cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Jhonny Galix vs la endemoniada vida diaria (25)[18+]
Varios |
14.02.21
  • 3
  • 2
  • 326
Sinopsis

Jhon miró sorprendido la escena, el cuerpo semidesnudo de espectaculares proporciones que reposaba en la cama. Destacaba sus grandes senos y sus curvas. Era ella robusta, pero no le sobraba de nada en aquel cuerpo adulto. Su ropa interior de encaje destacaba todo aquello en un bordado ceñido a su cuerpo.

El ente revisó sus signos vitales y dejando caer la mano de la profesora concluyó:

— Es demasiado tarde…—. Jhonny se estremeció.

— ¿E-Está muerta?

—No aún, pero el veneno del incubo se esparce rápidamente por su cuerpo, en menos de una hora estará muerta—. El ente cruzó los brazos.

—¿No hay nada que podamos hacer? Un… ¿Un antídoto?—.Ella movió en negativa a la vez que sus colitas atadas por aquellos elásticos morados.

—La ventaja es que ya no tendrás que hacer más tarea de geografía—.Jhon dedicó una mirada incisiva al ente. Sentía que era su responsabilidad, no había actuado lo suficientemente rápido y ahora estaba ante las consecuencias.

—No…—.Zarex le tapó la boca y rió.

—Puede que tenga una solución—. Se desvaneció al tiempo que Jhon empezaba a tener un mal presentimiento, que fue confirmado cuando la profesora se levantó de golpe. Respiró como si estuviera ahogándose y entonces se revisó.

—¡Wow!¡Vaya tetas!—.Dijo con la voz del demonio de la lujuria acariciándoselas. Comenzó a zarandearlas divertida entre risas. *jejeje*

—¿Z-Zarex? —. Jhon le miró atónito.

—La misma que no calza ni viste…Ahora, Jhommy Jhommy *ugh*—. Se sostuvo el gran pecho con dolor.

—¿Qué sucede?

—El veneno avanza rápidamente, por lo que al buen paso darle prisa—.Su mano fue directo a sus pantalones haciendo que retrocediera.

—¡¿Q-Qué haces?!—.La poseída profesora Larsen gruñó.

— ¿No quieres salvarle? —Se inclinó mostrando el canal que hacia sus grandes pechos y ordenó: —bájate los pantalones… sus órganos se empiezan a derretir…

*¡ack!*—¿Qué…?—. Con agresividad le empujó llevándole al suelo alfombrado de aquella habitación, allí se colocó sobre sus piernas inmovilizándole con sus senos sobre sus muslos. El rostro deseoso de la profesora con sus lentes y cabello lacios castaños le robó el aliento. Se apresuró la demonio relamiéndose los labios. Manipulando el cuerpo para abrir el cierre de su pantalón.

—Si no le damos vidilla al asunto morirá, así que quédate quieto. Confía en mí—. Sonrió con labios rojos.

—¡¿Con-conf-confi...ar?!—. No podían gesticular bien las palabras. No comprendía lo que sucedía hasta que su cinturón fue desabrochado y su pantalón abierto para dejar salir su miembro; apartando su ropa interior con las manos de la poseída Debbie Larsen, su profesora de geografía. Los ojos de Jhon se sobresaltaron.

—Quieto…—.Apretó su gran miembro dejándole estático. Le miró flojo con aquellos ojos marrones oscuros y se lo llevó a la boca. Sintió con ello aquel calor descender por su asta al tiempo que la lengua de Debbie jugueteaba con su punta poniéndole duro. Un choque eléctrico le revitalizó.

*slurp* Con una habilidad tortuosa empezó a chupar la punta de su glande. Para continuar comiéndosela por entero.

—Za…—. Su mente estaba en blanco mientras subía y bajaban sus labios carmesí por su falo.

*mhmm* *gh* chupó con fuerza haciendo que su miembro se pusiera grande y duro al punto que sólo podía meterse a la boca la mitad de éste. El aliento caliente y la saliva se vertían sobre la piel de su sexo.

Jhon aunque agitado e incómodo, le prevalecía la excitación del oral de la profesora.

—¡¿…?!—. Quería formular preguntas, pero el éxtasis de aquella chupada y los sonidos libidinosos *slurp**slurp* provocado por sus labios bloqueaba su pensamiento. Lo suprimían de meditar en más que el goce de la secreción y el calor esparciéndose en su pene. Se detuvo dejando a Jhon un deseo casi ajeno de querer continuar. Le ayudó a levantarse en una mirada de picardía que nunca había visto en Debbie.

Con él en una expresión estupefacta le dio la espalda y se inclinó con las manos apoyadas en el colchón de la cama enseñándole el hermoso culo de la profesora.

—Sabes que hacer… Y no te pares, riégalo todo dentro…—.El catatónico Jhon  no se movió.

—Yo…—. Se escapó de sus labios como un suspiro.

—Jhon… *ack* no es tiempo de jugar al tonto… agarra tu cosa y la metes aquí—. Le dijo respirando con dificultad mientras apoyaba su gran pecho a la cama. Con las manos libres apartó el cachetero de encaje negro mostrándole el sexo de la profesora. El joven Galix no comprendía nada, pero sus ojos estaban clavados en aquel lugar que brillaba en humedad y que le llamaba. Aquel sexo afeitado y sus pequeños pliegues internos, fueron mostrados junto con el agujerito por los dedos de la profesora. Era una invitación que le acercó sin saber cómo había llegado a ello.

—Eh…

—Métemela Jhon…—. Pidió en una respiración pesada subiendo las rodillas para abrir más la entrada al resistente Jhonny, que intentó ponerla resbalando hacia abajo y haciendo que temblase involuntariamente.  Había golpeado su punta mojada contra una protuberancia carnosa entre aquellos labios. A lo que tuvo que asistir a su miembro tomando y empujándolo hacia el interior.

—Su-Suave…—. Pidió mientras la gran asta se metía en su interior. No escuchó puesto que el calor, lo húmedo y lo apretado le blanquearon la mente. Era una sensación que nunca había sentido en su vida, como si la mismísima existencia se abrazase en fogosidad, llevándole a un reino de manifestaciones de formas y colores como idioma. Entendía y la vez no, cada misterio del universo encriptado en aquel idioma carente de palabras.

—No te quedes quieto… Jhoncy… debes…—.La vida de la profesora se agotaba, a lo que despertó de la ensoñación y resbaló por entero al interior combatiendo contra las nociones físicas y espirituales que se manifestaban en su interior.

*ahhh…*—¡Poco a poco Jhoncy hijo de puerca!, que no es pequeña tu cosa…*haaa..*—.Retrocedió, y empezó un balanceo con introduciendo sólo una parte.

—¿Así?—.Ella afirmó arrastrando las sabanas. *uhju*

Con cada penetración suave gemía de placer y le tentaba a ponerlo todo en su interior. El placer susurraba en aquel húmedo y poco silencioso alarido

*ah…* * uhmmm*

—Zarex…—. Le susurró extasiado con la sensación acelerando.

*ahhh* —Si, Jhon… muévelo más… *ahmmm* más rápido…

Aquella petición, cántico seductor terminó por hacer que se tensara y sintiera como aquel velo de colores se trasformaba en una explosión de oscuridad y luz.

—Za… Za-Zarex—.Sintió como si una capa delicada de sí mismo que no sabía que estaba allí hasta ese momento, era empujada por su cuerpo en una corriente de líquido hirviente, que fluyó por su miembro. Empujó todo hacia lo más profundo de su ser y sin aire se quedó impávido.

* ¡Ahhhhhhh!*—¡Jhoncy poohto!—. Le llamó apretando dientes y empezó a temblar ella también.

*mmmmm*Decayeron sus fuerzas lo que hizo sostenerse de la cintura de la profesora, para no precipitarse sobre ella.  

Jhon respiró furiosamente esperando que aquella acción tuviera una gran motivación.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 29
  • 4.27
  • 614

De ahora en adelante puntuaré solo una estrella… Esperando que sea reciproco. No porque pretenda trolear o algo, es porque pretendo destruir las reglas de etiqueta. Leer (Una estrella a quien lea) para mas...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta