cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
La campaña del Lobo
Reales |
12.01.18
  • 4
  • 6
  • 122
Sinopsis

Teníamos una misión que cumplir...

           CAPÍTULO  XI  :  LA CAMPAÑA DEL LOBO

Había una vez un negrito, un chinito y un pequeño indio que se alimentaban de monedas. Los tres ingerían el metálico sustento a través de una ranura abierta en sus cráneos.

El domingo del DOMUND era uno de nuestros días favoritos, una jornada entrañable y especial. Se podría afirmar, sin errar mucho el análisis, que disfrutábamos como chinos, trabajábamos como negros y solíamos hacer el indio de cuando en cuando.

Doña Matilde nos repartía las raciales huchas y allá que nos íbamos, orgullosos y entusiasmados, a recaudar dinero para las misiones. Previamente, don Luis Legaspi, delegado de los misioneros, nos había aleccionado convenientemente, encauzando nuestras ansias infantiles hacia la noble y desinteresada tarea de luchar contra la pobreza y el hambre del mundo. Nada nos hacía más ilusión y nos producía mayor satisfacción que el que la gente atendiera nuestras peticiones y cebara generosamente nuestros hambrientos bustos multiétnicos.

Entre nosotros latía un sentimiento de rivalidad, más o menos deportiva, y competíamos duramente por ser los primeros en saciar el voraz apetito de las exóticas figuras, a la sazón representantes de los tres continentes tercermundistas.

Solíamos salir a pedir en pequeños grupos, no sólo en el pueblo sino también por los caseríos y aldeas de los alrededores.  En una ocasión, ya muy entrada la tarde, cuando el sol ya se había largado hacía un buen rato, nos encontrábamos tres o cuatro realizando la altruista colecta por la zona de las Campas en medio de un denso bosque de pinos y eucaliptos. En éstas que llamamos a una puerta y nos abrió un señor ya mayor que nos miró con sorpresa y desconfianza. Ante la ritual pregunta de “¿Nos da algo para el DOMUND?”, el hombre, que debía de ser algo duro de oído, abrió mucho los ojos, se nos quedó mirando largo rato sin decir nada y luego nos soltó un “¿Para quién?, ¿Para el LOBO?”.

Al final no nos dio nada, ni para los cánidos salvajes ni para los salvajes africanos.

Las sombras de la noche se cernían sobre nosotros y apenas distinguíamos la senda serpenteando entre los árboles, cuando, cual singulares Caperucitas, retornábamos al hogar de la abuelita con nuestra negra cestita rebosante de duros y pesetas, con algo de miedo en el cuerpo, muertos de cansancio pero felices por la misión cumplida. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 92
  • 4.72
  • 70

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta