cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La becaria
Reales |
19.10.16
  • 5
  • 1
  • 2142
Sinopsis

Marco la extensión de Lula.

            7352.

            —Lula.

            —¿Qué?

            —La becaria está llorando otra vez.

            —¿Qué le has hecho?

            —Yo, nada.

            —Ya veremos.

            —Te lo juro.

            —¿Cómo sabes que llora?

            —La veo desde mi mesa.

            —Está de espaldas.

            —Lo sé por cómo encoge los hombros. No es la primera vez.

            —Vale. Voy.

            La veo que sale de su pecera. Se acerca a Cris y le toca en el hombro. Le da una caja de clinex.

            Uno, dos, tres, cuatro, cinco.

            La cosa es grave.

            Lula se vuelve hacia donde yo estoy y sube las cejas.

            Significa: "Mal asunto".

            Yo extiendo las manos: "¿Qué pasa?"

            Niega con la cabeza y señala con el dedo al piso de arriba. Es fácil de interpretar:  "Otra vez PRP".

            Me encojo de hombros: "No se puede hacer nada".

            Se pasa el dedo por el cuello. De significado evidente.

            Abro mucho los ojos: "Estás loca".

            Ladea la cabeza y me mira con desprecio: "Eres un cobarde".

            Hago una mueca que parece una sonrisa pero no lo es: "Te estás pasando".

            En ese momento, Cris se vuelve y nos pilla haciendo gestos.

            El llanto se corta en seco.

            Leo sus labios.

            —'¿Qué estáis haciendo?'—pregunta Cris.

            —'Nada'—responde Lula.

            —'Se lo has contado a Julio'.

            —'No, solo le digo que deje de mirar para aquí'.

            —'Me matará si se entera de que lo sabéis'.

            —'No te pongas dramática'.

            La becaria tira la caja de pañuelos a la papelera y se levanta. Sale corriendo.

            Palmas hacia arriba de Lula: "¿Qué hago ahora?".

            Balanceo la mano levantada adelante y atrás: "¡Síguela!".

            Las dos desaparecen de mi vista.

            Lula vuelve al cabo de un rato.

            Adelanto la barbilla encogiendo el cuello entre los hombros. Interrogación: "¿Qué ha pasado".

            Lula se frota el índice y el pulgar: "Dinero". Más bien sobornos.

            Pongo el pulgar sobre las yemas de los otros cuatro dedos empezando por el meñique: "¿Cuánto?".

            Mi querida ex amante junta y separa los cinco dedos varias veces haciendo como una pirámide: "Mucho".

            Yo inflo los carrillos: "Vamos de mal en peor".

            Se pasa el índice y el pulgar por la cara empezando por los ojos y bajando hasta la boca: "Lágrimas de impotencia". Insiste en el gesto: "Está desconsolada". Hace con el índice y el corazón el movimiento de tijera: "Le van a quitar la beca si no hace lo que le han dicho".

            Me tapo los ojos: "No tiene solución".

            Se da con el índice en la frente: "Piensa algo".

            Hago como que escribo en la palma de mi mano: "¿Le ha hecho firmar algo?".

            La dos manos con las puntas de los dedos hacia arriba, batiéndolas un poco, hombros encogidos y boca torcida por una sola comisura: "Solo es una becaria. No puede firmar nada".

            Palma hacia adelante y cejas levantadas: "No te fíes. Ya he visto de todo".

            Se golpea la palma bocabajo de la mano izquierda con el canto de la otra mano: "La van a echar si no haces algo".

            Muevo la cabeza arriba y abajo con los ojos cerrados y las cejas levantadas: "Está bien. Pásame lo que le hayan encargado. Veré lo que puedo hacer".

            Sonrisa, beso en la punta de los dedos y soplo en mi dirección: "Te quiero".

            Lula hace otro gesto más que significa "Quizá me acueste contigo un día de estos". Pero no lo puedo describir sin sonrojarme.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 134
  • 4.1
  • 670

Soy casi como la sombra gris. Me he acicalado un poco. Domar la guedeja canalla llevará más tiempo.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta