cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La cara blanca
Fantasía |
27.12.13
  • 3
  • 2
  • 1038
Sinopsis

Hola a todos, este pequeño relato está inspirado en un antiguo edificio de la ciudad de Santiago de Chile, donde yo vivo. Siempre me causó impresión y este es un pequeño homenaje. Tristemente, hace 1 mes la vieja casona ardió y se perdió para siempre. Hice este relato antes de que esto pasara (lo cual me enorgullce, extráñamente) Eso, a cuidar el patrimonio de nuestras ciudades.

Muchas más de cien primaveras vi pasar desde aquí, en la esquina que ustedes llaman “Alameda con Ejército” Más de mil veces me miraron, de reojo, los transeúntes, advirtiendo mi cara blanca, que asoma sobre las viejas ventanas de este segundo piso. No recuerdo en que momento me transformé, cuando dejé de existir en vuestra dimensión: tengo vagos recuerdos de un cuerpo que poseía, de un padecimiento. Una enfermedad de la que no mejoré. Luego, conservo la noción del fin y el despertar en otra realidad. Sin embargo, no mudé de hogar. Desde ese momento, este espacio, las paredes, las vigas y los marcos de las ventanas, carcomidos por el tiempo, por sobre los que te mira mi pálido rostro, pasaron a formar parte de una memoria, de unas costumbres obsoletas, del ánimo que daba movimiento a unas gentes antiguas. Así, conviven en mi nueva consciencia dos dimensiones, material y abstracta, como parte de una misma cosa. Soy el palacio viviente, quieto centinela; de Santiago, maltratado vestigio de su historia.

 

Yo no oigo ni veo como tú, con sonidos e imágenes, sentidos que fueron velados en mi transformación. Debajo, desde los cimientos del hogar, cerca de la calle, me llega un rumor. Percibo vibraciones (tristes, felices, en su mayoría indiferentes a mi “existencia”) y así he venido a conocerte. Por eso, cuando percibí que estabas, quise acercarme. Y producto de este deseo, adopté forma física en mi cara blanca y pude mirarte, tal cual tuviera ojos. Levantaste la vista y me realicé, reconocido al fin, y conmigo toda la vetusta morada, alzados como si fuéramos monumentos. En ese instante, al mismo tiempo que coincidimos, se abrieron los balcones de mi casa: me colmé de la ciudad y mi espíritu también se proyectó por la avenida, participando, fugazmente, de una vida nueva. Por un instante, escrutaste los contornos, las formas de mi aparición… Cuando advertiste una cara, mi fisionomía espectral te espantó y sólo un segundo nos vimos, producto del estupor. Te fuiste, confundido, apretaste paso hacia la Alameda. Y así espero que contigo regrese el milagro de la memoria, de la comunión de los viejos fantasmas con el mundo que cambia, no buscando espantar, sino renacer.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias vimara, jaja tienes razón, pero debes saber que la ciudad de Santiago como tal tiene "solamente" alrededor de 500 años y ha sido asolada por muchos terremotos y otros desastres en el curso del tiempo, por lo que de patrimonio no nos queda mucho ya jaja. En todo caso, el barrio al que me refiero está reconocido como patrimonio cultural por la ciudad, forma parte del "casco histórico" de Santiago.
    Está bien, aunque 100 años no me parecen demasiados para ser un "patrimonio" jeje. Aunque claro, en eropa y asia hay muchas más construcciones antiguas, aunque algunas construcciones de américa también son viejas y molan mucho. (en el norte hay muchas menos porque sus indios no hicieron casi nada duradero).
  • No se escribir poemas, por eso escribo esto.

    "No confundiremos al hombre que vive, piensa, actúa y se mueve entre los demás, con el hombre entusiasmado, que coge la pluma, el arco, el pincel o que sube al escenario. Fuera de sí, respondo en todo a las exigencias del arte que lo domina. Pero, pasado el instante de la inspiración, vuelve en sí, y regresa a lo que era antes; algunas veces un hombre comun" - Denis Diderot

    Con rabia y contradictorio.

    Hola, este es un ejercicio literario: que a uno se le ocurra primero un título aleatorio, cualquier cosa y después empezar a narrar. Jugando con la imaginación para divertirse un rato. Pensé en Asimov y Bukowski y hasta en Beavis and Butthead Jajaja. Tal vez termine el relato en un tiempo más. Saludos y feliz año!!!

    Una fantasía, no piensen que quiero ver muerto a alguien jaja. Sirve como terapia escibir, la forma más gráfica de comunicarse (con palabras) con uno mismo. Y queda el testimonio, aunque sea de crueldad y rabia, que igual sirve.

    Esta es la primera puntada de un personaje que empezé a imaginar, influenciado por algunos cuentos de ciencia ficción, la película MIB 3 y lo que dice Edgar Morín. La pregunta es ¿que diferencia hay entre alucinación, fantasía y realidad en un mundo tan mediatizado como el nuestro? No he terminado bien la idea, pero quiero deshacerme de este cuentito un rato jaja. Saludos!

    Hola a todos, este pequeño relato está inspirado en un antiguo edificio de la ciudad de Santiago de Chile, donde yo vivo. Siempre me causó impresión y este es un pequeño homenaje. Tristemente, hace 1 mes la vieja casona ardió y se perdió para siempre. Hice este relato antes de que esto pasara (lo cual me enorgullce, extráñamente) Eso, a cuidar el patrimonio de nuestras ciudades.

Hola, recién me estoy atreviendo a escribir, siempre me ha gustado la lectura.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta