cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La chica de la calle de atrás
Amor |
06.04.07
  • 3
  • 1
  • 784
Sinopsis

      Que dulces debían de ser sus labios, pensó mientras ella se levantaba de su asiento en el tren de cercanías. Él jugaba con una maquinita, no recuerdo bien a que juego. Ella se levantó desde su lado izquierdo y se dirigió a la puerta mientras una
impersonal voz daba el anuncio por la megafonía interna del vagón anunciando la
próxima parada. Se recogía el pelo mientras se levantaba. Él la observaba, deseándola, y un niño, sentado en frente , miraba su video juego, deseándolo. Entonces comprendió que ya no era tan joven.

      Su primer beso de amor lo dio apoyado en el capó de un coche, en una de las calles traseras de aquel viejo barrio que creció con él. Desde luego no lo olvidaría nunca. Y, ahora, ya no recordaba cuando fue el último. Ella era morena, siempre se le habían dado bien las morenas, o al menos eso creía. Aunque teniendo en cuenta su última relación, pero bueno, prefería no pensar en eso, total, le salió puta, que se podía hacer.

      En aquella calle bajaban a toda velocidad con la bicicleta arriesgando
sus vidas por salvar al amigo que quedó atrapado en las garras del equipo rival,
el de los malos, esquivando a las niñas que saltaban a la comba o a las que abrían sus piernas para que el elástico quedara bien tenso para que otra amiga saltara al son de una ridícula canción. En la parte trasera de aquella calle había una puerta, la puerta
del garaje de una mujer, se diría que no era malagueña por su acento, algo particular.
O no escuchaba o no quería escuchar. Siempre había que repetirle las cosas tres
veces antes de que acertara a darte las chucherías que realmente uno le estaba pidiendo. Y, claro, más de una vez se reían a su costa.


      Le encantaba oler el jardín cortado de aquella calle trasera de aquel viejo
barrio. Desde que su padre decidió cambiar el jardín de casa por un garaje para el coche nuevo y llenarlo de trastos no volvió a percibir ese olor, salvo en aquel lugar.

Que rápida pasan las figuras mirando por la venta del tren. Y quiso entender por qué llegaban esos recuerdos ahora. Le hubiera dejado lo que quedaba de trayecto el luego a aquel niño mientras me recreaba en imaginar su vida con la morena, pero se bajó en la parada siguiente a ella. Su olor, su olor le recordó a ella, Penélope.

      

Luego estaba la rubia, que mal se le dieron las rubias, o al menos eso creía. De hecho fue la única chica a la que dejó sin ningún motivo serio que ahora
recordara. Es una chica danesa, muy simpática. La familia también lo es. Recordó al
padre cuando iba a su casa, siempre le hablaba en su idioma porque como muchos
extranjeros que vienen a la costa a vivir, en su día, no hizo el menor esfuerzo por
aprender nuestro idioma. Entraba en la casa y con un gesto le pedía que me sentara
a su lado. Con una maravillosa sonrisa. Él empezaba a hablarle y ella cada dos por tres le decía algo parecido a pero papá “. Se lo pasaba bomba aunque lo mismo le estaba diciendo barbaridades. Nunca consiguió saber lo que decía.

      Y pensó que le hubiera gustado, se ha quedado con la casa de los padres, ella es directora de banco y está más espectacular que entonces si cabe.

Ángel , un
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 5
  • 3.5
  • -

música, conciertos, cine, ajedrez

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta