cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Jhonny Galix vs la endemoniada vida diaria (24)[18+]
Varios |
13.02.21
  • 5
  • 2
  • 324
Sinopsis

Jhon  jugaba con el regalo de su hermano mientras comía los restos de su emparedado sentando en la parte de carga de la camioneta de Louis. Éste surtía su local de tatuajes luego de haber desayunado. Era el primer trabajo que realizaría su hermano para encargarse de la tarea asignada por observadores. Jhonny sacó de su chaqueta negra un papel negro con franjas doradas que en si no tenía nada escrito, pero al mirarlo con suficiente concentración se podía escuchar y ver el mensaje. La misión era la de captura o posible exterminación de un demonio. Aquello aceleraba el corazón del joven Galix. Louis se rió de la forma aterradora que siempre lo hacía.

―No te pongas nervioso, no parece que resulté problemático―. Sacó un maletín plateado y se lo dio al Jhon. Zarex tomó la nota oscura y la examinó.

―Uhm… Uy, éstos son divertidos, seducen a sus víctimas y disuelven sus interiores con un veneno para comerse el interior, concluyendo con sus almas como postres―.Louis Galix asintió.

―Sabes mucho de eso Zariel…―. Ella apretó la nota.

―Lou, querido, no, no me llames así… ―. De nuevo el gran hermano se carcajeó.

―Movámonos, entraremos en razón con aquel demonio, aún no ha quebrantado el designio abismal ―. Cerró la puerta y comenzaron a recorrer la ciudad.

Louis se mantenía enfrente del muchacho de ojos azules y Zarex volaba por encima entre los grandes edificios. Buscaba con el rostro aunque no tuviera ojos.

―Parece gustarle…―. El pelirrojo le miró por entre sus gafas.

―Todo lo que sea semejante un juego―. Respondió con pesar.

―Eso en el futuro puede ser de ayuda, los demonios son entusiastas con sus deseos, cual Zargot lo es con eso de destripar―. Aquello era un ejemplo escabroso.

―A Zarex sólo le interesa jugar, sobre todo esa clase de juegos pervertidos…

―Una demonio adolescente, mira que ya son ellos sexuales por naturaleza ―. Louis ahogó una risilla.

― ¿Se le pasara? Ni Zargot, ni Bloodlust veo que lo sean…―.Jhon se estremeció al filoso mirar por entre los anteojos de su hermano mayor. Lo decía todo.

*ahm* Bajo su mirada, había de haber excepciones como los de su madre adoptiva.

―Tampoco preguntes por esos de Madre…―.Se acomodó los lentes de aviador. Estaba desanimado a preguntar ya en aquel momento cualquier cosa. Siquiera el por qué estaban ahora frente a la salida de emergencia de un hotel sin moverse. Miró el alto edificio y pudo notar el escalofrió, la emanación del aura demoniaca.

― Welcom jotel californiaaaaa, suchi love freis, suchi love fris―.Recitó Zarex descendiendo. Louis señaló.

―Es demasiado tardem ya ha conseguido una víctima, maldito imbécil… Bueno, encuéntralo y mátalo, te cubriré si se sale de control―.Le tomó el maletín de las manos. Lo abrió y rápidamente cargó una escopeta recortada negra con símbolos dorados en sus dos cañones.

―¡A la cabeza!―. Se apuntó Zarex mientras el pelirrojo hermano ponía en las adolescentes manos de Jhon aquella arma.

―Ehm…―El menor de los Galix abrió los ojos aterrado.

―Tómala con ambas manos fuertemente, apuntas y disparas―.Explicó como si de algo sencillo se tratase.

―Louis…pe-pe-pero…

―¡A prisa Jhonny! Si tardamos demasiado quien sea que fue capturado morirá…―.Pateó la puerta de salida de emergencia destrozándole. Le empujó sin compasión adentrándole a las escaleras. Miró como la puerta se reponía volviendo a su lugar como si nada.

―¡Vaya! <El ojo retorno> del monumental…―. Señaló Zarex empezando a subir las escaleras.

―Eh…―. Jhon se miró armado.

―A prisa Jhommy está en el quinto piso, quizás…―. Éste asintió y le siguió.

― ¿Por qué no vamos volamos?―.Sugirió.

―Nos detectaría con facilidad, incluso no debería estar mostrándome…―.Dijo desvaneciéndose.

―Za-Zarex…

―Tranquilo, tranquilo, estoy aquí en tu sombra, sigamos…―. Jhon afirmó y siguió recorriendo las escaleras hasta llegar al piso indicado por el ente, pero la esencia estaba aún más a lo alto.

―No, aún más arriba―. Se dijo y subió más pisos hasta llegar al once en donde la sensación era inequívoca. Estaba muy cerca de un demonio, su primer demonio a cazar.

Inclinó el cuello mirando hacia el techo y tomó una bocana de aire, los nervios le hacía temblar.

―A prisa Jhommychu―. Apretó la escopeta recortada y entró en el pasillo lleno de habitaciones, pero sólo una de aquellas puertas emitía esa tenebrosa aura. Recorrió con apuro el pasillo hasta llegar. Frente a la entrada, Zarex le detuvo sujetándole del hombro.

―¿Qué?―. Susurró espantado. Sin esperarlo Zarex golpeó la puerta destrozándola en miles de pedazos en una repulsión de energía verde.

― ¡A la cabeza Jhon! ―. Apuntó tan rápido como pudo a la silueta humana que rápidamente se trasformó en una bestial criatura roja con cornamentas y fuego como su pelo. Se precipitó hacia él, a lo que disparó lo más a prisa que pudo y los cañones resplandecieron al fogonazo de la acción. El arma le empujó hacia atrás, mientras que la metralla llevó a la puerta de cristal del balcón al ente. Se astilló debido al golpe.

*ack* el impulso magulló la manos de Jhonny, le dolía.

― ¡De nuevo!―. El pecho agujereado del ente humeaba, pero no tardó en reponerse y fijar su mirada rojo brillante a sobre él, quien dudó en disparar. Sin tiempo para apuntar de nuevo el demonio se logró levantar para una nueva arremetida.  Se preparó para una carrerilla que nunca sucedió; puesto que su cabeza estalló en pedazos bajo una explosión rojiza de energía y cristales rotos. Estalló como un globo de agua regándose por el techo.

Sin cabeza el cuerpo se desplomó con Jhon mirando y apuntándole ahora ya demasiado tarde. Observó el cristal reponerse luego de caer en pedazos, dejando únicamente la fractura inicial.

―Jhoncy…―. Llamó la ente acercándose a la cama. Bajó el arma y se acercó a mirar para descubrir porque el actuar tan urgente de Zarex. Dejó caer el aquella escopeta recortada.

―La señorita Larsen…―.La profesora de geografía yacía desmayada frente a sus ojos en ropa interior de encaje y liguero.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 29
  • 4.27
  • 614

De ahora en adelante puntuaré solo una estrella… Esperando que sea reciproco. No porque pretenda trolear o algo, es porque pretendo destruir las reglas de etiqueta. Leer (Una estrella a quien lea) para mas...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta