cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Inesperado reencuentro II
Reales |
16.12.18
  • 0
  • 0
  • 1639
Sinopsis

Cuando llegó a casa su padre estaba hablando por teléfono.

Cuando llegó a casa su padre estaba hablando por teléfono. ¿A quién le diría tan atentamente «sí, entendido, entendido»? ¿Quién se hallaría al otro lado de la línea? Siempre había tenido ganas, desde que era una niña, de acercarse y poder escuchar. Su sueño, por tonto que pareciera, era el de coger el teléfono y descubrir la identidad del interlocutor. Rio. «¡Qué locuras!. ¡Menudas ideas las de aquella niña!» dijo para sus adentros.
-¿Quién es? Preguntó en voz muy baja.
-Luego te digo. Le contestó su padre gesticulando-Sí, sí, sigo aquí, entonces… Vuelve a explicármelo bien por favor. Si tengo que ir yo explícame bien… Perdona, tengo muchas cosas en la cabeza por el trabajo, ya sabes lo que es... Continuó hablando.
Ella se fue a la cocina para beber un vaso de agua. Al fin y al cabo, podía esperar, por el tono y la apariencia de su padre sabía que no se trataba de nada grave: ninguna cocina incendiada ni tampoco ningún problema de salud en la familia. Probablemente su amigo Agustín lo había llamado para preguntarle algo. Una simple charla entre amigos; no había por qué preocuparse.
-Bien, de acuerdo. Ya nos vemos. Un abrazo para los dos.- Escuchó ella estas palabras unos minutos más tarde mientras preparaba algo para comer. No le dio tiempo a su padre, salió disparada hacia el salón para preguntarle con quien había hablado, ya lo sabía él: su interés infantil seguía ahí. Sin embargo, por una vez, él tampoco les dio tiempo, ni a su madre ni a ella, para interrogarlo. -¡Adivinad quién me ha llamado!
-Agustín, como si lo viera. ¡Es el único que te llama, Papá! Agustín. Miento-rio con el fin de hacerlo de rabiar-¡también te llaman del trabajo!
-¡Bah, no digas tonterías, hija!
-¿Entonces quién ha sido? Le preguntó su mujer mientras ojeaba una revista.
-¡Mi hermano Héctor!
-Esta vez nos ha querido felicitar las fiestas con tiempo. ¿Pero por qué no te ha pedido que nos pusiéramos? ¡Qué pena! Me habría encantado hablar con Conchita.
-Veréis. No sé si debo decirlo…-su mujer y su hija lo miraron intrigadas. ¿De qué estaba hablando? Ahora sí que no entendían nada de nada. -No han tenido que saludar ¡porque van a venir! Sí, van a venir a pasar aquí las fiestas con nosotros. Han conseguido cambiar sus vacaciones y han decidido venir.
-Interesante, Papá. Después de muchos años van a venir en Navidad.
-¿Y dónde van a cenar?
-Pues yo les había propuesto que vinieran aquí…
-¿Ellos y tía Edith? ¡Espero que no haya un espectáculo!
-Lili, hija, no te rías. Edith es mi hermana y Héctor y Conchita son familia por parte de tu padre, apenas se conocen entre sí.
-Seguro que esas ideas sobre las cenas familiares te las ha metido en la cabeza el descreído de tu amigo Curro.
-¡Anda, Papá! Yo estaré encantada; simplemente me ha dado la risa, porque ya hemos invitado a tía Edith hace un mes. ¡Toda la familia reunida!
-¿Y qué día llegarán? Se interesó su madre, seguro que con el fin de organizar la casa y comprar los productos que se necesitaran.
-El próximo fin de semana, cariño.
Lili ya no podía pensar en otra cosa más que en la llegada de los tíos. ¡Menuda sorpresa! Al fin y al cabo los planes no se habían transformado tanto. Ellos también eran una buena compañía.
Seguro que sería una velada ideal. Cada uno contaría sus historias y la mejor parte era que tío Héctor y tía Conchita siempre tenían muchas anécdotas para compartir. Y si a ellos se unía Edith, hermana pequeña de su madre, las carcajadas estaban aseguradas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 48
  • 4.4
  • 506

Alguien con sed de escritura. Alguien que siente sed de ayudar.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta