cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
III Un hijo puta en Nueva York
Reales |
13.08.11
  • 4
  • 6
  • 1936
Sinopsis

Nadie adivinaría mirándola a la cara lo sumamente hija de la gran puta que es.

15 ago 11

Nadie adivinaría mirándola a la cara lo sumamente hija de la gran puta que es.

Trabaja de camarera porque es guapa y porque no sabe hacer nada más. Y como no sabe hacer nada más y es guapa, es camarera. Bien podría haber sido farmacéutica, botánica o enfermera, pero en estos puestos no la dejarían ejercer de mala puta a sus anchas como lo hace de camarera.

Se parece a Cindy Crawford, siempre se lo decía. Ella no tenía ni idea de quién era Cindy Crawford hasta que un día, imagino que cansada de oírmelo decir, la buscó en internet. “Hoy he visto a esa a la que tú dices que me parezco. Es de un pueblo cercano a Naperville, de donde yo soy”, dijo. Es guapa, dijo. Le sacó un pequeño defecto: “parece un poco dura”. No entendí qué quiso decir con eso de ser guapa pero dura. Me pareció una de esas expresiones que usan las mujeres menos guapas cuando se refieren a la belleza superior de otra mujer. Si Cindy Crawford es guapa pero dura se deberían quitar de en medio las guapas pero blandas, y ya no te digo las medio feas pero resistentes.

Nuestra amiga es una campeona olímpica en la práctica del “tiro a la zorra”. Las ve por todas partes. No contenta con identificarlas, además, se encarga de hacer público el hallazgo. Esto es. Si entran en el bar por primera vez dos parejas de novios perfectamente identificadas entre sí, o sea, de la mano cada una de ellas y con las inequívocas carantoñas de pareja, adivina al instante que la chica de una pareja está liada con el chico de la pareja contraria. Simplemente con echarles un vistazo. “Mira, mira aquella cómo se le cae la baba con el novio de la otra”, dice a grito pelao.

Si alguna clienta del bar ha tenido la ocurrencia de ser atractivamente llamativa (en Manhattan no hay más que criaturas llamativas, os lo aseguro) la picadura de la culebra se convierte en un martilleo de insultos, invenciones sobre su higiene personal, blasfemias acerca de la madre de la chica y burlas hacia el novio. ¿Pero cómo has podido pasar por debajo de la puerta con esos cuernos?, va y le suelta.

Ignora a un grupo de jóvenes que ocupan unas mesas en el otro lado del bar porque a simple vista no hay ninguna fémina que destaque especialmente. Ahora bien, si de pronto una de ellas inicia el camino a los aseos, una simple cabellera rubia que se balancee con gracia sobre la espalda basta para encender el demonio que lleva dentro. La codicia le impide seguir con la copa del cliente de la barra, se distrae con las cuentas y no atiende a reclamaciones. Paralizada se queda. La insidia la lleva a buscar entre la clientela alguna cara conocida que le sirva de auditorio y con quien quitarse la urticaria que la rubia melena le acaba de producir. Sin apartar la vista de los aseos, como el gladiador temiendo a la bestia que está por salir, calcula todo el daño que podrá hacer durante la pasarela que la chica realizará de regreso a su mesa. Y, en efecto, descarga sobre cualquiera que la escuche un perverso “Sí, sí, qué lástima que no ha ido tu amiga contigo al WC ¿verdad?”.

A primera hora de la tarde no hay nadie en el bar excepto yo, un cliente solitario de unos cuarenta, dos chicas de treinta y tantos cerca de éste, y Cindy. Una de las chicas se interesa notoriamente por el solitario. Él es un maduro atractivo. Se aproxima con simpatía a las dos mujeres, bromea con ellas, se le nota experiencia en las relaciones y las hace reír. La camarera no está por la labor de facilitar la conquista y se sitúa frente al trío poniéndose justo en frente de ellos a fregar vasos. A cada palabra que la más interesada le lanzaba al solitario, Cindy iba asintiendo con la cabeza. Hasta que los tres deciden sentarse en una mesa.

Sería impensable que un hombre sobreviviera más tres días organizando estos zarzales.

 

Hoy estoy en la barra tomando una cerveza y charlando con el camarero, Juan, un argentino. En la mesa redonda comen los dueños del bar, un matrimonio y su socio. Hablan de lo ocurrido en el día de ayer. Ayer echaron a mi Cindy. Un apretón con el marido de una amiga de la jefa tuvo la culpa. Apretones nunca le faltaron a Cindy, no sólo era hija de puta, también era guapa con ganas. Y caliente.

No volveré nunca más a contemplar cómo se ventilaba los pechos separándose la camiseta para airear sus pezones perfectos. No me lo puedo creer.

La jefa se encuentra precisamente en la mesa redonda de al lado. Se la ve eufórica y explicativa ante los motivos justificados que la llevaron a poner de patitas en la calle a la innombrable. Se siente satisfecha por haber hecho lo correcto. Ellas ya pueden respirar tranquilas, se quitaron de encima la amenaza.

 

Juan y yo nos miramos sin decirnos nada. No hay nada que decir, es el cuento de cada día. El cuento de toda la vida. La jefa se levanta de la mesa. Yo desvío la mirada y la pongo en mi vaso cerveza, pero veo de reojo su silueta caminar hacia los servicios. La jefa pone los ojos en Juan, pisa con fuerza en el suelo para hacerse ver y se lleva el dedo índice a una fosa nasal, luego a la otra. Juan la mira cansinamente.

A mi Cindy Crawford el detalle no le habría pasado por alto.

 

uhpeNY

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • voy a ver más de ti.
    El estilo es bueno, escribes bien y con ritmo. Pero espero más. Bastante más del "relato del mes". Y de tí. Indagaré más a ver qué encuentro. Pinta bien.
    Eres un gran narrador. Me gustan mucho tus historias. Asi como en el primer relato, me asocie a tu fascinación por cierto gesto de la Lolita, ahora, debo contarte que entiendo perfectamente esa inquina descarada de ciertas féminas con sus rivales. Viví con alguien asi..., y cada salida era una ráfaga de veneno contra las guapas, de ser por ella, las hubiera aniquilado a todas de la faz de la tierra, para tener la potestad de Gran Zorra. Yo pensaba que estaba enferma, ahora veo que es un mal bastante común, muy divertido, interesante, pero a veces muy cansado. Un abrazo
    Tus escritos me atrapan de veras.
    Que hijo de puta
    Gran personaje! Ya espero al siguiente hdpeNY...
  • La veo todas las mañanas en el Starbucks de la 3th avenida. Sobre las once. Casi siempre va con una compañera de trabajo, las escucho hablar sobre

    Sam es un pelín pijo y snob para mi gusto pero me agrada quedar con él de tanto en tanto porque es diferente al resto de gente que suelo frecuentar

    Nadie adivinaría mirándola a la cara lo sumamente hija de la gran puta que es.

    01 ago 11 - Un hijoputa en Nueva York. Vivir en Nueva York. Trabajar en Nueva York. http://hijoputaennuevayork.blogspot.com

    08 ago 11 - Un hijoputa en Nueva York. Vivir en Nueva York. Trabajar en Nueva York. http://hijoputaennuevayork.blogspot.com

  • 5
  • 4.67
  • -

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta