cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La ausencia
Drama |
13.02.20
  • 4
  • 11
  • 146
Sinopsis

Nina. Capitulo III

 

De madrugada Lucas da vueltas por el salón. Va por su segundo Jackie con hielo y terminándolo. Hace dos noches que Nina se fue.

Dos días sin contestarle los mensajes y llamadas. Dos días dando vueltas a la idea de que quizá no vuelva. Pensando en ella hasta en sueños, aceptando que la echa de menos y eso que reconocer los sentimientos no es su estilo, los evita para no dejarse invadir por el miedo a quedar expuesto. Su orgullo siempre ha podido más que él. Más que su amor hacia ella. No lo ha entendido hasta que ha sido demasiado tarde.

En medio de su auto disertación, le parece escuchar las llaves en la puerta de entrada. Si. Solo puede ser Nina. El corazón se le acelera.

La ve entrar en el salón, su cara está seria, pero es su Nina, con algo distinto casi imperceptible en ella.

—Lo siento —pronuncia Lucas. Es lo único que se le ocurre decir en ese momento.

—No importa. —"Que lo sientas ahora ya es irrelevante", piensa la mujer.

Lucas se acerca a ella lentamente y hace un amago de abrazarla.

No se atreve. Tiene miedo de que vuelva a marcharse, de que le diga que sólo ha ido a recoger sus cosas. Tiene miedo de ser rechazado y quedar en evidencia, de ser vulnerable, sin pensar que su falta de entrega es lo que más hiere a Nina.

Pero ella se le acerca y se deja abrazar, con los miembros caídos a los costados, sin hacer ningún gesto para corresponderle. 

A Nina le llueven besos en el pelo. Percibe el aroma característico del whisky, el de la ropa impregnada en sudor... y el de la roja sangre que circula en un torrente contínuo por sus arterias. Reacciona acercando su boca al lóbulo de la oreja de Lucas, lo absorbe con deleite con sus labios.

Él no entiende, esperaba cualquier cosa menos eso.

Nina continúa trazando un camino sinuoso con su lengua, acariciándole  el cuello despejado, abrazándose a él con sus manos en la espalda, paseando por ella suavemente las uñas sin dejar de besarle la piel inevitablemente erizada por su contacto. Éste cierra los ojos dispuesto a recibir lo que viene de ella... y queda sorprendido por una sensación de aguijonazo que recibe en su garganta. Cuando comprende de dónde viene el dolor, intenta deshacerse de Nina empujando sus manos contra ella, pero en pocos instantes su voluntad queda reducida a nada, lo único que le importa ahora es continuar sintiendo lo que le produce un intenso dolor y un hondísimo placer, sensual, que se extiende y no cesa. 

Nina siente el goce intensificado por su condición, su mente le pide más y más, se entrega al éxtasis con renuencia de seguir las instrucciones de su maestro : "controla la absorción" le había dicho. 

Ahora la vida de Lucas pende de un fino hilo. Eso la hace sentirse poderosa; tenerle como un muñeco en sus brazos es más de lo que esperaba. Retrae sus colmillos y cesa poco a poco esa profunda sensación. No le interesa físicamente ese cuerpo, solo su líquido vital.

El hombre va perdiendo la conciencia por momentos. Está al límite pero no le importa. Sólo ansía seguir percibiendo esa nueva y desconocida sensación. Cuando Nina detiene el trasvase, Lucas siente unas desesperadas ganas de llorar, se siente perdido sin la felicidad que le acaba de arrebatar; ella lo percibe, pero en realidad no se siente mejor por ello.

Recoge sus cosas dispuesta a salir de ahí sin mirar atrás.

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias a ti, Rocío por tu amable comentario. Un cordial saludo
    Me encantó desde un principio. Y no puedo dejar de comparar la realidad con la ficción. Gracias !
    No sé si hay alguna diferencia entre el vampiro que sabe que lo es y el que no. Pecar por omisión es más disculpable? Al fin y al cabo, se aprovechan de los demás igualmente. Si, a veces me pasa y tengo que anotarlo rápido o se me escapa la idea, jeje. Me alegro que hayas encontrado una solución al extraño problema... a veces los pc's hacen cosas raras. Abrazos, Francesc
    Es de agradecer tu acertado comentario. Saludos, Cometa y bro.
    Te imagino en el trabajo haciendo números, etc, y de vez en cuando piensas: " ...Y Nina va al edicio y esto y lo otro..." jejeje. Es que a mi cuando corro, o hago alguna actividad me pasa eso. ¡Los que escribimos somos así! La imaginación a veces vuela.
    ¡Vaya con Nina! ¿Quién lo iba a decir? Como bien sabes estas cosas pasan. Hay gente que vampirizan a su pareja de una manera tóxica, y juegan con la estética, con la propia belleza para seducir y aprovecharse de quien tienen al lado. Este relato entero es tan sutil como es tu manera de ser. Y me ha encantado. He ido al técnico, que tampoco entiende lo que me ha pasado en la otra página - dice que no es lógico- y me ha enseñado a hacer una maniobra para poder escribir.
    En algun momento de nuestra vida somos eso envases repletos de vida a merced de personas que nos devoran sin piedad otras somo nosotros esos seres aterradores un saludo
    Si, Pedro, es triste abrir los ojos a los sentimientos y justo entonces perder lo recién encontrado. Un cordial saludo
    Lo cierto es que la venganza no lleva ninguna parte, ninguna evolución sin provecho es positiva. En manos de Nina está reconocerse y reencontrarse. Agradezco tus ánimos y, si, la intención es continuar mientras la imaginación me lo pida. Besos, Miki
    Triste es tener deseos de amar y cuando crees que todo va bien, se interrumpe. ¡Que pena!
  • Micro

    Nina. Capitulo III

    Nina. Capítulo II

    Nina. Capítulo I

    Keanu es el primer hombre que no pierde la vida al amar a la Hechicera desde... Se ha olvidado ya cuántos sí lo han hecho en sus brazos a lo largo de los últimos cientos de años. La Hechicera ha dejado tras de ella tantas pasiones como muertes sin el más mínimo remordimiento, cuerpos resecos, como cascarones vacíos, igual que su alma. Si la leyenda tiene algo de verdad, llegará un hombre de corazón sincero que revertirá el hechizo, anulando los poderes adquiridos de magia negra de la portadora.

    Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo una joven sacerdotisa del Templo de la Diosa de la Luna se enamoró perdidamente de un peregrino y vivieron su relación oculta a todos durante largo tiempo, hasta que finalmente se descubrió su transgresión. Su amante, en lugar de estar a su lado huyó del lugar dejándola con el corazón roto de desencanto. Ella cayó en desgracia, fue repudiada y expulsada del Templo y de sus tierras circundantes. Nadie la ayudó, excepto una vieja que vivía en compañía de su gato negro, en una pequeña casa de piedra alejada de los caminos, allá en lo más profundo del bosque. La vieja, que era una hechicera oscura, la adoptó como aprendiz. Con el tiempo le transmitió todos sus secretos de magia negra. El que fuera un cándido corazón se había transformado en una maraña de rencor y se protegió rodeándose a sí misma con un hechizo: sus amantes fallecerían después de haber yacido con ella.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta