cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Jhonny Galix vs la endemoniada vida diaria (13)[18+]
Varios |
08.02.21
  • 3
  • 2
  • 334
Sinopsis

Yacía el joven Galix en una enorme telaraña que no dejaba moverse. Había recorrido los pasillos de aquel túnel con un cuidado que perdió al ver una luz, que resultó ser lo que sin duda era una trampa.  Se sentía avergonzado por haber caído tan tontamente en aquella telaraña, que no tardó en ser revisada por su creador. Descendió en un hilo suspendido del techo de la caverna. Seis patas oscuras que se posaron a su alrededor dejando descansar un cuerpo arácnido del cual la mitad era de mujer. Cuyos pares de brazos sostuvieron a Jhon con firmeza y dejó ver su rostro humano de ojos de iris ámbar, con otro par que eran de insecto. Terminaban estos ojos de su frente en una cornamenta puntiaguda digna de los demonios.

— Hueles tan bien…—.Olfateó su pecho la demonio araña dejando caer su cabellera de color castaño sumamente claro, casi plateado.

— Uhm… ¿Podrías liberarme?—. Preguntó sabiendo la respuesta.

— Es extraño… no he olido nada parecido a ti antes… ¿Qué eres?—. Preguntó curiosa.

—Un, Un humano…

— ¿En Nochemundo? ¿Acaso me ves tan tonta como para creerte? Un humano caminando de lo más tranquilo por este sitio —. Le mostró sus dientes  con filosos colmillos.

— ¡Espera! No miento, soy un humano… pero sucedió algo con mi alma

— ¿Sucedió el qué con tu alma?—. La demonio estaba cada vez más interesada.

— ¡Bésense ya! —. Pidió Zarex con lentes tridimensionales y palomitas.

— Ella sucedió…—.Señaló con la mirada Jhon enfadado.

— ¡Es mi presa ahora!—. El ente de color verde claro se rió de ella cuya piel era de un tono pálido en su cuerpo femenino y negro en sus partes arácnidas.

— No es como que pudieras quitármelo, con esas horribles partes de araña y esos senos de vaca…—.Ella cubrió su pecho con sus brazos.

— Yo, yo no me refería a eso…—. Jhon gruñó, realmente Zarex no tenía remedio. Entonces una idea le vino a la cabeza.

— Hagamos un trato…— Propuso a la demonio que se giró a verle:—Si me liberas y me llevas a mi mundo, te daré parte de mi esencia de alma…

La demonio araña le miró con recelo.

— Pero puedo devorarte por completo…—. El joven Galix tragó saliva, pero no cedió.

— Aquel esperpento de allí no lo permitiría… su alma y la mía están pegadas, por lo que si intentas devorarme ella te atacará…—. Zarex le lanzó palomitas.

— Déjala, le desfigurare la cara a esa seis ojos—. Los ojos arácnidos miraron al ente verdusco. Con ello una de las manos de Jhon se liberó.

— Acepto…—. Se dieron un apretón mano que provoco una llama de fuego púrpura, que marcó un sello en las palmas de ambos. Entonces ella se agazapó sobre él.

— Ah… ¿Sera doloroso?

La demonio araña negó a lo que Zarex rió he hizo que sorbía una bebida.  No sabía en lo que se había metido.

Se apretó contra la telaraña mientras que esta se acercó poniendo su gran pecho en el suyo. Sus senos suaves trasmitieron el calor por encima del suéter y su rostro humano con cornamentas se plantó cerca del suyo. Sus seis ojos y los suyos se centraron el uno del otro. Jhon no tenía idea de lo que pasaba, hasta que ella abrió su boca dejando ver una gruesa y larga lengua humedecida. Su saliva espesa hizo que su miembro se pusiera duro. Abrió la boca guiado por el calor y dejó que la extraña lengua entrase.

*uhm* Gimoteó ella. Haciendo que su cuerpo se tensara y liberase sus brazos.

Siguió explorando su garganta mientras que instintivamente su mano fue hacia a su pecho lo que provocó una contracción en ella.

Zarex sacó unos binoculares.

*uhm* siguió el beso de lengua que provocó un pesado respirar de ambos y que Jhon, empezará a usar la propia en la boca de la demonio, tentando por la calidez y el sabor de la saliva nada desagradable de la mujer araña.

La calidez de su boca y el calor de su respirar lo llevaron conscientemente a tomarle el otro seno. A acariciarlo con suavidad y apretarles para provocar ese temblorcillo que aceleraba el ritmo de su corazón, al tiempo que ella ponía más entusiasmo en hurgar en su boca.

*Uhm* *Mhmm* los gimoteos empezaban a hacer eco en aquella caverna.

Inició con la lengua el envolver con la suya y Jhon empezó con ello a chuparle la de ella. Tratando de tener más de esa dulce saliva que hacía que su cabeza comenzaba a darle vueltas.

*smurff* Chupaba la saliva y ella hacía lo propio entregándosela mientras el masajeaba su pecho sin pezones, que se hacía más suave y caliente. Cambiaron los papeles y empezó a buscar por la de Jhon, quién se la dejó a su merced nuevamente.

Un par de sus manos se fueron por dentro del suéter de Jhon y empezaron a acariciarle el pecho. Las otras empezó a buscar un calor que se originaba en la entrepierna de éste y hacia que la parte entre su mitad femenina y mitad araña se le abriese una especie de mandíbula de araña, que escondía un agujero carnoso. Allí se condensaban jugos pegajosos. Fluyeron estos en hilos trasparentes hacia sus pantalones, donde su bulto era visible. Allí era el objetivo del par de manos libres, intentaban descifrar como sacar aquello que le llamaba, que le gritaba para que le liberase, para que pudiese meterse en aquel orificio palpitante, caliente y completamente húmedo.

El golpe de energía verde le tomó por desprevenida y la lanzó por los aires hasta otra de sus telarañas.  Jhon abrió los ojos para ver flotando en el aire a Zarex con sus alas negras extendidas y sus marcas de rosas con espinas en un brillo dorado en los bordes.  Ella destilaba un aura de enfado.

— ¿Te diviertes?—.Descendió a lo que la planta de su pie piso con ahínco su miembro por encima de su pantalón, provocándole un extraño dolor con placer. La figura femenina de Zarex de piernas tonificadas sobresaltaba aunque su pecho no fuera sobresaliente. Le daba ese tono atractivo que no solía tener.

— Ah…—. Estaba sin palabras y algo confundido. Ella le levantó por el cuello del suéter y le abrazó.

— Si es lo que quieres, te lo daré… —Como si se tratase de un cohete, salieron disparados de aquella cueva atravesando todo como dos fantasmas, hasta llegar al mismísimo cielo en donde Zarex le dejó caer. Jhon se precipitó ante la mirada sin ojos del ente hacia la tierra. Se hizo más pequeña, mientras él se dirigía al suelo en caída libre.

Poco a poco sentía como su cuerpo se estrellaría contra la hierba, en cuanto a la hierba arañó su rostro, sintió como la mano del ente le sostuvo desde la parte de atrás del suéter a centímetros del suelo.

Nuevamente le dejó caer en un golpe más suave, pero no menos doloroso.

— Infiel…—. Susurró con desprecio, pero Jhon se había desmayado nuevamente.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 29
  • 4.27
  • 614

De ahora en adelante puntuaré solo una estrella… Esperando que sea reciproco. No porque pretenda trolear o algo, es porque pretendo destruir las reglas de etiqueta. Leer (Una estrella a quien lea) para mas...

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta