cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Joe. Capitulo III. Kyll [Crónicas de una Caída. Acto I. Ascensión]
Ciencia Ficción |
01.10.20
  • 0
  • 0
  • 370
Sinopsis

Aquí traigo el tercer capitulo de los 6 que están por venir! Espero que los disfruteis muchísimo y espero traeros muy pronto muchos mas si el tiempo me lo permite. Nos vemos! DATO IMPORTANTE: puedes encontrar el resto de capítulos en mi perfil si es que no has empezado aun la historia. Orden: Axel I, Joe (I-VI) y luego Samantha (aunque no están colgados los seis capítulos de Joe, puedes leer los capítulos de Samantha sin problema!) Muy pronto estarán todos colgados en orden, y me muero de ganas de seguir contandoos la historia desde donde la deje! Samantha vuelve pronto, y con mas fuerzas que nunca :)

JOE

 

III

 

Año 2058

 

Kyll

 

 

Joe se asomó a la barandilla de la escalera que daba al piso de arriba. Se marchaban en unos diez minutos. El plan era el siguiente:  tenían una pequeña casa de campo de la familia de Nina a las afueras de la ciudad, no era gran cosa, pero a veces se escapaban para compartir la soledad durante unos días. Les quedaba bastante lejos en ese momento, y en un primer momento a Nina le sorprendió la repentina necesidad de Joe de tomarse unas vacaciones, pero esa casa era especial, y pronto se le olvido ese pequeño detalle. Era una especie de ejercicio de introspección que compartían, pues la casa se encontraba rodeada de naturaleza, desconectada, y eso siempre les había unido. En otras ocasiones, sin ninguna razón, simplemente cogían la furgoneta y recorrían carretera hasta encontrar un lugar que les transmitiera algo, como si estuvieran buscando puntos espirituales alrededor del mundo. Ahora estaban ambos de vacaciones y habían decidido tomarse unas semanas de descanso, así que su plan era hacer un popurrí de ambas cosas, una mezcla, así que iban a pasar unos días a su casa de campo para luego viajar sin destino concreto.

 

 

Lo cargaron todo en la furgoneta en menos de una hora. Joe se encargó de los demás preparativos mientras Nina se aseaba y preparaba para salir.

 

 

- ¡Cariño! Vámonos, que se nos hará tarde! - le grito Joe desde los pies de la escalera, cogiendo una última bolsa que había preparado con algo de comer para el viaje. <<Por si acaso>>

 

 

- ¡Ya voy, ya voy...-se escuchó la voz de ella- ...estoy terminando de arreglarme! ¿O no quieres que tu mujer se ponga hermosa para ti?

 

 

- Siempre estás hermosa mi amor- le contesto Joe con una sonrisa en la voz. No podía dejar de pensar en lo que había presenciado en el televisor mientras preparaba el desayuno, pero tenía que mantener la calma si no quería asustarla a ella. A ella se lo podía contar más tarde, cuando todo se hubiera calmado un poco. Solo para no asustarla. Ella era lo más importante. - vámonos, va! - insistió de nuevo.

 

Nina no tardó en aparecer. Como si se moviera por debajo del agua, salió vistiendo un vestido rojo que a Joe le volvía loco; se había pintado los labios del mismo tono que el vestido, y el rojo pasión contrastaba con su blanca piel, que a sus ojos iluminaba la estancia como la luna llena iluminaría el lago más oscuro del mundo.

 

 

-Ha valido la pena, ¿no? - susurró desde el piso de arriba mientras le dedicaba una sonrisa burlona a su marido.

 

 

-Desde luego-contestó al instante Joe, viéndola descender.

 

Se miraron en silencio mientras Nina bajaba, tan hermosa como siempre, hasta el piso de abajo. Y finalmente llegó, y Joe pudo besarla. Sintió que la beso como nunca la había besado. Encontró en sus labios un faro en medio del mar de dudas que lo estaba consumiendo. Y se paró el tiempo; y durante un momento tuvo la sensación de haber olvidado lo que hacía un momento estaba pensando. Solo estaba él. Y ella. Ella y él. Y sus labios. Y estaban sus manos rozándose los rostros y acariciándose los brazos. Estaban solos envueltos en una inmensa oscuridad, solo que la oscuridad los rodeaba y ellos, juntos, eran luz.

 

Desde el primer día que Joe tuvo la suerte de besar a Nina, sintió que nunca más iba a sentir nada parecido con nadie. Cuando la besaba, sentía que todo su cuerpo desprendía electricidad, y se cargaba el ambiente de un tono y un color que aún no alcanzaba a comprender, como si viera la vida a través de un filtro a prueba de desastres. Y quizás era por cómo se habían conocido, o por el mundo que él había conocido hasta conocerla a ella. No lo sabía. Aun así, por muy mal que estuviera, Nina tenía la capacidad de sacarlo de cualquier agujero por muy hondo y oscuro que este fuera. El mero roce de su piel le erizaba el bello y activaba todos sus sentidos. La besaba y se transportaba a un lugar al que podía llamar hogar, donde se sentía del todo seguro y a salvo.

 

Y fue entonces cuando Joe fue consciente de nuevo de que no todo estaba tan bien. Que no solo estaban él y ella. Ella y él. Que en ese mundo había más ellos, y más ellas. Y que por alguna razón habían matado a muchos de ellos esa misma mañana, usando subfusiles, explosivos, coches y ametralladoras. ¿Pero, por qué? Había todo un mundo más allá. Real. Crudo. Y sentía que se le desmoronaba encima.

 

Y entonces abrió los ojos. Los abrió esperando despertar empapado en sudor, como si todo hubiera sido un mal sueño. Un sueño demasiado real. Pero no, ahí estaba Nina, de pie, mirándolo con sus preciosos ojos marrones; examinándolo como un pintor mira su cuadro para intentar encontrar qué es lo que va mal o porque no lo convence su obra.

 

- ¿Qué sucede, mi amor? - le dijo, consciente de su pequeño "lapsus" mental. Le veía muy mala cara. Y no se equivocaba. - te veo... preocupado. - le dijo consternada.

 

-Nada cariño- le contestó Joe, intentando recomponerse- ¿Nos vamos? Necesito desconectar ya. Estas vacaciones me vendrán de lujo...- dijo mientras dejaba escapar un suspiro.

 

-Está bien, mi amor- le dijo besándolo con suavidad en la frente. - ¡Vámonos! - gritó entre risas- ¿Destino?

 

- Primero vámonos a nuestra casita del amor, luego...- y haciendo un gesto de indiferencia con las manos añadió: - ¡Sorpresa! Que lo decida la carretera.

 

Se estaban cogiendo de la mano para salir en dirección al coche cuando el móvil de Joe resonó en su bolsillo. Lo sacó para leer quien lo llamaba a esas horas de la mañana. "Kyll"."9:33" "Llamada entrante". "Aceptar". "Rechazar". Entonces, de nuevo, un torrente de agua se desbordo dentro de su cabeza y luego sintió como si le disolvieran el cerebro poco a poco. Su pensamiento se volvió pastoso, denso. Luego era como una niebla. O una noche muy oscura. Ya no sabía. Una gran presión en la sien lo hizo tambalearse y perdió el equilibrio. Lo último que vio fue el bordillo de la acera y a su mujer gritando intentando sujetarle.

 

"¿Kyll...? Pero... ¿Por qué...?"-pensó por última vez antes de perder el conocimiento y golpearse contra el bordillo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • De vuelta al presente, Samantha sigue con su adorado ritual. Arta, intenta evadirse de un mundo que se ha resignado frente a la pérdida de lo más importante para la vida. La libertad. Se trata de un pequeño fragmento de una historia mas larga en la que estoy trabajando. Si te gustan las palabras y los mundos interiores de las pequeñas cosas, creo que esta es tu novela y espero que te guste. Seguiré colgando cosas, avanzando junto a Samantha y su historia. Cualquier critica, comentario, valoración o sugerencia acerca de la historia es bienvenida y seguro de gran ayuda. Espero que disfruten del mundo que estoy creando y lleguen a amar a este personaje por lo menos la mitad de lo que estoy empezando a amarlo yo. Muchas gracias de antemano y sobretodo: disfruten!!!

    Acelera y sonrie.

    Año 2250. Samantha se despierta de nuevo. Hoy es Domingo. Los Domingos son buenos dias. Y hoy Samantha esta ilusionada. Es su octavo cumpleaños. (Capitulo II). Se trata de un relato en desarrollo. Pueden encontrar la primera parte en mi perfil! Muchas gracias de antemano! Cualquier comentario o consejo seria de gran ayuda y estoy abierto a discutir todo tipo de ideas.

    Año 2258. 200 años despues de iniciar nuestra historia, Samantha se ha levantado llena de ilusión. Hoy es una Noche de Exploración , la mas preferida de sus noches. (se trata de un pequeño fragmento de una historia mas larga en la que estoy trabajando. Por otro lado, si buscas una historia convencional no sigas leyendo, pero si te gustan las palabras y los mundos interiores de las pequeñas cosas espero que te guste, seguiré colgando cosas. La historia continua!!)

    Confesiones.

    A veces nos damos cuenta de las cosas verdaderamente importantes en los momentos menos esperados.

    Pequeños detalles.

    Pensamientos desordenados.

  • 18
  • 4.54
  • 155

Escribo en prosa, en verso, o una mezcla de las dos. Escribo para desahogarme, escupo sobre todos mis demonios y los de los demás. Mi mayor proyecto es una novela de ciencia ficción , aunque también tengo en el horno una “colección” de relatos cortos. También me encanta el terror, el drama, la historia y todo lo que te anime a pensar y explorar tus propios límites. Aprender, en general, es algo que me fascina. Y hacerlo leyendo me parece vital para cuidar el alma. Si te gustaran mis escritos, mis versos, o los primeros capítulos de “Crónicas de una Caída” , o no, no olvides comentar lo que te haya parecido y calificar, es siempre una buena noticia saber que piensan mis lectores. De todo se aprende! Un saludo!

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta