cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La alumna y el profesor
Varios |
18.06.14
  • 4
  • 2
  • 2792
Sinopsis

Ella estaba tendida boca abajo en la cama, desnuda, húmeda...

~~Ella estaba tendida boca abajo en la cama, desnuda, húmeda. Él la miraba incrédulo, sí, era ella, la chiquita, su alumna, la cumpleañera y sus diecisiete, en su cuarto, en su cama, y sin llamarla si quiera, sin duda era la calentura, el cuerpecito a esa edad ya pica, y el morbo, claro, el morbo de ser poseída, penetrada, sí, tenía que ser eso, calentura y morbo, ambas cosas la habían traído cual caperucita a la boca del lobo, con la diferencia que esta vez el lobo no había movido ni un dedo.

Él estaba casado y su esposa seguro no tardaría en llegar, pero por otra parte también era un hombre, con un miembro ya erecto, siempre quería lo mejor para sus alumnas y nunca les negaba nada, mucho menos la cultura, y el sexo es cultura, sí, es cultura sexual, y ella que no es tan niña que digamos, y queríendolo sobre todo, deseándolo por ella misma, consiguiéndose la dirección de su casa y todo, y hasta arreglándoselas para tocar la puerta cuando la vieja no estara…

En fin, inútil era pensar cuando él ya había tomado su decisión y no daría marcha atrás, y más ahora que ella desde la cama le decía: “profe ¿yaaa?, deme lo que quiero, plis, ¿o es que he caminado cuadras enteras por las puras?” y su sonrisita; era todo lo que quería escuchar y se avalanzó encima de ella, penetración y gemido fueron uno solo: “Aaayyyyy”.

A fin de año, en la entrega de notas, grande fue la sorpresa de la madre cuando después de tres bimestres jalados en el mismo curso lo lograra aprobar a las justas con un 11, la causa era un 20 en el cuarto bimestre, ¿la explicación?, qué importaba, “venga mi chiquita yo sabía que eras inteligente” y la colmaba de besos y abrazos. Ella, la chiquita, se dejaba abrazar y besar con una ligera sonrisita en los labios.

                                                                 *********

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 58
  • 4.26
  • 625

Me considero una chica liberal, con una mente abierta al mundo, acorde con lo que exige una sociedad de estos tiempos.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta