cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La broma
Terror |
20.08.20
  • 3
  • 1
  • 224
Sinopsis

~~El peor día de mi vida
Yo era profesor de inglés en el colegio más caro de la Ciudad de México. Entré por mi asombroso curriculum, maestría en el extranjero y varias certificaciones para enseñar el idioma. Fue mi primer trabajo formal, entré al Cedros en cuanto regresé de Estados Unidos. A esas escuelas tan prestigiosas les importan más los papeles que tengas, no la experiencia.
Mi primer año fui titular de segundo año de primaria, el siguiente de cuarto y luego de tercero. Para ese entonces ya me sentía yo muy confiado en el colegio, conocía a todo el personal, gracias a mi carisma conquisté tanto a padres de familia como alumnos, me subieron el sueldo… era muy feliz.
Un día llevé a mi grupo a la sala de video en la biblioteca para ver un documental de biología. A mitad de la película, el pequeño Martín se quedó dormido. Todos sus compañeros se reían de él, yo también. Se me ocurrió la genial idea de pedirles a todos que salieran en silencio para no despertarlo, con la intención de jugarle una broma. Quería que el mocoso despertara y estuviera solo, para que se asustara y regresara corriendo al salón.
Así lo hicimos, la película terminó y salimos todos en silencio para no despertarlo. Regresamos al salón y continué con la clase. Expliqué un tema nuevo, revisé la tarea y olvidé por completo que me faltaba un niño. Me di cuenta hasta pedirle por tercera vez que me trajera su tarea. Le pregunté a sus compañeros si lo habían visto y dijeron que no había regresado de la biblioteca todavía. Habían pasado casi dos horas. Les dejé trabajo y salí corriendo a buscarlo pero no lo encontré. De inmediato le pedí ayuda a mi coordinador, no se molestó conmigo. Me pidió que le explicara a detalle lo sucedido, habló con los de seguridad y con el director. Revisamos las cintas de video y vimos como entró a la biblioteca pero nunca salió.
Yo estaba pálido y me temblaban las manos. Lo peor fue llamarle a sus padres. Tratamos de actuar rápido pero era demasiado tarde. Su madre llegó en 20 minutos y lo buscó como loca por toda la escuela. Los de seguridad trataron de detenerla porque los padres tienen prohibido andar por los pasillos pero el director ordenó a dos guardias que la siguieran y la ayudaran en cualquier cosa que necesitara.
Hora de la salida y todos los alumnos regresaron a casa en los camiones. Antes de partir, el director se subió a cada uno de los camiones a buscar al niño, cerró la puerta y permitió que salieran uno por uno. Todos los profesores, guardias de seguridad y personal administrativo esculcamos por horas hasta el último rincón del inmenso colegio. Martín nunca volvió a ser visto.
Su madre me abofeteó frente a todos y nadie la detuvo. Después se tiró al suelo y la llevaron a la enfermería. Tres oficiales de policía y un detective revisaron la escuela otra vez, no había rastro alguno del pequeño. En la delegación conocí a su padre, me rompió la nariz y aun así me mantuvieron esposado. Yo era el único sospechoso de la desaparición del pequeño.
Pasé toda la noche con la nariz rota y tras las rejas, me dejaron salir al siguiente día por falta de pruebas. La noticia salió en noticieros y periódicos de todo el país. Adquirí fama, perdí mi trabajo y al pequeño no se le volvió a ver. Surgieron varias teorías, siendo la más aceptada la de un secuestro organizado entre los guardias del colegio, ya que eran ellos los que mejor conocían las instalaciones y los de menores ingresos. Pero nunca se pidió un rescate, por lo que otros aseguran que el pequeño escapó por una ventana y de alguna forma logro salir del colegio sin ser visto.
Yo jamás volví a dar clases y hasta la fecha la gente me reconoce como el peor profesor del mundo. Solo quería jugarle una broma al pequeño y hacer reír al grupo, no pensé que le costara la vida y que pronto cerrarían la escuela por la desconfianza de los padres de familia.
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mexicano viviendo en Japón, gozando de mis dulces 16 (por segunda vez), godin deprimido, rapero frustrado, comediante serio, escritor (bastante malo [maligno, no mediocre]{creo}) Antes escribía puro terror, pero estos últimos años me ha entrado un calorcito que me obliga a escribir puras cosas cachondas, aunque de vez en cuando se me sale el demonio. Solía estar muy activo en esta red pero me cambié de trabajo. Ahora gano mucho dinero pero casi no tengo tiempo libre. También me dio por dibujar más que escribir, casi todos los días dibujo. Checa mi instagran: orashiosensei

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta