cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La chica de los espejados lentes negros
Amor |
19.11.17
  • 4
  • 4
  • 904
Sinopsis

Como cada mañana ella se encuentra detenida ante la luz roja del semáforo sobre el carril del frente en avenida Colón y Rodríguez Peña. Su rostro inmóvil mira permanentemente hacia adelante con sus dos manos aferradas al volante. Llama la atención sus labios bañados en rouge brillante que resaltan y contrastan con el chasis blanco del Daihatsu Maxcuore. 
De vez en cuando su menuda nariz hace una mueca irreverente similar a un “tic” o a un gesto ingrato, sin embargo nunca puedo asegurarlo, ya que no se advierten sus facciones tras los espejados lentes negros que cubren a partir de su respingada nariz para arriba, las tres cuartas parte de la cara. 
Casi son las 8 y el ómnibus rebalsa de laburantes, estudiantes y jubilados que cada uno de ellos despachan un tufillo a sobacos limpios y alientos frescos. Vuelvo la mirada a ella y noto que flanquea el pescuezo hacia la ventanilla del colectivo, me impresiona como los espejados lentes negros se clavan directamente a mis ojos. En ese momento se me ocurre imaginar que es el primer contacto que hacemos en día, semanas, meses o quizás años de transitar por la misma avenido a la misma hora. 
Fantaseo entonces que ella se acuesta desnuda en la cama con su piel erizada y sudorosa tras sentarse sobre mí a horcajadas. Las yemas de mis dedos recorren su silueta a medida que nuestros cuerpos fundidos se reflejan en el espejo. 
Sin embargo antes de despojarla de todo suéter, jean o blusa de algodón que tuviese, me figuro hablándole en un tono bajo, sonriendo lo necesario para que se sienta cómoda y confiada. Sirviéndole un exquisito licor añejo que no rasgue la garganta, sino que le remueva el paladar y la estimule paulatinamente hacia un fervor ansioso.
Colocaría en el tocadiscos un repertorio de swing, jazz y ritman blues característicos de las orquestas típicas de los años ‘40, ’50 ó ’60 para incitar sus caderas. Y luego la invitaría a leer un libro de la serie “Elige tu propia aventura”, así pues, ambos tomaríamos la decisión sobre la forma de actuar de los personajes y modificar el transcurrir de nuestra historia.
Entonces ella estaría lista para dirigirnos a la habitación y desatar un juego tórrido donde nos desvestiríamos sobre la cama y yo bajaría mi boca desde sus pequeños pechos firmes hasta su entrepierna deliciosa mientras la escucho bramar de placer.
No obstante, la explosión de un pistón y el zamarreo en mi hombro de la mano peluda del inspector para pedirme el boleto, disipan el espectro sexual de  mis pensamientos. Observo afuera por la ventanilla y descubro que el Daihatsu Maxcuore avanza entre la marea de metal perdiéndose entre las olas de esmog que irradian los caños de escapes. 
––¡La puta! ––tengo que disimular asombro y cortesía ante el impulso adrede del inspector que tilda con su bolígrafo azul el boleto. Boleto que me enumera como un pasajero más que engorda las arcas del corredor y que seguramente figurará como insuficientes para las actas de la empresa, y así de esta manera podrán pedir aumento en el ticket la próxima vez que viaje.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola VV.AA., gracias por los tips, hay veces que pienso en algo (como la chica de los lentes) y luego se me va para otro lado la historia y los lentes quedan afuera, por así decirlo. Saludos.
    Hola Carlos, pero hay que ser muy ganador para ir a los bifes directo. Gracias por leer saludos.
    No está mal. El tema de la bella desconocida es casi un género por sí mismo. Ya que haces hincapié en las gafas oscuras podrías haberlo utilizado. Por ejemplo: ella se los quita y le dirige una mirada que significa claramente: 'Todas las mañanas el mismo idiota en el semáforo. Voy a tener que cambiar de trayecto' o '¿Por qué no te subes a mi coche y me dices lo que estás pensando?' o 'La mierda de los autobuses solo hace que complicar el tráfico' o '¿Te gusto yo o mi auto?
    Yo, con toda seguridad, no la invitaría a leer nada! Tal vez algún cuentito picante, bien cortito y nada más! Abrazos.
  • Desamores

  • 17
  • 4.59
  • 33

Actualmente un dandy sin vermú, que en el despertar de su adolescencia y luego de oír las incisivas opiniones de George C...! mientras se ojeaba la 13/20, nippur, el eternauta, el diario o madhouse lo tentó el 4 poder. En la juventud luego de hacer mucho head bange! la melena se fue, la panza apareció y la militancia llegó, militar por el asado, la cerveza, la lectura e Internet. El viejo se harto y lo mando a laburar! y aunque los años pasan nunca perdió el espirito púber punkero.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta