cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
INMORABILIS
Varios |
05.11.18
  • 4
  • 0
  • 62
Sinopsis

Historias de Duque y Martín.

“Aquella noche tenía ahora cierta belleza: le recordó por un momento la sensación de abandonar una ciudad extraña en un oscuro tren de carga.”

 

Norman Mailer

---------------------------------------------------------------------------------------------

 

      ¡Otra vez citando a Mailer!, qué impertinencia ¿no?, que falta de elegance, que poco apego a la estructura clásica de la frase, al giro   galante, al trote ligero de los caballos de paso. ¿Cómo hacer para que este tipo deje de escribir? (Se inclinan sobre las hojas que delimitan un puesto en la barra, sujetas a su lugar por una copa de brandy a manera de pisapapeles;  se inclinan y leen):

 

     Abandonar a esa puta fue lo mejor que pudo sucederme. Lo que más me alegra es no haberme ido sin antes darle unas buenas nalgadas y meterle el dedo gordo hasta el fondo del culo (se masturbó al ritmo de las palmas y del entra y sale) Después la clavé por detrás y por delante, y al final la puse a tragar una buena ración de leche. Esas cosas reconfortan.

 

 

-¡Que asco! –grita Lupe-

 

-Este carajo está mal de la cabeza

 

(Mario estruja el papel, lo retuerce, lo escupe con el odio que se arranca desde los pulmones. Mario se juega la carta del apoyo incondicional a Lupe, a la vez que piensa en lo divino que sería meterle su dedo gordo en el culo.)

 

 

-Y sigue el muy cabrón,  fíjate amor:

 

 

     Claudia era más que una puta: era una ciudad, una ciudad en ruinas invadida por la náusea, el gusano, y el estupro. Ahora no es nada, o sólo es lo que siempre fue: un jamón colgando en el gancho del carnicero.

 

 

-Que imágenes tan cochinas

 

-Imperdonables

 

(Mario pone cara de tonto, habla de florecitas en los balcones, de casitas con el techo rojo, de cualquier cosa que le impida meter la pata y asomar el bulto: no vaya Lupe a darse cuenta de que lo tiene parado)

 

-Habría que cortarle las manos

 

-Aprendería a escribir con los pies

 

-Dale con lo que viene:

 

 

     Irme fue la decisión acertada. En menos de un año he tirado tanto que ni yo me lo creo: altas, bajas, gordas, flacas, duras, blandas, bonitas,  feas (las feas le ponen corazón, y ahí mismito dejan de ser feas) Que buena vaina trajinar sin poner excusas, dejar el semen en cucas, bocas, y culos, sin que te formen un peo y te exijan anillo, casa y casorio.

 

 

-Se terminó…que alivio

 

-Menos mal, casi que vomito

 

-Míralo, ahí viene

 

 

     Duque sale del baño medio cayéndose. La bragueta con el cierre bajo, el pantalón orinado, la borrachera comiéndole los ojos. Recoge sus papeles de la barra. Mira sin mirar el salivazo certero en pleno título. Se encoge de hombros, limpia sus manos y el papel en la pechera de la camisa.  Dobla las hojas en cuatro partes, las reúne con el resto de los papeles que carga y se echa todo al bolsillo trasero del pantalón. Bebe de un trago su brandy y enciende un cigarro.

 

 

-No te da pena escribir esas porquerías

 

(Mario, defensor in situ de la moral infamada)

 

-Silencio

 

-¿Eh?

 

-Cállate, coño

 

-¡Cómo te atreves!

 

(Vaya frase, lo que le falta es sacar el guante y retarme a duelo)

 

-Cállate, please, ¿contento?

                                                                                                                                  

-Una mujer decente jamás se te acercaría

 

 

     Lupe, pobre Lupe, que no sabe las ganas que tiene Mario de que olvide un poquito la decencia y aprenda a echar uno como se debe. (niña, el misionero no es la única posición que existe: separa las nalguitas y te enseño)

 

 

-No busco vírgenes

 

-Caradura

 

-Y no te creo lo de tantas mujeres

 

-Cree lo que quieras

 

-Claudia hizo bien en dejarte

 

-No me dejó, me mandó a matar

 

-Lástima que fallaron

 

-De acuerdo

 

-Siempre se puede remediar

 

-Seguro que si

 

 

      Entra Gitana y todo el mundo calla. Los andares de semejante hembra paran la respiración y agitan muy diversas y fálicas intenciones.

 

 

-Duque, borrachito lindo, ¿nos vamos ya?

 

-Cuando te dé la gana

 

-¿Escribiste algo?

 

-Un poquito

 

-¿Es gracioso?

 

-Comiquísimo

 

-sabrosito, me lo lees en la cama

 

-Te lo leo hasta en la ducha

 

-¿Y me echas jaboncito de olor?

 

-Te echo lo que te parezca

 

-Mi niño torpe y bonito

 

-Si, dale, no te pongas cursi

 

     Duque apoya una mano en la caderota de Gitana, con la otra se va agarrando de las sillas, de las paredes, y de la gente que le sale al paso.  Cruzan la calle y ya no llueve: la noche se pinta de hotel y te doy duro (o tal vez de duérmete cabrón que llevas una de brandy en el cuerpo y será mejor dejarlo para mañana. En fin, a lo que salga, que ya dormir abrazado con una hembrota inmerecida es ganancia)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Un oldman alto, hosco, y feo; hastiado de cigarros, bares, y noches sin término (hembras que llegan y se van, botellas de Whisky, la vieja escuela, el último dinosaurio, y así de pendejadas una detrás de la otra) Me aburre el sexo sin caras ni compromisos (ya tuve suficiente de esas pajas modernistas) Hoy día no me gustan los bares: parecen agujeros para heridos de guerra. Me gustan las personas y los perros (“Esa misteriosa devoción de los perros”, decía Borges) Amo a mi hija y a mi nieta: mis únicas dos rosas, mis últimas palabras. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta