cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Interpretando dibujos Capítulo Cuatro
Varios |
29.12.16
  • 5
  • 0
  • 686
Sinopsis

Cuarto capítulo.

 

Capítulo IV

 

 

 

Al tomar el próximo dibujo que agarré, pude ver a una persona parada al lado de un árbol, solo el dibujo era de una persona y de un árbol.

Allí me quedé pensando lo que habrá querido decir mi prima con un árbol y una persona, sin nubes, ni montañas, ni flores, ni el sol, nada más que un árbol y una persona.

Amplié mi imaginación y pensé.  Mi prima habrá querido decirme que el árbol es igual que esa persona.

 El árbol es un ser vivo que no habla ningún idioma  pero igual se comunica, es igual a una persona coherente  que siempre esta parada en el mismo lugar, las ramas serán las extremidades, no tiene ropa  pero cubre su cuerpo con hermosas hojas que lo adornan, y a veces prefiere mostrar su cuerpo desnudo.

Mi prima  dirá que el árbol no se mete con nadie, al no poder hablar no desperdicia su energía en hablar mal de otros árboles, no se traslada y no habla, por eso no anda por allí hablando mal de los demás.

Se ocupa de su vida y es generoso, algunos dan frutos, otros regalan bellas flores, otros dejan que las aves se reposen sobre ellos, y hasta permiten que construyan sus nidos sobre él, regalan sombra en el ardiente verano y nos purifican el aire.

Si bien es enorme la cantidad  de árboles que conozco, no sabía a qué variedad pertenecía ese árbol, solo era un árbol. Luego me pregunté internamente porque ese árbol no salía de su lugar, la explicación la tuve de inmediato, es porque ellos tienen raíces  que se introducen en la tierra donde viven.

Ellos aman a ese lugar, se nutren de su suelo y  esperan que las nubes depositen agua, y permanecen allí, felices y libres, solo con lo que la naturaleza les ofrece.

Ese hombre debería imitarlo, nutrirse de las raíces como el árbol, amar a el lugar que decidió ocupar, ya que los humanos poseemos la capacidad de podernos trasladar, debemos mirar a los árboles y aprender de ellos, amar la tierra en donde hemos decidido vivir en paz.

Todo lo que pude imaginar  me hacía pensar en que Li  me pedía que ame la tierra donde vivo, que conozca la historia de ese lugar, que cuide  a mi tierra y sobre todo que la ame, elegí una frase que me pareció apropiada.

“Desde la sombra de los árboles en la pura naturaleza  surgirán voces alegres que te animarán a no detener tu marcha. “

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta