cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La chica de alas blancas
Drama |
02.10.18
  • 5
  • 1
  • 377
Sinopsis

Ya son altas horas de la madrugada, hay una chica a mi lado, su piel es blanca y tierna y su caballo rizado y rojizo. Me dirige la mirada y resaltan sus ojos azules y profundos como la eternidad. Me sonríe pero no me dice nada. Veo algo especial.

Ya son altas horas de la madrugada, probablemente salga el sol en muy poco tiempo. Me encuentro en un bar, sentado en la barra con una buena cantidad de tragos en mi interior. Ya soy el último cliente, o al menos mis ojos borrosos por tanto alcohol no me dejan ver mas gente. 
Pido otro trago con un gesto y el cantinero me sirve sin cuestionarse ¿Por qué lo haría? Soy su mejor cliente.
Siento una presencia a mi lado, vacío la pequeña porción de veneno por la que pagué y me volteo para ver.
Es una chica, una muy hermosa, su piel es blanca y tierna y su caballo rizado y rojizo. Me dirige la mirada y resaltan sus ojos azules y profundos como la eternidad. Me sonríe pero no me dice nada. Veo algo especial, nadie es así, ningún ser humano puede tener esos ojos eternos. Hay algo más, estoy muy ebrio, pero creo q lo veo, por mas que ruegue equivocarme no es así, ella tiene alas, unas hermosas alas tan blancas como su piel, plumosas y esponjadas, podría dormir mil años sobre estas.
No puedo evitar preguntar.
-¿Quién...?
Me calló, no me atrevo a saber quien es.
Ella se ríe levemente y se marcha. Desaparece al salir por la puerta.
Yo decido irme de una vez, ya fue suficiente, cuando empiezo a ver angeles no debo seguir bebiendo. Me subo a mi auto, arranco el motor y para cuando me doy cuenta estoy moribundo dentro de un vehiculo insertado en un poste, pedazos de cristales me cubren, y la sangre fluye mas de lo que me gustaría admitir. 
Pero no tengo miedo porque allí se encuentra la chica de alas blancas sonriéndome con dulzura, mi ángel, mi hermoso ángel, mi ángel de la muerte.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta