cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La cartera siempre llama dos veces
Reales |
22.09.21
  • 5
  • 2
  • 378
Sinopsis

La cartera llama dos veces

Desde que el jefe me cogió ojeriza por el tema de su mujer, me obliga a hacer teletrabajo, vino el informático y me instaló todo lo necesario para trabajar desde casa, "don Arturo, eso no es un castigo", "es por no verlo González", "yo también le aprecio"

El primer día, cumplía rigurosamente con mis obligaciones laborales cuando a eso de las 9:30 llaman al timbre del portal, me interrumpió pero no fui, el timbre sonó una segunda vez, así que a regañadientes me acerqué al interfono, "¿quién?", "la cartera", le abrí y seguí con mi trabajo, que consiste básicamente en contestar correos, establecer entrevistas, asesorar clientes, y aguantar las gilipolladas de don Arturo

Así varios días, a la misma hora, "¿quién?", "la cartera", si me hacía el remolón y no iba a abrir, el timbre sonaba cuatro o cinco veces, hasta que un día, harto de que me interrumpiera, en lugar de abrir le dije por el interfono “oye guapa, ¿es que no hay  más vecinos que te abran”, “pues no señor, a esta hora es usted el único que está en el edificio”, “¿y qué hacía cuando yo no estaba?”, “volvía más tarde, cuando los niños ya han salido del colegio, pero si le molesta tanto no me abra”, “la verdad es que no me molesta tanto, pero que sepa que solo estoy algunos días”, “no está lunes y viernes”, le abrí. Cierto don Arturo me hacía ir a la oficina los lunes y los viernes, básicamente para putearme, pero se lo perdono porque en el fondo me da pena

A los pocos días, me presenté por el interfono,”me llamo Fernando”, “lo sé, le dejó las cartas en el buzón”, claro, no había caído, esperé un momento a ver si ella decía su nombre, pero no, así que se lo pregunté, “¿y usted cómo se llama?”, me pareció prudente tratarla de usted antes de presentarnos, “¿le importa?”, “si no me importara no se lo preguntaría”, “me llamo Noelia”, “pues encantado Noelia”, ella no respondió, apreté el botón para abrir la puerta y escuché por el auricular el clic del pestillo automático

La verdad es que no sabía si había sido oportuno entablar esa pequeña conversación, al fin y al cabo ella sólo estaba haciendo su trabajo, por lo que decidí no volver a decir nada, simplemente, de ahí en adelante me limité a abrir

Pero un día, cuando descolgué el interfono y dije “¿quién?”, un tanto absurdo porque cada día a esa hora siempre era la cartera, en lugar de responder “la cartera” dijo “¿Fernando…?”, me quedé un poco extrañado que dijera mi nombre “sí...”, “¿bajas o subo?”, ahora estaba desconcertado, por un lado me tutea, por otro ¿qué significa que si bajo yo o sube ella?, lo pensé durante un instante, por nada querría tener un malentendido con el cuerpo de Correos, además nunca había visto físicamente a la cartera, Noelia, lo que resultaría bastante arriesgado decirle que subiera, la voz la tenía dulce, hablaba pausadamente, sin precipitación eso me inspiraba confianza, pero ¿y si no me gustaba?, ¿y si no la encontraba atractiva?, ¿y si no era mi tipo?, decidí que lo más prudente era bajar yo y después ya veríamos, “bajo yo”, “vale, espero”, me peiné un poco, me coloqué bien el suéter, me di un último vistazo en el espejo y bajé por las escaleras, al llegar a la planta baja la ví, me detuve un instante a contemplarla, era perfecta, me acerqué despacio sonriendo y le dije “por fin nos conocemos”, “¿eres Fernando Gónzalez?”, “el mismo”, “tienes un correo certificado, te lo tengo que entregar en mano, gracias por bajar”, vaya, un correo certificado, “vale, ¿tengo que firmar?”, “sí, claro”, me entregó un impreso que firmé, me entregó la carta, “gracias” le dije, ella no dijo nada, se dio la vuelta y cuando se iba la llamé, “Noelia”, se giró, “dime”, “¿te apetece un café?”, “estoy trabajando”, “por supuesto, cuando acabes”, “bueno”, esa tarde tomamos un café

Unos días después me puse a mí mismo un correo certificado, pero esta vez no lo trajo a las 9:30 como de costumbre sino a las seis de la tarde, “¿quién?”, dije al sonar el timbre, “¿Fernando…?, “sí, soy yo”, “¿bajas o subo?”, “sube tú”

  Chema (22/09/21)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 47
  • 4.62
  • 18

Sentado junto a la ventana veo un semáforo que parpadea con asombrosa regularidad y unos árboles que se mueven caóticamente por el viento

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta