cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
INSTANTÁNEAS - MARÍA (IV)
Amor |
13.11.06
  • 4
  • 15
  • 2884
Sinopsis

                                                                                                Lisboa, 28 de Octubre del 2006


                  La ternura en su abrazo "No me esperes despierta, nena, no sé a que hora vendré" y su beso en la mejilla, ya en el rellano, delataron sus verdaderos sentimientos. Pienso que Carlos es así, su enfado de cinco minutos y luego nada; como decía mi abuela: mucho ruido y pocas nueces. Ayer tarde mientras le rasuraba el cuello y casi sin quererlo, nuestras miradas se cruzaron en el espejo. Sólo un segundo aunque más que suficiente para ablandar sentimientos: le guiñé un ojo a su reflejo, su sonrisa como respuesta con atisbos, supuse, de picardía. Y comenzamos un juego, yo sentada en sus rodillas, entre espumas de afeitar, risitas, mordisquitos en la oreja que despertó mi deseo y mis sentidos a la vez. "Tienes que ducharte o llegarás tarde a la cita" pero lo que no imaginaba, a juzgar por su expresión era que yo me ducharía con él. Y de nuevo el juego, ésta vez de pasiones ígneas poco usuales en mi: bajo la lluvia de la ducha, el camisón pegado a mi cuerpo delineando turgencias, Carlos retraído, pegado a la pared, entrando en mí como nunca lo había sentido: agarrado a mis caderas, el movimiento pélvico rítmico, acompasado, que poco a poco fué desvaneciendo. Pensará que soy un animal, que no puedo reprimir mi deseo aunque la realidad es bien diferente: el lenguaje de los cuerpos no engaña; no sé. Quizás aquello fuera el detonante de la reconciliación. Y esque me resulta imposible, hasta el punto de llegar a dolerme, el echo de discutir con él; la vida dura sólo un instante, instante que no pienso desperdiciar con enfados y caras largas innecesarias. No merece la pena. No.

Ésta mañana el canto de un mirlo en el mirador me despertó antes de tiempo. Dejé descansar a Carlos pues la cena con los del France Press se había alargado más de lo previsto; pasaban las seis y media de la mañana cuando sentí, entre sueños, que llegaba a casa; palpó a oscuras el marco de la puerta, la cama, mis piernas y dejándose caer, más que tumbarse, buceó en los profundos mares de Morfeo. Cuando salí de la ducha, allí estaba él, buscando desesperadamente su Mp3. Me tiré en plancha a la cama, retazos de una niñez no muy lejana, Carlos buscando el cacharrito, diciendo que el día menos pensado sierra la cama por la mitad, yo haciéndole cosquillas, riéndome y retorciéndome entre los pliegues de las sábanas. Ni loca. Hacía tiempo que no lo pasaba tan bién. A juzgar por su risa, intuyo que él tampoco se lo estaba pasando mal del todo. Y al final dí con el dichoso Mp3, tirado bajo la cama, ante la atónita mirada de Carlos "¡Si antes he mirado y no estaba!" pero como le dije: "ay amor, siempre cuatro ojos verán más que dos".

Y en la cotidianidad de la mañana me dispuse a hacer la cama y ordenar todo un poco; Carlos en el mirador regando los rosales. Como un espectador en su buta
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sublime, perfecto o como diría Carlos "perfect". Hay frases en tu relato que son autenticas joyas. Éste carlos es un capullo, pero a las chicas os gusta...será porque es carismático y misterioso?. Mandrágora, me quito el sombrero . No dejes de escribir, maría....
    ...un despligue de sensaciones...de sentimientos de afectos mutuos, me encata la cotidianidad, el instante, el ritmo que recoges y despliegas como si de una colección de fotografias se tratara...
    Es tarde y me siento espesa para hacer crítica constrictiva. Simplemente decir que me ha encantado.
    Con mucho esfuerzo, que lo sepas :) Y dicho lo dicho, te comento tu instantanea -- Olvidos tan tontos como ese, le pueden traer un disgusto a Maria...Seria una pena que malogre su juventud con un embarazo. El tema del alcohol es complicado. Por descgracia lo he conocido de cerca , y no creo que lo deje asi como asi. Carlos necesita darse de narices con el suelo para reaccionar. Maria esta siendo demasiado benévola y complaciente... no sé.
    Me parece que María le está perdonando demasiadas veces. Tanto va el cantaro a la fuente, que al final se rompe. Y para postres, lo de la píldora. Yo que ella me hubiera ido a un centro de salud para asegurarme, aunque me parece que ella si quiere quedarse en cinta, pero, ¿será una buena elección?. Cuanto más se descuidan las cosas, peor solución tienen(por lo del beber).
    Esta historia está cobrando vida propia. Me encantó esta instantánea, una frase sobre todo "desenredamos el nudo de nuestros pasos". Muy bueno, ciertamente muy bueno.
    Llegué tarde de nuevo. Bueno el tema de tener hijos es poco relevante y no debiera ser una complicación si se da debiera ser bienvenido y si Carlos no lo desea creo que hablaría muy mal de él. Fíjate que conozco gente que vive en piezas de 3 x3 y con cuatro hijos y con mucho esfuerzo pueden educarlos así que no entiendo mucho esto del rollo de preocuparse de estos asuntos, la vida es un reloj que nunca se detiene hasta que llega la muerte y quien sabe que cosa después. Saludos.
    La escena de la botella fue lo q más me gustó.
    no te vallas a quedar embarazada maria ,que no es buena idea ,no veo yo a carlos como un buen papá
    Si tal damisela fuera de carne y hueso...¿quién querría más? La felicito; sinceramente nos acercas un mundo real, palpable, en el que podemos ver el Tajo, escuchar la guitarra de un fado u oler los claveles lusos. Siempre quise ir a Lisboa, es una tierra llena de vida. Un saludo.
  • 48
  • 4.27
  • 595

Ummmm, leer, escribir, ir al cine, escuchar música y, sobre todas las cosas, ¡tocar el piano! "Terra mágica, perco-me em tuas ruas com aroma a sal enquanto contemplo morrer a tarde sobre teu rio e mar "

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta