el tango.

Cuando termino salimos del salón del bar, un tanto impresionados de lo que habíamos visto.

Uno de los amigos, el mas exaltado, propuso, irnos el domingo a ver la cueva de la montaña que presidia el pueblo.

¿Tu sabrás entrar? Se dice que hay un trecho largo que hay que ir a rastras.

Si, yo he entrado varias veces con mi tío, luego dentro hay una galería mas grande y alta que la Iglesia , como dos Iglesias juntas, veréis lo bonita que es. No se puede dejar de verla.

Y si nos equivocamos, y luego no sabemos como salir, nos perdemos por las grietas que dice hay varias.

De eso no hay peligro, ponemos una cuerda atada en la entrada, que vaya hasta dentro, luego al salir, la cuerda nos guiá.

Al final, nos convenció.

No se lo dije a mis padres, no me habrían dejado ir. Les dije que me iba a la casa de una amiga, que tenia cerca de la playa. (De paella)

Eran la siete de la mañana, cuando nos reunimos en la plaza, seriamos un grupo de veinte personas, venían padres y hermanos mayores cambien.

Solo entramos la mitad, los otros no se atrevían a entrar. Poco a poca fueron entrando todos, de veras que era bonita, parecía que toda la montaña estuviera hueca.

Salimos y después de comer en la parte de la cueva descubierta, donde se divisaba una gran vista, allá a lo lejos el mar, nos propuso ir a otra cueva, (La del Aigua).

Esta cerca, solo hay que rodear, la falda de la montaña.

No he oído, que en esa cueva aya entrado nadie.

Pues lo hacemos nosotros, y tal vez, la descubrimos.

Los mayores y los que iban con ellos, dijeron se volvían ya a casa. Pero ya digo los mas insensatos, nos fuimos a ver la otra cueva.

Primero había un camino de tierra, apisonada, bastante ancho,pero de pronto se termino, se tenia que ir por una senda, casi inexistente. Los matorrales , que muchas veces pinchaban, y nos arañaban las piernas, eran insoportables, doto eso, se unía que empezaba anochecer. Tuvimos que saltar muros de piedra bastante altos, y desniveles del terreno.

Solo llevavamos una linterna, que guardábamos para entrar a la cueva.

Fue uno de los mas mayores, quien dijo que teníamos que irnos a casa.

¿Tu sabes volver? Yo me veo perdida en medio de todo esto, no se donde estoy.

El chico nos animo a seguir.

Mira allá arriba esta la cueva, ¿ la veis?. Podremos beber, hay una fuente que esta siempre goteando el agua. Bebemos descansamos, y nos volvemos, a las siete de la tarde, todos en casa.

¿Y como subimos hasta allá? Esta muy alto.

!Venga valientes¡ nos ayudamos unos a otros.

La subida fue penosa. Al llegar a la cueva, bueno cuevecita, aquello era apenas un agujero, en un rincón, había un hueco donde se almacenaba el agua.

Los que venia delante, pusieron los pies, para lavarse las heridas , otros se lavaban la cara sudorosa, y los brazos,

Habéis ensuciado el agua ahora como bebemos ,

Pues de las cantimploras, o es que pensabais beber, de esa agua sin saber si es potable,

Estavamos rendidos, nos sentamos a descansar,

El que nos guiaba empezó a prepararse para entrar. Ato la cuerda en un saliente.

Veréis esta es mucho mayor, y con mas figuras de la humedad, no veis que hay mas agua, no esta seca como la otra.

Primero iba el chico que nos hacia de guiá, dos mas, y entre yo, detrás una chica y su novio.

Al principio, la abertura era bastante grande, se podía ir a rastras,, pero llego un momento que parecía que las rocas se juntaran, y apenas se podía avanzar. El aire era asfixiante. Y había un polvo fino, que parecía que nunca nadie habia removido.

La que iba delante mio, me levantaba el polvo aquel, con los pies. Se lo dije


 

Cuidado que no puedo respirar.

Es que si no me ayudo con los pies no puedo avanzar.

De pronto parecía que la abertura, se hacia mas ancha, a todo aquello, ya llevavamos un tiempo considerable, por aquellas aberturas que tenia la roca.

Me entro un miedo infinito. Me vi morir allí dentro, y que nadie nos iba a encontrar, jamas .

Razone, pensé, en subsistir. Y le dije a la que venia detrás de mi.

Vamos poquito a poco, cogidas a la cuerda , a salir de aquí, díselo a tu novio sin alarmarnos .

Dije a los de adelante, que nosotros nos salíamos, que hiciesen lo mismo,

No que casi ya estamos a la cueva grande, seguir adelante.

Solo dije_No.

Y vi que avanza vamos en sentido contrario.

La oscuridad era absoluta, el miedo infinito, pero también la calma, cogida a aquella cuerda, y avanzando por donde ella estaba, era la única posibilidad de salir de allí.

Al final un pequeño resplandor, me indico que estaba cerca de la vida, el aire era mas limpio.

Cuando por fin salimos, los que habían quedado fuera dijeron que se iban a casa, era ya muy tarde.

Pero hay que esperar a que salgan los otros.

¿Y si no salen?

No podemos dejarles.

Empece a gritarles que salieran cogidos a la cuerda.

Encendamos una antorcha para que vean la luz.

Los del grupo que quedo fuera emprendieron la marcha a casa.

Nosotros tres llorábamos y critavamos a la apertura de aquella roca , no sabíamos si los que estaban dentro nos oían.

Al rato empezaron a salir, el ultimo el chico que nos hacia de guiá.

Tenia la espalda despellejada, el polvo se le había pegado a las heridas, su aspecto era lamentable, pero sonreía.

Lavate un poco .

No que me va a doler mas .

Emprendimos el recreos a casa.

Eran la doce de la noche cuando llegamos.

Mi padre me esperaba en la entrada del pueblo, junto con los demás padres, mi madre en casa rezaba.


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me considero una aficionada, siempre me gusto inventar historias, mi familia decía que yo misma me creía mis cuentos y se reían. Pero ahora que ya estoy casi al final del camino, en ese rincón de mis sueños, logro ser feliz.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta