cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Juntas en Esto
Amor |
16.04.17
  • 4
  • 10
  • 1073
Sinopsis

"Maldita sea aquellos golpes que da la vida cuando el momento es tan perfecto"

Aquel rayo de sol de aquella mañana, impacto en mis parpados, lo que hizo despertarme, había olvidado cerrar la cortina como de costumbre…

Me encontraba felizmente enamorada de ti, nuestra relación era la cosa más bonita y sencilla de la vida, solíamos compartir juntas las dos,  sentía que eras todo para mí.

Aquella mañana había despertado entre tus brazos, aquella calidez ni el mismísimo infierno me la provocaría, sin querer te desperté, y con una sonrisa alegaste estar feliz de estar a tu lado, aquella noche nos habíamos pasado de copas y mi estómago necesitaba algo para calmarse, me levante , cogí  aquel cepillo de dientes y lo use para renovar mi aliento como de costumbre cada mañana, llegaste sin previo aviso y me tomaste por la cintura dándome besos tiernos por toda mi espalda haciendo vibrar mi cuerpo por completo, acto seguido termine de asearme y te cedi el puesto, aquel dolor no paraba y decidí buscar algún medicamento de mi alacena.

Como pude sobre las puntas de mis pies alcance aquella caja de medicamentos, saque uno y junto a un vaso de agua previamente servido de mi nevera ingerí aquella pastilla.

Sentí mejorar y mientras te hice el desayuno, tu tan feliz y sonriente llegaste a mí, tomaste tu asiento como siempre e hice el ademan de servirte tu desayuno, mientras desayunábamos, no parábamos de dedicarnos aquellas miradas  seductoras de que queríamos volver a lo que antes estábamos haciendo  y así fue,  entre tus brazos con tus fuerzas me llevaste a la habitación y te posaste sobre mí y juntas dormitamos plácidamente.

Maldita sea aquellos golpes que da la vida cuando el momento es tan perfecto, me levante con un dolor de estómago terrible y con aquellas ganas de vomitar, Salí como pude al baño, y expulse todo lo que había comido,  aquel dolor tan profundo me hizo colocarme en una posición  fetal cercana al váter, y abrazarme a mí misma para darme algo de confort, cómo pudiste me encontraste, y llamaste a emergencias , aquella vista se me nublaba, y no me entere en que momento llegue a la emergencias.

Aquella sala era tan blanca  como tu piel ahí me desmaye.

Desperté en aquella típica camilla de la clínica,  juro que lo primero que hice fue buscarte y ahí estabas, nerviosa pero estabas sostenías mi mano con fuerzas como si no quisieras dejarme ir, aquellos dulces labios tuyos se posaron en mi frente, aquella sensación de protección nunca se iría mientras tu estuvieras ahí.

“Descansa”-.

Fue lo que salió de tu boca acompañada de una sonrisa, simplemente me aterra cerrar los ojos, y despedirme de ti, sentir morir en ese instante, y por más que intentaba no podía hacerlo, y al final aquel agotamiento consiguió derrumbarme en un ligero sueño.

 

 

Ya había caído la noche…

El doctor, fue amable con nosotras, me ordeno reposo y mientras esperaríamos los resultados que serían enviados pronto a nuestro departamento, como pude subimos al coche,  y emprendimos el viaje vuelta a casa, me encontraba algo deprimida, todo el día había sido tan perfecto, aun así algo me saco una sonrisa, fue ese contacto de tu mano con la mía, el saber que no estaba sola en esto, al llegar con todas tus fuerzas me ayudaste a subir las escaleras y acomodaste la cama para mi comodidad.

No podía estar mucho tiempo sentada así que debía estar acostada o recostada de algo, el cansancio y la medicación proporcionada  me hizo caer entre tus brazos y un profundo sueño.

Pasaron días en que aquel dolor se intensificaba y a veces se desvanecía, aquellos días perdía poco a poco mis fuerzas, aquel dolor podría ser el igualitario a tener un ser dentro de mí que poco a poco comiera mis entrañas.

Hasta que llegó aquel diagnóstico, me encontraba recostada tratando de beber algo de té, mientras interrumpieron nuestra conversación, habían traído los diagnósticos, tu cara de sorpresa me dijo que algo no andaba bien, y al leerlo supe de qué se trataba, tanto que aquella taza se soltó de mis dedos y se esparció por el suelo junto al té que esta contenía.

Me habían diagnosticado Cirrosis, aquel dolor infernal era algo muy grave, tus lagrimas se desbordaban mientras con una mano tapabas tu boca, como pudimos nos abrazamos aquel día fue un día muy triste.

Aquellos tratamientos eran costosos, tuvimos que hacer un sacrificio muy grande.

Vendimos todo lo que pudimos, veíamos como aquellas cosas se iban y venían en forma de medicamentos.

Perdí aquella oportunidad de estudiar lo que más quería, Me sentía una Zombie, sin propósito en la vida, perdí mis oportunidades laborales,

Pero aun así, ahí estabas tú apoyándome, tomándome de la mano, abrazándome levemente tratando de no hacerme algún daño.

Estábamos Juntas en Esto.

"Las cosas Materiales van y vienen, Las Sentimentales si se van no regresan, pero tampoco se olvidan." - Yoshimitsu.

Inspirado en algunas vivencias de AleidaZombie, mientras conversabamos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas Gracias a todos Por sus comentarios , dentro de poco corrijo los pequeños errores de comas y palabras Gracias por la corrección!
    Me pareció bello y desgarrador al propio tiempo, una gran historia
    Me ha parecido muy bueno
    Pues me gusto mucho la triste historia de amor lesbica. Hay que checar ortografia, acentos y sobre todo los puntos. Pones comas en lugar de puntos y eso hace enunciados gigantes. “Aquel rayo de sol de aquella mañana,” creo que es mejor cambiar aquel o aquella para no repetir. Y ya vi que mas adelante vuelves a usar las variants de “aquella” como 10 veces.
    De nada Aleida,Besos y Abrazos!
    Hoy desperté sintiendo que seria uno de esos días difíciles, donde todo parece lleno de sombras y frió, pero este regalo tuyo me ha brindado cálidas lagrimas de felicidad, agradecida eternamente, tienes un talento ilimitado Yoshimitsu, me enorgullece compartir contigo ese proyecto en que trabajamos! un abrazo!
    Es desgarrador, auténtico. Buena frase final.
    Perdón: copié y pegue x error en tu relato un micro relato q acababa de leer. Lo q opinaba respecto al tuyo q la atrapó el desgarro, el amor, la firmeza y demás. Única crítica humilde que hago es que veas de corregir algunas palabras q se repiten. Leelo en voz alta. Diagnóstico, desayuno, acostado/recostado. De igual manera m gusta mucho lo que te leí me identifica y objetivamente m parece muy bueno. Abrazos!
    Muchas Gracias Marcos! intente exprimir al máximo una conversación que tuve con Aleida mientras reunimos ideas para algo que viene próximo, Saludos y Abrazos para ti también!
    Me encantó! Admiro que en un renglón puedas contar lo q significa el d las drogas. Impecable. Abrazos
  • Se dice por ahí que toda criatura (véase criatura como licántropos, vampiros incluso brujas), aumentan su poder a la llegada de la luna llena, lo que no saben es que a todos ellos hay un par de personas dándole caza.

    Se dice por ahí que toda criatura (véase criatura como licántropos, vampiros incluso brujas), aumentan su poder a la llegada de la luna llena, lo que no saben es que a todos ellos hay un par de personas dándole caza.

    Se dice por ahí que toda criatura (véase criatura como licántropos, vampiros incluso brujas), aumentan su poder a la llegada de la luna llena, lo que no saben es que a todos ellos hay un par de personas dándole caza.

    Sin poder respirar ni hablar me ocultaba bajo mis sabanas rogando no ser yo.

    Has tu trabajo y deja a los demás en paz, nunca sabes cuando esas personas pueden estar cansadas de tus payasadas.

    (Normalmente, la gente pensaría que esto nunca pasaría pero ya se veía venir, la gente teme a salir a la calle comprar cosas ha sido demasiado difícil, puesto que la escasez atacaba por completo la raza humana, nos odiamos unos a los otros hasta las familias se separan.. Pero.. nunca te pusiste a pensar como seria aquellas personas maníacas encerradas en un pabellón psiquiátrico cuando comienza una guerra mundial por falta de comida?)

  • 46
  • 4.56
  • 180

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "No quiero Fama, Solo quiero tenerte una vez más en mi cama."

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta