cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La caja misteriosa.
Amor |
09.07.19
  • 5
  • 2
  • 95
Sinopsis

Benjamín afronta la necesidad de decidir si esperar, o abandonar aquello que quiere.

Benjamín caminaba, aburrido y distraído, cuando del cielo le cayó una caja. Bruscamente golpeó contra el suelo asustándolo y sacándolo de sus distracciones. La miró cautelosamente aunque ya a primera viste le gustó la forma y como estaba revestida. Era una caja opaca, pero que por momentos emitía un brillo seductor, que solo incrementaba el deseo de Benjamín por conocer su contenido. Éste se acercó, pero y se quedó observando la caja por un largo rato. Simplemente la observó. Disimuladamente, mirando a su alrededor, intentó abrirla. La caja de veía minuciosamente cerrada. No tenía cerradura, ni nada que diera la posibilidad de abrir la tapa. Levemente intentó levantarla, pero sin éxito. Hizo un nuevo intento, ahora mas fuerte, pero fue inútil. La caja estaba herméticamente sellada. Al observarla con mayor detenimiento, observó una inscripción a su costado, tallada de forma muy prolija. Se agachó y leyó lo que ahí decía. “Se abrirá en el momento adecuado, y sus tesoros podrás disfrutar”. Rezaba la inscripción. Benjamín observó nuevamente a sus costados y al no ver a nadie, decidió hacerse propietario de la caja, y llevarla consigo a dónde vaya, con la esperanza de que en algún momento se abriera . Así comenzó Benjamín un largo recorrido con la caja. A dónde quiera que él iba, su caja lo acompañaba. Benjamín le hablaba, como si de una persona se tratara. Le contaba sus secretos, sus miedos, sus inseguridades. Le hablaba y le contaba a su caja el deseo que tenía para su vida. La caja, brillaba cada vez más, es lo único que hacía. Se volvieron inseparables, iban justos a dónde sea. Pasó mucho tiempo, y la caja seguía sin abrirse, tan solo emitiendo su brillo tan encantador y que tanto gustaba a Benjamín. De a poco, él empezó a querer forzar la apertura, pero siempre sin éxito. Se veía imposible de abrir. Esto entristeció a Benjamín, que tanto quería su caja, que tanto tiempo compartía al lado de ella, que tanto de sí le brindaba, sin que ella brindara mas que un brillo encantador. Benjamín se empezó a plantear la idea de que tal vez no era él quien debía abrirla, o para quién debía abrirse la tan misteriosa caja. Pero ya había creado un afecto hacia ella, no podía simplemente abandonarla, el la quería, y guardaba sus esperanzas de abrirla. Los días pasaron, pasaron y pasaron. Y la caja seguía igual de misteriosa. No podía abrirla, no podía conocer que tenía ella para ofrecer, porque ella se negaba a ser descubierta. Así Benjamín se enfrentó ante la gran decisión de, o bien abandonar la caja y dejarla para siempre, o seguir guardando sus esperanzas para que algún día ella pudiera entregarse a él. ¿Qué debía hacer? Abandonar aquello que tanto quería y seguir su camino? ¿O esperar a que la caja decidiera abrirse? Él no quería dejarla, pero tampoco quería esperar eternamente algo que tal vez nunca sucedería. Lo pensó, lo analizó, y decidió seguir junto a ella, convencido de que valía la pena esperar, y confiado de que una gran recompensa lo esperaba.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy buen relato. Esta dicotomía del personaje es lo que les sucede a mucha gente en muchas situaciones de la vida. Lo que dice Serendipity es completamente cierto. Él puede idealizar el contenido de la caja, y al abrirla se puede llevar una decepción porque las cosas son mucho más simples de lo que parece a simple vista.
    Me alegro de que haya tomado esa decisión... aunque lo de los "tesoros" y la recompensa... me parece imaginación suya. Si no sabe lo que hay dentro, está idealizando y el día que se abra la caja igual se lleva un buen susto o probablemente una decepción. Saludos!
  • Benjamín afronta la necesidad de decidir si esperar, o abandonar aquello que quiere.

    Un amor difícil de entender.

Nada demasiado importante

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta