cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Imprudencias
Varios |
05.03.06
  • 2
  • 2
  • 1249
Sinopsis

¿Manuel?
Era de noche, tenía prisa por llegar a casa. Me encontré con dos coches, uno estaba adelantando al otro. Hacía un buen rato que no me encontraba con ninguno y eso hizo que me distrajera hasta el punto de no ver a ninguno de los dos. Reaccioné tarde e investí por detrás al coche que estaba adelantando. El otro perdió el control al tratar de evitarnos.

Silencio

¿José?
Yo estaba incorporándome a la autovía después de haber cargado mercancía en mi furgoneta. No respeté el ceda el paso que había al final del carril de aceleración y me llevé por delante un coche que iba por su sitio. El impacto hizo que perdiéramos el control y …

Más silencio

¿Angel?
Era viernes por la tarde, iba con mi novia por la carretera que lleva a a la playa. Ese día bajaban muchos coches, puesto que el tiempo invitaba a pasar la tarde tomando el sol. No tuve paciencia y adelanté en el lugar inadecuado y a la cantidad de coches inadecuada. Creo que a cuatro. La curva llegó antes de rebasar al último; y con la curva apareció otro coche de frente. Varios de los coches que adelanté se vieron implicados.

Comprendo


¿Ricardo?
El cd había terminado, lo había escuchado ya dos veces, así que decidí cambiarlo por otro. Al alargar el brazo para cogerlo perdí el control y me fui al carril contrario. De frente venía otro automóvil.

Bien, por favor seguidme, quiero enseñaros algo.

Los cuatro hombres se incorporaron y siguieron a la mujer que les había hecho comentar sus casos. Entraron en un oscuro pasillo que fue tornándose más claro conforme avanzaban, hasta que todo se volvió tan blanco y luminoso que costaba trabajo distinguir las paredes del suelo o del techo. Al final había una puerta. Cuando la atravesaron los vieron allí. Eran ocho o nueve y todos estaban de pie, mudos, inmóviles, cada uno mirando en una dirección. Al fondo de la habitación, otro grupo mucho más numeroso los observaba. Cuando se percataron de la presencia de los cuatro hombres, todos se giraron hacía ellos, con la mirada encendida.

¿Los conocéis? – preguntó la mujer

Aunque todos los conocían solo alguno se atrevió a contestar de viva voz, los demás asintieron con la cabeza.

¿Sabéis lo que son?

Si, contestó Ricardo. Son muertos, nosotros los trajimos aquí.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta