cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Inventario fatal
Varios |
07.06.18
  • 4
  • 3
  • 91
Sinopsis

En la etapa final de este viaje, tuve un extraño sueño.

En la etapa final de este viaje, soñé con una extraña serpiente roja.

Te hablaré pronto, no tienes mucho tiempo, me dijo, envolviéndome de forma sutil pero efectiva.

Te gusta ir sin peinar; comer con las manos; el sexo estruendoso; el sudor de tu cuerpo; ese dolorcito enorgullecedor en el esfínter cuando interrumpes, a propósito, la micción; la risa desacompasada de una mujer; el “crack” de la transmisión de tu coche al meter la marcha atrás; el tenue vacío de una habitación recién arreglada; la desajustada piel suave de tus propias manos; el áspero tacto del dinero; gritar cuando ganas, sentenció.

Yo la miraba, intentando comprender algo de lo que había dicho, si estaba errada o no.

Cumplo con mi trabajo, continuó. No te gusta ver enfermos; hablar con tus padres; jugar con niños; el llanto de un bebé; tener jefes; el reggaetón; las fiestas familiares; la jornada de ocho horas; el sueldo básico; pagar más, si puedes pagar menos; ser sincero.

Me sentí débil. Miré a mi alrededor. Allí se encontraban todos los que me conocían, o que alguna vez me habían conocido.

La serpiente me había delatado.

¡¿Eres humano?!, preguntó en voz alta la gran serpiente roja. Y me sujetó con fuerza, como intentando captar mi atención a toda costa. ¿Cómo explicas el que nunca hayas participado en una orgía; en un ritual con sacrificios; un asesinato; un robo; salido en televisión vendiendo a alguien; saltado en paracaídas; contraído una ETS; participado en un concurso de atracones; montado un canal de Youtube; peleado por Facebook o Twitter; ido a un concierto multitudinario; hecho la primera comunión; o, por lo menos, padecido un coma etílico?

Toda la gente me seguía observando. Murmuraban. Yo solo intentaba no vomitar. Sentía que mi  estómago estaba siendo muy comprimido.

¡Ya basta!, gritó la serpiente, acallando a todos.

La sentencia está dada, concluyó, para luego dejarme caer.

Ya en el suelo, dolorido, solo pude atinar a sentir como todos se alejaban, incluida la serpiente roja.

Es demasiado tarde para conocerte a ti mismo, dijo, alejándose.

¡¿Qué puedo hacer?!, pregunté, estirando mis manos para sujetar el halo que despedía el gran reptil.

Luego se giró, cuando pareció estar segura de que su voz se escucharía muy lejana.

Solo te queda donar tu cuerpo a la ciencia.

 

Así lo hice.

 

Se acabó el viaje.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias.
    Muy bueno, realmente. Felicitaciones
    bárbaro y bien escrito
  • Está bien, los voy a complacer. Aunque no conozca a ninguno, el que me llamen «inconsciente» a gritos, molestando la tranquilidad de mi casa, ha sido el empujón necesario para, por fin, darles algo de mi atención.

    Trajeron a Aaron Fortuny hace tres días. Una ONG buscaba un geriátrico de confianza donde pudieran atender al ex boxeador. Basado en hechos reales.

    En la etapa final de este viaje, tuve un extraño sueño.

    Reflexiones de Lord Reginald, y, su amigo, aún por identificar.

    Era el año 2007 cuando quise colaborar en mi propia muerte. La conocí por Internet. Resultó que estaba loca.

    Será un día difícil de olvidar.

    Western: Mendigo es un pistolero contratado para matar a todos en el Saloon del pueblo, donde, entre otras cosas, se juega al póker por grandes sumas de dinero. Sin embargo, atormentado por sus recuerdos, tiene algo en su ser que puede cambiarlo todo.

    El alcalde del pueblo más pobre quiso husmear la vida de sus vecinos. ¿Sería otro de esos días en los que todo le salía bien?

    En 1910, una cárcel española acogió por poco tiempo a un viejo con una vida llena de antecedentes delictivos. Esta vez, sin embargo, el crimen llegó a ser conocido a nivel nacional. Todo ocurrió en Gádor, un pequeño pueblo de Almería. Quizá, esto pudo (o tenía que) suceder durante la estancia de Francisco Leona en prisión. Basado en hechos reales (Crimen de Gádor).

Puedo estar equivocado.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta